Crítica de Oro, un western en el Amazonas

0

Los tiempos en los que las películas de acción hechas en España nos daban vergüenza ajena, parece que han llegado a su fin. Aquí tenemos una prueba más de ello. Haciendo un paralelismo, si los estadounidenses recrearon su particular conquista de América en el western, Agustín Díaz Yanes nos traslada al interior de las selvas amazónicas.

Oro está basada en una historia inédita de Pérez-Reverte, quien también ha participado en el proceso de creación de la película. Inspirado en la expedición de los conquistadores Lope de Aguirre y Nuñez de Balboa. El film recrea esta expedición compuesta por treinta hombres y dos mujeres durante los dos meses de marcha en los que atravesaron la selva. Estos españoles partieron en busca de una quimera, una ciudad cuyos tejados estaban hechos de oro puro, incluso sus paredes y suelos como menciona alguno de los expedicionarios durante la película.

Esta no es una película autocomplaciente, sino todo lo contrario. Nos plantea un mundo hostil, en guerra. En el que todos son el enemigo y es difícil confiar en alguién. No es una historia de buenos y malos. Vista con ojos del siglo XXI, algunos personajes nos parecerán malvados y otros peores todavía. La violencia está tan a flor de piel que hay momentos en los que incluso nos cuesta entenderla.

No faltan las escenas de acción y violencia durante toda la película, que en ningún momento da un respiro al espectador. La expedición se convierte desde el principio en una lucha contra los elementos, los animales salvajes, los indios y sobre todo, los españoles.

Aquí es donde se pone en evidencia la mano de Pérez-Reverte. El guión casi se obstina en mostrarnos el carácter español. Los soldados, hermanados cuando hay un enemigo común, unidos por un código de honor inquebrantable en la batalla, se pierden en luchas intestinas cuando no el enemigo se desvanece. Los 103 minutos de metraje están plagados de épica. Pero de una épica verbal, de frases rotundas, que significan y dignifican al soldado que las pronuncia. En particular, durante una escena en la que tras ser atacados por los indios con flechas envenenadas, los soldados españoles entonan todos juntos una canción. En ese momento podía imaginarme al escritor con una sonrisa de satisfacción. Creo que los seguidores del Capitán Alatriste encontrarán en este film lo que tanto les gusta en esta saga de Pérez-Reverte.

Aunque la sombra de la ciudad de los tejados de oro sobrevuela toda la película, en el fondo no es más que un Macguffin para ponerla en movimiento. La historia se centra en lo que puede hacer la codicia con los seres humanos y en como estos reaccionan cuando no tienen más opciones que seguir luchando o morir.

Tanto la escenografía como el vestuario y el maquillaje son impecables. La película ha contado con un presupuesto de ocho millones de euros, que a mi entender, han sido muy bien aprovechados. La mayor parte la cinta se ha rodado en Canarias y hay que reconocer, que desde el primer minuto hasta el último da la impresión de que estamos en el mismo centro del Amazonas.

Se trata de una película coral y como tal no tiene un protagonista claro, aunque Coronado, Jaenada, Lennie y Arévalo son los personajes más relevantes de la historia. El elenco de actores en su totalidad hace un trabajo espectacular. Algo habitual en las producciones españolas (sobre todo entre los actores jóvenes) es que no vocalicen bien y no se les entienda. Este no es para nada el caso. Además los técnicos de sonido han hecho un gran trabajo y no sería de extrañar que se llevarán el Goya en este apartado.

Quiero mencionar la banda sonora, compuesta por Javier Limón. Su trabajo es excelente, aunque es cierto que no hay ningún tema que se quede en la mente del espectador, ambienta perfectamente toda la película. Ayuda a crear tensión y a hacernos sentir el Amazonas.

La parte negativa de esta cinta es que hay veces (sobre todo durante la primera media hora) en las que falta conexión entre las escenas. A una secuencia en la que nos muestran que la selva alberga animales temibles, le sigue otra que nos enseña que los españoles discuten entre sí. Pero no hay nada que las una, son como skecthes inconexos filmados en un mismo escenario.

En resumen, una película recomendable si dejamos los prejuicios fuera de la sala. He escuchado bastantes comentarios negativos durante la proyección porque los espectadores no deseaban ver como se comportaban los soldados españoles en América. Quizás esperaban ver a John Wayne cabalgando hacia el atardecer.

 

el autor

Aficionado a la lectura, al cine y a las series. Publico relatos de terror en mi blog, y estoy escribiendo una novela de género zombi.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a El cómic de la semana, al volumen 2 de The Authority, publicado por…