Análisis de Predicador. Temporada 2. Capítulo 8

0

Bienvenidos, amigos del fin del mundo, una semana más, a los análisis de Predicador. Sofía de nuevo al aparato, lista para destripar al engendro. Si no pasáis mucho por aquí, no sabréis que hubo una sustitución la semana pasada, ni que aquí, podéis encontrar capítulos y temporadas anteriores. Pero vamos allá, y no nos enrollemos más, porque tras la debacle del cerdo, hay mucha tela que cortar. Adentrémonos en los agujeros, con el análisis del octavo capítulo de la segunda temporada de Predicador.

Carretera al infierno

¿Os acordáis de Eugene? No os preocupéis, yo tampoco me acordaba. Pero ahora es un tipo guachi en el patio de recreo del infierno y en el abusón particular de Herr Hitler. No es moco de pavo, ¿Eh?

El tullido y el megalómano

El caso es que los problemas técnicos del infierno se deben a que hay una pequeña mosca cojonera. Un polizón. Eugene no se atreve a hablar, pero Adolf lo sabe. Las conversaciones de los reclusos son impagables. Nadie es más santo que en su propia cabeza. Al menos, sabemos que pintan allí todos los compis de Eugene. Pero Adolf… Más sabe el demonio por viejo que por malo. O Hitler, en este caso.

Si las cosas parecían tener una estabilidad para Eugene, van a empeorar. Porque una cosa es ver tu peor recuerdo una y otra vez, y otra es alterar ese recuerdo hasta convertirlo en la pesadilla más grotesca mostrada en esta serie. Tal vez ese sea el empujoncito que necesitaba Euegene para volver a confiar en el tito Adolf. La fuga del infierno está cerca, y Hitler la encabeza.

En el nombre del padre

Y para los que pedíamos a gritos ver al vampiro alcohólico con un bebe: premio. Pero la imagen se desvanece ante un anciano Dennis, que ruega por la inmortalidad. Cassidy, por supuesto, no está por la labor. Cada día amo mas a este personaje. Es desgarradora la escena en la que, mientras Dennis yace agonizante en el suelo, una fría voz mecánica retransmite tranquila la agonizante y repetitiva petición. Muérdeme.

Sus atenciones no parecen ayudar al estado de Dennis, al que solo le resta esperar el momento. Cass empieza a plantearse ESA opción. Pero su vida está tan vacía, que no ve la parte buena para su vástago. Pero un hijo es un hijo ¿No? Y ¿Qué no se hace por ayudar a un hijo?

Tres en la noche

Tulip, todavía agobiada por las pesadillas, sale a recorrer Nueva Orleans, y Jesse, ya de mañana, se va a buscar alguna pista en la grabación del casting de Dios. Creo que trata de ayudar a Cassidy de alguna manera. Pero no lo hace bien, claro. En esta temporada, Jesse está bastante fuera de si mismo. Y si no está muy a buenas con Cass, tampoco Tulip es su mayor fan. Pero al menos, ella es proactiva, y trata de volver al punto donde estaban. Toda buena relación pasa por una visita a una tienda de electrodomésticos.

Malos… ¿Y tontos?

Es genial el detalle de sacar el anuncio de industrial Grial detrás de Jesse, como alegoría a lo cerca que está el enemigo, mientras el Predicador mira a otro lado, a reflejos en vídeos. Jesse, frustrado, destruye el DVD, y con el la única pista real que tendría. La única que hubiera dado sentido a su búsqueda. El CD es propiedad de Industrias Grial. Jesse no está especialmente espabilado últimamente.

Tulip teme enfrentarse a sus demonios, a lo que el Pistolero le hizo o estuvo a punto de hacerle. Un frigorífico nevo y una mano de pintura deberían ser bastantes para evitar los malos recuerdos. Y es justo eso lo que hace que esté a punto de descubrir a la secta eclesiástica del mal. Por suerte para los malos, no carecen de recursos. Y lo que es peor, no hay mejor momento para espiar a alguien, que cuando busca ayuda en un momento de debilidad.

La opinión de Sofía

Bien, bien. Empezamos a entendernos. Creo que esta temporada han tratado de diversificar más. Más tramas, más villanos… Creo que podría haber estado mejor si el guion hubiera acompañado, pero no ha sido así. En mi opinión, esta temporada, aunque técnicamente maravillosa y con algunas historias fantásticas, esta retrasando la historia principal y llenando los capítulos de nada.

Aún así, estoy realmente intrigada con la historia de Eugene, y me encanta cuando vuelven a traerla. También me gusta el personaje de Cassidy y he quedado intrigada con como concluirá su arco. Pero espero que el noveno capítulo nos traiga algo más de emoción. Para ello, tendremos que esperar a la semana que viene. Hasta entonces… sed felices.

el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a El cómic de la semana. Hoy destacamos un tomo titulado Estrellas…