Crítica de ¡Canta!, Operación Triunfo a la americana

8

Mientras mis compañeros en la web se dedican a ver sesudas películas de ciencia ficción o películas coreanas de zombies, como buen español medio con churumbel a su cargo yo me dedico a ver películas de animación navideñas, más que nada porque todo el día metidos en casa viendo la televisión acaba por resultar aburrido. Así que allá nos fuimos a ver lo de siempre. Está es la crítica de ¡Canta!, película que parece ser que ha desbancado a Rogue One de la taquilla española, algo que sólo explica la conjunción navidades españolas + niños en vacaciones + padres aburridos.

Lo de siempre

¡Canta! es lo de siempre, es decir una película de animación técnicamente correcta y siempre un peldaño o dos por debajo de  cualquier película Disney/Pixar, no sólo en el apartado técnico sino también en todo lo que se refiere a historia y ritmo narrativo. La comparación más evidente la podemos hacer con Zootropolis, película que le da mil vueltas a ¡Canta! en todos los aspectos. La cinta de Disney tiene mejor arranque, mejores personajes y es técnicamente superior y por si fuera poco no abusa de los tópicos como hace la película de Garth Jennings, director y guionista de la que nos ocupa. Y es que en ¡Canta! volvemos a encontrarnos con miles de referencias a situaciones adultas que es imposible que un niño que siga siendo niño entienda. Jennings debe ser consciente porque para paliar eso ha metido algún que otro brochazo de humor grueso, como el personaje que no accede al casting del concurso por tirarse pedos o el ¡poder cochino! esgrimido por Gunter. De esa trama y de esos personajes hablaremos ahora.

La película es la historia de un empresario teatral (un koala) que va de fracaso en fracaso y que para salvar su teatro decide montar un concurso de talentos. Por un error de impresión la cosa se le  va de las manos pero al final acaba triunfando gracias al talento y la amistad de los concursantes estafados. Dentro del variopinto y zoológico grupo de triunfitos tenemos tres que destacan por méritos propios.

Gunter

Gunter es el cerdo que parece recién salido de una noche loca en Magalluf. Alemán, hortera y kitsch, aporta la nota de humor que falta en la mayor parte de la película. Suya es la frase del poder cochino con la que se desternilla la chiquillería en las contadas ocasiones en las que se ríen.

 

Mike

Mike es el ratón, músico callejero y vividor que no duda en gastarse el dinero del premio antes de tiempo, frecuentando clubes nocturnos, haciendo trampas al póquer y metiéndose con una banda de osos rusos que le perseguirán hasta el final de la película. Su personalidad es la de un tipo pagado de si mismo, que sabe que tiene talento y canta bien y desprecia al resto de concursantes por aficionados. Es el peor personaje del reparto en cuanto a personalidad y, atención, es el único con estudios en un conservatorio, lo que se traduce en el mensaje oculto de la película: si tienes estudios eres inaguantable y mala persona por mucho talento que tengas y si eres un aficionado y no has triunfado es porque nadie te ha dado la oportunidad que te mereces, no porque no te lo hayas currado.

Meena

Y esa oportunidad es la que le dan a Meena, una elefanta tímida y con complejo de inferioridad que parece poseía por el espíritu de Rosa de España. Por supuesto ella es la que salva el concurso, el teatro, al koala y al mismo tiempo supera todos sus miedos y emerge de su capullo como la gran estrella que todos sabíamos que era. Lo dicho: no se puede ser más tópico. Parece que Garth Jennings es un gran fan de Operación Triunfo y ha querido rendir homenaje al concurso en su  15 aniversario, como si no nos hubiese bastado El reencuentro. Sólo faltaba que alguno de los personajes le hiciese la cobra a otro.

Así, entre émulos de Rosa, Juan Camús y David Bustamante se va pasando la película. En la sesión a la que fuí se dio un curioso fenómeno y es que, al llegar a la parte final, la del concurso propiamente dicho, la gente aplaudía y daba palmas tal cual estuvieran dentro del teatro de la película, acompañando los números musicales, números que también brillan por tópicos, recurrentes y poco originales. Ahí estaba el ratón cantando My Way y el gorila pandillero con I’m Still Standing. Se ve que las canciones originales quedan para Disney y el resto debe tirar de discoteca.

¿Y cómo nos comemos semejante simbiosis entre público y película? ¿Era ese el propósito del director? Más bien creo que, tras tres cuartas partes de película aburriéndose como ovejas, la gente optó por dar palmas porque el hacer la ola era más complicado. En resumen: no se como no escarmiento y sigo yendo a ver películas de animación que no son de Disney. Os dejo con el vídeo de uno de los originales para animar un poco la crítica. Si la ponéis a toda castaña mientras leéis, la cosa cambia mucho. Un saludo, sed felices.

el autor

Licenciado en Historia del Arte, llevo toda la vida leyendo cómics. Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices. Espero con ansia el estreno del episodio VIII. Soy uno con la fuerza, la fuerza está conmigo.

¡Haz tus comentarios!

8 comentarios

  1. Raúl Sánchez el

    Buen post. Creo que todo el mundo de cierta edad piensa lo de Rosa de España cuando sale la elefanta.

    Yo fui con mi hija y una amiga de esta, y les sonaba alguna canción…pero no les gustaba las del ratón. Y es que ese ratón cantando Frank Sinatra no va para niños precisamente.

    Es otra película que es para niños pero para padres pero para niños pero para padres, quedándose ahí en un limbo rarisimo.

    • Pedro Perez S. el

      Es que entre esta película y cualquiera de Disney va un abismo. Y por mucho Elton John o Beyonce que metan no pueden superar el Libre soy de Martina Stroessel. Un abrazo.

  2. Pues me ha sorprendido ver crítica de esta película y al final me he encontrado con un muy buen post. Eso sí, después de leerla ya no me atrevo a pisar la sala de cine para ver ¡Canta! (ganas, siendo sinceros, tampoco tenía muchas). Toca seguir esperando a que se reduzca ese abismo con Disney que sólo consiguen rellenar de vez en cuando el resto de estudios. Un abrazo

    • Pedro Pérez S. el

      Gracias compañero. La verdad es que yo creo que en esta web cabe casi todo, incluso películas como esta. En cuanto a la crítica, la verdad es que no hay mucho que rascar. Vista una, vistas casi todas. Por encima o igual a Disney tan solo situaría las películas de Miyazaki y debo decir que no todas las de Disney están a un buen nivel. Hay muchas que pronto caen en el olvido del imaginario colectivo. ¿Alguien recuerda El viaje de Arlo? Pues eso. Que no todo es Frozen. Un saludo.

  3. Muy buen post, aunque no me gustó eso último de

    “no se como no escarmiento y sigo yendo a ver películas de animación que no son de Disney”

    Ni que te haya pagado Disney. Te recuerdo que Disney tiene bodrios similares y que hay muy buenas películas de animación que no son de Disney.

    Aprovecho para decir que yo esta peli ya no me he molestado en ir a verla, porque solo viendo el trailer ya te haces una idea de vas a desperdiciar dinero y tiempo de tu vida.

    Un saludo.

    • Pedro Pérez S. el

      Que más quisiera yo que me pagase Disney. En cuanto a que tiene bodrios similares, supongo que los tiene porque no he visto todas sus películas pero, de las que he visto en los últimos años, he salido con mejores sensaciones que con las últimas películas de animación que no son de la casa de Mickey Mouse. La verdad es que está no es gran cosa pero aun así me parece mejor que Mascotas, por ejemplo. Un saludo.

  4. La canción que mas les gustó a mis hijos fue el Gorila con I’m still standing. Pero tuve que perseguir a mi pequeño de 3 años por todo el cine. Muy aburrida para ellos.
    Al contrario que Carlitos, que la ponemos estas vacaciones todos los días.
    Lástima. Podía haber sido menos aburrida y haber tenido más música.

    El mejor personaje es la mamá cerdito sin duda alguna!

    • Pedro Perez Servera el

      “Muy aburrida para ellos”. Eso lo doce todo. Y es que de lo que se trata es de que hagan películas infantiles que gusten a los niños, no a los treintañeros o cuarentones que van al cine con ellos. Aprovecho para matizar el comentario anterior: por muy bodrios que nos puedan parecer algunas películas Disney, son un valor seguro para los niños. Les saben entretener como nadie. El ir a ver una película de animación de otro estudio es jugar a la lotería: a veces aciertas (Garlitos es un ejemplo; en mi casa triunfó El libro de la vida) y otras no (Mascotas, esta que nos ocupa y recuerdo una sobre un caballero medieval y un dragón que producía Antonio Banderas: era infumable. No recuerdo el titulo y mira que tengo memoria para estas cosas). Un abrazo.

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies