Aliados, decente drama romántico durante la Segunda Guerra Mundial

4

Robert Zemeckis nos presenta una historia de amor con sabor vintage, que recuerda a esos romances bélicos que tanto funcionaron al término de la Segunda Guerra Mundial el pasado siglo. Hay drama, hay acción y una idea que no esta mal: Dos espías se conocen en una misión y se casan, pero es posible que uno de los dos trabaje para el enemigo. O no. Con esa incertidumbre avanza la película con un Brad Pitt y una Marion Cotillard decentes.

Virtudes y defectos a partes iguales

La película está bien resumida gracias a uno de esos trailers de ahora que te cuentan todo. Espía británico conoce a espía francesa en Casablanca, Marruecos, donde tienen un idilio amoroso al mismo tiempo que desempeñan su misión de matar a un nazi muy malo. Luego, en Londres, durante los siguientes años vivirán siendo una familia feliz pese a los constantes bombardeos de la Luftwaffe. Pero resulta que el servicio de inteligencia británico sospecha de ella, que puede que en realidad sea una espía nazi. Con esa duda estaremos gran parte de la película, hasta que el asunto se resuelve, claro. Sin spoilers, creo que la manera de despejar la incógnita es torpe y no termina de convencer. Es a ratos previsible y se desenvuelve con altibajos. Toda la investigación de Max Vattan (Brad Pitt), buscando pruebas aquí y allá, y haciendo lo imposible para demostrar la inocencia de su mujer, es lo mejor, pero con un par de vueltas al guion hubiesen podido hacer un thriller excelente en el que nos colocan evidencias sin que nos demos cuenta. Y no, al final es algo simple. Igual es que eso no es lo importante sino el contexto, que es sin duda la carta ganadora de esta propuesta.

Bien rodada y bien dirigida, con un Brad Pitt correcto y una Marion Cotillard que cumplen. Ambos son buenos actores así que no hay pegas en su interpretación. Robert Zemeckis también hace un buen trabajo tras las cámaras destacando especialmente en las escenas de acción. Lo que más impresiona son las escenas del bombardeo en Londres, que por fin han quedado bien representadas dando a conocer el agobio que suponía vivir ahí a principios de los cuarenta. Hasta el punto de que la protagonista da a luz en la calle, mientras las bombas caen de fondo. Narnia también abordó este momento pero, obviamente, la película no iba de eso; y las películas tipo La Batalla de Inglaterra de los años setenta no logran crear esta sensación. De hecho, al principio, cuando tienen que cumplir su misión en Marruecos también llega a crear esa ambientación de ambiente opresivo.

Brad Pitt y Marion Cotillard, celebrando su amor sin Angelina.

Brad Pitt y Marion Cotillard, celebrando su amor sin Angelina.

Lenta y con un doblaje nefasto

¿Y dónde pincha esta película? Sencillo: tienen momentos a destacar pero no termina de funcionar. Como decimos, buenos actores, excelente director, buena idea, guión mejorable pero decente… y sin embargo no pasa de entretenida. ¿Por qué? En primer lugar porque se alarga mucho. Que si este nazi me ha reconocido, que si tenemos que esforzarnos mucho en ser buenos espías y parecer un buen marido, que si en esta fiesta en Londres voy de aquí para allá, que si tengo una hermana completamente irrelevante pero que resulta que a lo mejor es lesbiana… muchos matices que sobran, que de haberse centrado más en el potencial de la trama principal habría funcionado mejor. Quizás es que un melodrama de la Segunda Guerra Mundial en el 2016 sólo despierta el interés a los más nostálgicos. Pero sin duda, lo peor: el doblaje. Id a verla en versión original. Sucede que en las películas en las que se cruzan varios idiomas aquí en España nos hacemos un lío importante, haciendo que el resultado final sea una auténtica chapuza. ¿Recordáis Malditos Bastardos en español? Pues eso. Las líneas en francés de Marion Cotillard están excelentes y sin alterar (que para algo es francesa), pero las de Brad Pitt son lamentables. El personaje que interpreta es un británico de origen canadiense que se defiende excelentemente en francés, con la única pega de que tiene acento de Quebec y ha dicho que es de París. Pero es que en español suena a “estudiante de primero de idiomas intenta hablar”. Se pueden ver cosas tan incomprensibles como un grupo de amigos franceses hablando perfectamente su idioma, lógicamente, y el protagonista con una con una pronunciación nefasta. Por otra parte pasa que los nazis hablan alemán y de pronto, como si nada, pasan a hablar español. Además, cuando hablan francés o alemán, han decidido no subtitular todas las conversaciones así que o hablas idiomas o no pillas nada. Absurdo. 

ho00003957

En conclusión: Se queda a medio camino. A los amantes del cine bélico, concretamente de la Segunda Guerra Mundial, la película en sí no resultará mala, pero no termina de pasar de entretenida gracias a una buena idea. Las escenas de acción tienen fuerza pero no son más que un complemento bien llevado. Si queremos más tiros y nazis muertos mejor quedarse con Brad Pitt en Fury avanzando con su tanque por la campiña francesa. (O esperar a “Hasta el último hombre”, de Mel Gibson, y que sale la semana que viene). Y a los interesados en el cine en general, donde se agradece una buena historia de amor con ciertas dificultades el resultado va a ser el mismo: decente, entretenida. Si realmente estamos interesados en que este apartado tenga más fuerza siempre nos podemos quedar con la inmortal Casablanca.

el autor

Periodista, con lo bueno y con lo malo. Amante de la historia, la actualidad, la tecnología, los videojuegos, los viajes y la música.

4 comentarios

  1. Hola: Su comentario me deja intrigada, así que voy a realizar mi mejor esfuerzo para ir a ver la película. Pero… es un flaco favor redirigir el publico hacia Casablanca: los que la hemos visto no necesitamos la referencia por que ya la tenemos “fijada en el lado de adentro de mis parpados”. Y quienes no la hayan visto es porque pertenecen a una generación que <> no la va apreciar como se debe.
    Y en cuanto al doblaje tiene toda la razón: personalmente quedé espantada de todas las series que regularmente seguía debido a -lo que a mi gusto es- un terrible doblaje. No regresé a ver ni The Big Bang Theory, ni How to get away with murder, ni siquiera Criminal Minds en las temporadas que transmiten en cable, porque realmente no soporto el doblaje, y en cine se ha convertido en una cacería conseguir las películas subtituladas….

    • Es verdad, recomendar Casablanca puede ser arriesgado, pero es un clásico y cuesta no hacerlo! 😀 Y sí, haces bien en huir del doblaje. Es una pena porque cuando se hace bien tiene un pase, pero como algo, por poco que sea, esté mal, arruina todo el trabajo.

  2. Descafeinado intento de recuperar glorias pasadas. Por supuesto no lo consigue;
    “Hay cosas, que nisiquiera el futuro consigue superar”; Y aquí estamos. Demasiado comercial para ser clásica. Pasará sin pena ni gloria. Podría estar así todo el comentario. Pero coincido con el articulista. Un entretenimiento para un tarde de domingo y a otra cosa butterfly.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR