Análisis de Expediente X. Temporada 11. Capítulo 07: Rm9sbG93ZXJz

0

Expediente X vuelve del parón que hemos tenido por los juegos olímpicos con otro capítulo centrado en la inteligencia artificial, el segundo de la temporada después del 11X02 ‘Esto’ que estaba, al igual que el que nos ocupa hoy, dirigido por el veterano Glen Morgan. Este ‘Rm9sbG93ZXJz’ que traducido vendría a significar ‘seguidores’ trata el tema desde un ángulo distinto si bien mucho más tópico: el de la IA enloquecida, y es que en cierta medida estamos ante una versión moderna de ‘la rebelión de las máquinas’ cruzada con ‘Terminator’ y un capítulo de Black Mirror.

Aunque hemos hablado ya, a raíz del maravilloso 11×04 ‘el perdido arte del sudor en la frente’, de la larga y variada historia de episodios en clave de comedia que tiene la serie, contándose alguno de ellos entre los mejores y más recordables, no hemos comentado todavía una categoría que no diría que está más denostada pero que sí que no cuenta con la misma popularidad: los capítulos experimentales como por ejemplo aquel bizarro y maravilloso 07×20 ‘X-Cops’ o el técnicamente impresionante 06×03 ‘triangulo’. Este ‘seguidores’ (permitidme llamarlo así) cumple con todos los requisitos, para empezar no es un caso al uso como los capítulos convencionales de la serie sino que lo podríamos considerar una ‘ocurrencia’ o anécdota en la vida de nuestros protagonistas que viven esta bizarra experiencia con toques de humor en solitario durante una noche entera, aparte de eso la característica más destacada de este episodio, y que lo hace único, es la casi completa ausencia de diálogos algo que desemboca en un énfasis especial a la actuación gestual y la expresividad y además deja espacio para que los efectos de sonido y la música nos envuelvan en la inquietante y paranoica atmosfera que rodea a nuestros protagonistas, algo que se agradece y de lo que ha carecido en gran medida este ‘revival’ desde sus inicios.

No os voy a hablar mucho del capítulo en si porque como sabréis los que lo hayais visto, su trama es de lo más simple. Mulder y Scully (¡que se ha cortado el pelo!) están cenando en un restaurante automático japonés en Washington cuando en el plato que ha pedido Mulder aparece un pez gota crudo. Indignados, nuestros protagonistas deciden no darle una propina a la IA que gestiona el local y a partir de ahí se desata una gradual y cada vez más inverosímil persecución que acabará con Scully y Mulder huyendo por su vida en un almacén al más puro estilo Terminator, con un dron de ojos rojos pisándoles los talones. A nivel temático, el capítulo se sustenta en dos pilares principales: la ubicuidad tecnológica y como nuestra dependencia de ella nos afecta incluyendo nuestras relaciones personales y la responsabilidad que tenemos hacia nuestra metafórica descendencia, las maquinas, que aprenden de nosotros y a las que tenemos que dar ejemplo. He de decir que pienso que ambas ideas son relevantes e interesantes pero la verdad es que el guion de ‘seguidores’ las trata sin la menor pizca de sutileza (no hay más que ver el video introductorio), algo que puede resultar algo cansino y paternalista.

A nivel técnico sin embargo estamos ante uno de los capítulos más resultones de esta temporada que cuenta con preciosas localizaciones, una dirección interesante y una fotografía muy preciosista que le saca pleno partido a los escenarios nocturnos en los que se desarrolla la acción, mención especial a esa escena tan visualmente atractiva en la que un ejército de mini-drones se dedica a perseguir a Mulder. Otro aspecto que destacar es el musical, y es que el episodio está trufado de composiciones sintéticas que no son las habituales de la serie pero que acompañan perfectamente y crean una atmosfera apropiadamente desconcertante que hace mucho tiempo que no veíamos. Como punto negativo decir que, aunque no es culpa exclusiva de este ‘seguidores’, seguimos teniendo una gigantesca disonancia tonal en la serie con algunos capítulos que se parecen hasta en el uso del grano a las temporadas clásicas como ‘más uno’ o ‘gatito’ y otros como ‘esto’ o este mismo ‘seguidores’ que nos regalan una imagen prístina mucho más actual que nos recuerda a otras series más contemporáneas.

En definitiva, Rm9sbG93ZXJz es un capítulo del monstruo de la semana en pleno siglo XXI, no va a cambiarle la vida a nadie, pero está bien realizado y tiene encanto si bien es cierto que le falta algo de sutileza a la hora de aleccionar a la audiencia. Ya nos queda poco de temporada, nos leemos en el próximo y veremos lo que nos depara esta recta final.

Sed felices.

 

el autor

Graduado en Estudios Ingleses por la Universidad Autónoma de Madrid. Aficionado a la literatura, el arte, el cine y el mundo de los videojuegos, con una especial predilección por el género de ciencia ficción en todos los medios.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a El cómic de la semana, y también quiero dar la bienvenida a…