Análisis de iZombie. Temporada 2. Capítulo 13

0

¿Como estáis? ¿Bien? ¿Preparado para lo que espero que será otro emocionante análisis de vuestra serie favorita? ¿Si? Bien. Vamos allá. Tras el gran capítulo que nos dejó iZombie la semana pasada (cuyo análisis junto con el resto de la serie podéis ver aquí) tengo mucho hype por ver como evolucionan las historias de los personajes. Así que sin mas dilación, damas y caballeros: El análisis de iZombie, 13 capítulo de la segunda temporada. Vamos allá.

El caso

¿Recordáis que Ravi y Maxi estaban peinando el desierto para encontrar dos cadáveres rellenos con utopium? Pues han encontrado otro cadáver totalmente distinto. Un agente del FBI infiltrado, según la chica con la que se acostó. ¿Sería verdad o solo una treta para llevársela a la cama? Más bien lo segundo. Solo era un recaudador de máquinas expendedoras. Eso sí, un recaudador relacionado con el Sr. Boss.

Con el cerebro de un mentiroso compulsivo dentro, Oli se pone a trabajar en el caso. Y ¿Sabéis que? Clive (después de una temporada y media), ha empezado a darse cuenta de que Oli sintoniza mucho con las victimas. Un genio este hombre. Como sea, el cadáver de este capítulo también está relacionado con el Sr. Boss. Y ¡Adivinad quien va al rescate del Sr. Boss! El nuevo novio de Oli.

¿Novio buenorro o asesino sin piedad?

Don-e, el amigo de Blaine, es el asesino del caso. Y es una putada. O no mucho, porque con el principal sospechoso de Clive en paradero desconocido (el poli baraja Mexico), el caso parece estar cerrado.

Los chicos de Oli

Oli le cuenta a Ravi el plan de Blaine para hacerse con el emporio de drogas de Sr. Boss. Blaine no solo ha zombificado al señor Tanaka de Glee, sino que le ha dado una cerebro de un superviviente del holocausto, si no que le ha dejado sin señorita de compañía. Este chico esta enfadando a mucha gente. También cabreó a su niñera. Se lo dice mientras ven el testamento de su padre, quien le deja todo A MENOS que muera en extrañas circunstancias… cosa que ya ha pasado. Pobre Blaine.

Clive está interesado en las declaraciones de Maxi sobre el MeatCube. Maxi juega la baza de “estuve en un psiquiátrico” para no tener que contestar. Típico. Lo que no es típico (que yo sepa) es que el zombie que convirtió a tu ex prometida en zombie te secuestre en una bolsa para cadáveres. Tras pasar un tiempo de calidad juntos, Blaine en una incómoda silla, y Maxi dentro de un confortable y mullido ataúd forrado, este último le cuenta a Baine lo de su lista de sospechosos zombies, guardándose como as en la manga el nombre del propietario.

Feliz no cumpleaños a Blaine

Al final (mas cerca del principio que del final, por que Maxi es un blandito), el chico del ataúd empieza a cantar, comenzando por su experimento personal a lo Walt Dinsey. En fin, Maxi canta y Blaine le ofrece un trato: Ahora mata para el y le debe devolver a su padre o si no… Bueno el trato se parece mucho al que tiene con Max Rager. Maxi le devuelve a su padre es versión cubito. Y Blaine se pone una barba postiza y le monta un numerito a su padre. Y luego, con una banda sonora inmejorable, deja que sus amigos le torturen.

Clive y su novia (cuyo nombre no recuerdo) descubren que Maxi y Blaine ahora son amigos. Con Blaine, Max Rager y ahora también la policía presionándole, Maxi está cada vez más cerca de estar en problemas serios. 

La opinión de Sofia

Vale que tiene cosas malas, pero la escena de Oli y sus chicos desenterrando cadáveres al son de One Day More de Los Miserables es impagable.

Por lo demás… de nuevo muy contenta. Hasta ahora, la pauta en la serie era seguir un caso policial, totalmente aislado del resto de la trama, cuyo único propósito era crear situaciones cómicas con Oli cambiando de personalidad, y que a la vez la mantenían alejada de la trama principal, que se iba desarrollando paralelamente a su protagonista sin que esta pareciera tener demasiada importancia en la serie. Esta pauta se ha roto, para regocijo de los que la vemos, en estos dos últimos capítulos.

Comer cerebros ya no solo cumple la función de situaciones divertidas que ayudan a cerrar el caso y provocar vestimenta extraña en Oli. Las visiones hacen avanzar la trama. De esta forma, la trama avanza rápidamente, y no a saltos. Además, han conseguido, a diferentes niveles, involucrar a todos los personajes. De esta manera, el espectador conoce todos los detalles de la trama necesarios sin necesidad de que los personajes lo hagan. Repartir el peso de la trama entre todos los personajes ha sentado muy bien a dos personajes: Clive y Maxi de los que no hace mucho me quejaba. El hecho de no tener toda la trama sobre sus hombres (Maxi) o no ser totalmente ajenos a ella (Clive) les ha permitido brillar y definirse mejor como personajes.

El punto negativo tanto del capítulo como de la temporada, es Peyton. Peyton fue uno de los personajes de los que mas esperaba esta temporada La trajeron de nuevo en el primer capítulo con la promesa de involucrarla en el mundillo zombie y tramas apasionantes. Por desgracia, sus tramas son demasiado importantes para un personaje que solo es recurrente, lo que no ofrece sensación de continuidad. Además, por esta misma razón, tramas que podrían haber sido un puntazo (como si relación con Blaine) tuvieron que resolverse de forma apresurada y decepcionante; mientras que su incipiente relación con Ravi avanza como a saltos y se hace poco creíble. Tampoco me convence que se desaproveche a un personaje tan molón como Ravi, y la introducción a veces si a veces no del tema de la cura.

Y vosotros ¿Tenéis ganas del próximo capítulo? Nosotros estaremos aquí la semana que viene para analizarla. Hasta entonces, sed felices.

el autor

¡Haz tus comentarios!

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies