Crítica de Sully, el efecto Tom Hanks

4

Me estreno en esta página con una crítica de la última película dirigida por un maestro del cine: Clint Eastwood, que se ha aficionado a los biopics. Tras las anteriores American Sniper (2014), J. Edgar (2011) o Invictus (2009), por citar 3 ejemplos del género, este año ha estrenado una película inspirada en “el milagro del Hudson“, una historia muy conocida en EEUU pero no tan presente en Europa. La película cuenta el aterrizaje forzoso de un avión de pasajeros en el río Hudson, llevado a cabo por el comandante Sullenberger, o también llamado Sully -de ahí el título- y que salvó la vida de 155 personas, entre pasajeros y tripulación. Dicho hombre, está interpretado por Tom Hanks en el papel de un buen hombre, como nos tiene acostumbrados.

La historia nos presenta la lucha de un hombre contra el sistema, por así decirlo, puesto que el conflicto de la película se basa en cómo se cuestiona la imagen y los actos del piloto interpretado por Hanks, haciendo planear la duda constantemente acerca de si actuó de la mejor forma posible, o bien ni siquiera se planteó otras opciones para solucionar el problema, y por tanto fue negligencia. La aparente seguridad acerca de sus acciones que muestra Sully, se ve resquebrajada en distintos momentos bajo la presión de los medios, la comisión de investigación designada para el caso e incluso su propia familia.

El avión "Amerizando" en el río Hudson

El avión “amerizando” en el río Hudson

Para quién no sepa de que va la historia real en la que se basa, se explica un hecho que sucedió en el invierno de 2009, en pleno apogeo de la crisis económica que azotó EEUU y el resto del mundo. Un avión de pasajeros de la compañía US Airways sufrió el impacto de unas aves contra los dos motores apenas despegar del aeropuerto de LaGuardia. Con los motores sin funcionar, la maniobra del piloto Sullenberger consistió en intentar posar el aparato en el río Hudson, sobre el que se encontraba en el momento del choque, descartando las opciones que le recomendaban desde la torre de control de regresar al aeropuerto o bien probar de aterrizar en otra pista de aterrizaje cercana. Finalmente “amerizó” en el río, y logró mantener el avión a salvo, junto a sus pasajeros y tripulación, que fueron rescatados de una manera muy efectiva gracias a la combinación de los esfuerzos de distintos equipos de rescate como la guarda costera o los buzos de la policía.

El contexto de la crisis económica, ayuda a explicar las distintas muestras de afecto y de admiración de un país necesitado de héroes, que convierte a un hombre corriente en un salvador y una figura pública, casi contra su voluntad. Eastwood también pretende mostrar las consecuencias mentales que para el personaje tiene este cambio en su vida y su trabajo, desde su creciente inseguridad, hasta la crítica familiar por haber actuado de ese modo, convirtiéndose en el centro de atención mediático del país. Sin embargo y con el paso de los minutos, las dudas se disipan y finalmente queda el hombre íntegro que interpreta perfectamente Tom Hanks, una vez más en el papel de Tom Hanks, a pesar de la lograda caracterización. Esto no es una característica negativa, puesto que Hanks representa perfectamente la imagen de americano medio, con su cara que transmite bondad, cercanía y sinceridad, y en este papel desde luego encaja a la perfección.

Del resto de actores, destacar a un muy solvente Aaron Eckhart en el papel del copiloto del vuelo Jeff Skiles y Laura Linney como la episódica mujer del protagonista. El resto de actores, prácticamente tienen apariciones muy puntuales y que sirven para reforzar la imagen de Tom Hanks de héroe sobrepasado por las circunstancias. Los enemigos de la película, por llamarlos de algún modo, son todos esos inspectores de la comisión de investigación pertenecientes a la compañía aseguradora del avión, que son los personajes más desagradables e incluso generan esa sensación de buscar que Sully se derrumbe mental y emocionalmente y reconozca que se equivocó. También se intenta personificar a algunos de los pasajeros con mínimas pinceladas acerca de sus historias, humanizarlos en definitiva para que no sean simples extras, cosa que al final se acaba logrando de manera efectiva.

Tom Hanks y Aaron Eckhart como los pilotos del avión que "amerizó" en el río Hudson

Tom Hanks y Aaron Eckhart como los pilotos del avión que “amerizó” en el río Hudson

Las escenas más logradas de la película, desde luego, son esos flashbacks que constantemente nos devuelven al momento del accidente, y que están muy bien rodados, manteniendo el pulso en todo momento para transmitir el peligro de la situación. Desde la espectacularidad de ver un avión “amerizando” en el río a todo el rescate a posterior de los pasajeros, con las distintas perspectivas de los cuerpos de seguridad que participaron. En resumen, una serie de esfuerzos y de momentos cruzados que logran que el espectador empatice con la historia que se le está contando.

Clint Eastwood dirigiendo a Tom Hanks en el rodaje de Sully

Clint Eastwood dirigiendo a Tom Hanks en el rodaje de Sully

No es la mejor película de Clint Eastwood como director, no obstante si que se deja ver bastante bien y su duración ayuda -no más de hora y media- a que la historia no se alargue más de la cuenta. Y ver a Tom Hanks haciendo lo que sabe hacer, ya suma bastantes puntos a una película que no pretende más que ser un homenaje a esos héroes cotidianos que normalmente pasan desapercibidos, salvo por lograr gestas como esta.

PD: “amerizar” se llama cuando el avión se posa sobre una superfície de agua, según la película.



el autor

Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

4 comentarios

  1. Buen artículo. Sobre esta historia narrativa sin mayor pretensión que entretener al público y reconocer, a los protagonistas, tanto en la película, como en la vida real, sus logros.
    Estaré expectante a sus futuras críticas Sr. Canals.
    Un saludo.

  2. Fernando Vílchez el

    Estoy de acuerdo con tu crítica. Como siempre, Eastwood retrata a sus héroes de forma muy particular. Es difícil encontrar en el cine a un protagonista sobrepasado por sus actos heroicos. No es su mejor película, ni siquiera está en el top 10 de su cine, pero, aún así, es mucho mejor que la mayoría de los largometrajes que nos llegan al cine.

    • Gracias por comentar Fernando. Desde luego no es su mejor película, creo que costará ver al Eastwood de Gran Torino o Million Dollar Baby, por citar dos ejemplos recientes. Tal vez ya le preocupan otros temas y tampoco necesita demostrar nada a nadie a estas alturas.

      Un saludo

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Para los que nos asomamos o hemos rebasado la barrera de los cuarenta, muchos de nuestros juguetes de la infancia han pasado a tener un…