Crítica de Thor: Ragnarok (sin spoilers): Quemar la fórmula o renovarse

19

Las películas del Universo Cinematográfico Marvel no se caracterizan por ser demasiado diferentes las unas de las otras, al menos dentro cada de una de las famosas fases. Thor: Ragnarok, si bien no trae cambios radicales en ese sentido, es una película que se atreve a tener cierta personalidad. ¿Hasta qué punto?

Sólo podía ir a mejor, ¿no?

El efecto Guardianes: toca meter colores

Considero infames las dos primeras películas de Thor en solitario en el UCM, así que mis expectativas por una potencial secuela eran nulas. Negativas. Encargar el proyecto al ingenioso Taika Waititi sí que me hizo interesante en el proyecto: el director de Lo que hacemos en las sombras había probado ser tremendamente creativo, tener un sentido del humor diferente y manejarse de maravilla con presupuestos modestos. El terror de cineastas indie: que les asignen una prometedora película de gran presupuesto y que la falta de libertad creativa y la rigidez del cine de estudio lleven a una pérdida de personalidad, un fracaso relativo y una carrera de repente cuesta abajo. Le pasó a Shyamalan, le pasó a Gondry, le pasó a Gavin Hood y le pasó a tantos otros. Waititi, por suerte, está en el grupo de los que superaron el obstáculo.

Thor: Ragnarok es, afortunadamente, una superproducción que puedes ver sin saber con antelación quién la firma y acabar diciendo “espera, ¿esto es de Waititi, verdad?“. Hay suficientes rasgos de personalidad entre la maraña de convenciones del género, imposiciones del estudio y limitaciones del target. Su humor no dista demasiado del canon UCM, pero tiene puntazos bien intercalados en forma de ciertos personajes que mal manejados serían un comical relief pobre (y no sería la primera vez). Quiero decir, un comical relief en medio de una película basada en el chascarrillo (véase Guardianes de la Galaxia, especialmente el Vol.2) es una idea difícil de mantener durante dos horas.

Una entrada discreta.

Están los personajes y su tratamiento, pero también una estética retro en su justa medida (no hay sobredosis de vendible nostalgia ni obviedades) que es visualmente espectacular sin caer en el mero lucimiento. Algunas composiciones son puro espectáculo, pero la mayor parte de ellas son tan funcionales en la  narrativa por sí mismas que se agradece su presencia y encaja perfectamente. Aunque no puede faltar el voiceover que nos explique también lo que ocurre ahí: algunas cosas no cambian. La fotografía, a cargo del vasco Javier Aguirresarobe (Los otros, Blue Jasmine) es virtuosa, es espectacular y se presenta tan coherente como bien aprovechada. La música acompaña: la utilización, dos veces, de una versión de la Immigrant song de Led Zeppelin (le tengo demasiado cariño a la canción para ser objetivo aquí) encaja sorprendentemente bien sin caer en el videoclip. El resto de la BSO respalda las decisiones estéticas de la película, refuerza el tono y cumple con la emoción y el humor por igual.

Pequeños cambios, grandes decisiones

Hablaba de notar la presencia de Waititi tras las cámaras y el guion. Algunas de estas agradables sorpresas son sutiles, y otras más notables. Por ejemplo: Waititi acepta la estructura del montaje paralelo habitual en el cine de acción (a decir verdad, en el cine de héroes individualistas en general) pero la radicaliza. Hay auténticos segmentos diferenciados por personajes, sacando partido de este montaje para difuminar su uso habitual (aportar dinamismo y sensación de narrador omnisciente) en pro de desarrollar paralelamente las historias de los personajes en profundidad. O para encajar chistes sin que queden fuera de contexto, no nos vamos a engañar; pero incluso esto es positivo porque los chascarrillos no rompen anticlimáticamente la tensión de las escenas más serias. Cada segmento tiene tonos distintos, pero los extremos de cada uno se acercan al del siguiente para que el choque entre secuencias no sea tan brusco. Es una decisión inteligente que funciona a la perfección y da un aire fresco a la película, alejándola tanto de películas en solitario tradicionales como del sentido coral de las de grupo (hasta el tramo final, donde las enlaza).

Otra decisión interesante es romper con el punto de vista canónico. Va cambiando entre personajes a lo largo de la cinta, de forma que incluso tenemos una escena de pelea cuerpo a cuerpo protagonizada por la antagonista. ¿Nada raro? Lo es y bastante: en este tipo de cine no se dan estas situaciones más que en presencia del protagonista. La razón no es compleja: colocar el punto de vista de un antagonista en la batalla coreografiada tiene el riesgo de estar forzando la empatía del espectador con este. En el caso de Ragnarok, al venir precedida de otras secuencias que trazan su personalidad y el riesgo que supone para los protagonistas, funciona perfectamente como complemento espectacular que da pistas sobre sus habilidades. Este concepto se repetirá, de forma menos efectiva, hacia el final de la cinta.

Veo mucho optimismo en esta crítica

No te lo voy a negar. Si vas al cine para ver Thor: Ragnarok, tienes que saber lo que puedes esperar. Por mucho que diste de sus predecesoras, es una película del UCM: normas rígidas, patrones hasta cierto punto predecibles, narrativa accesible, tono ligero y entretenimiento rápido. Ninguna de estas características es necesariamente buena o mala, pero de aceptarlas depende disfrutar del espectáculo bien orquestado que es Thor: Ragnarok o sufrir durante sus dos horas y diez minutos de metraje. Yo he pasado un muy buen rato.



el autor

En twitter me llamo @pga_es y hay gente que piensa que hablo de golf. No les culpo.

19 comentarios

  1. Despues de Thor 2. Me dije, este no me vuleve a sacar 8 euros. No obstante después de leerte, me voy a pasar a ver este, “pim pam pum ji ji ja ja”. No espero más que lo reseñado arriba, un buen entretenimiento pirotécnico y colorido, que no se tomo muy en serio a si mismo.

    • Me pasó lo mismo tras Thor 2. He ido a ver esta por Waititi y me alegro de haberlo hecho porque me ha quitado el mal sabor de boca. Si vas a ver la pirotecnia colorida como dices, pasarás un buen rato. Espero tu opinión por aquí cuando la veas.

  2. Pues ayer me pase a verla y me decepcionó. Algunas buenas escenas, otras idiotas y bastante aburrimiento. ¿La mejor de Thor? Seguramente, pero porque sale Hulk…
    ¿A llegado el Ragnarok a DisneyMarvel?. Esperemos que no.

    • Una pena que te decepcionara. A mí me convenció su estilo y lo realmente despreocupado que estaba Waititi de hacer un trabajo de encargo, dentro de las limitaciones. Yo sigo esperando a que Marvel deje más cancha para evitar el aburrimiento de estancarse en repetir la fórmula hasta quemarla. Un saludo

      • ¿Pero es cierto que no se parece en nada al Thor de los cómics?, porque ayer me comentaban que se había cargado al personaje. Eso ya ni se sabe si es bueno o malo, la verdad.

        • Depende mucho de la perspectiva. Para mí es positivo que Marvel acepte proyectos de directores que intenten hacer algo nuevo con las normas del universo cinematográfico, pero entiendo que para un fan de los comics puede ser molesto que hagan un uso humorístico de un material menos ligero. Yo, en cuanto se refiere a valorarlo como película per se y sin entrar a valorar si es buena decisión adaptar los comics así, creo que es una película por encima de la media de cine de superhéroes y un paso adelante, sin ser una revolución de ningún tipo. ¡Saludos!

  3. Yo creo que El Mundo Oscuro aún está medianamente bien respecto a otras de Marvel (mucho mejor que Iron Man 3 o esa Spider-mierda que hicieron hace poco). Thor Ragnarok? Es una peli llena de sinsentidos, chistes malos, y un insulto a Planeta Hulk. Una banda sonora y una estética hortera que no le pega a Thor. De lejos, la peor de todo el UCM. Gracias, Disney…

    • La he juzgado como película independiente y sin tener en cuenta como adapta los cómics que maneja. Y desde esa perspectiva creo que funciona, como funcionaba Iron Man 3 de la misma forma por la personalidad de Shane Black. Igual buscamos cosas distintas en una producción de superhéroes, pero a mi me alegra ver que hay películas que se salgan del esquema de copiar y pegar habitual en el UCM. Para gustos, colores. ¡Un saludo!

  4. Unoquepasabaporaquí el

    No se cuantas películas llevará Marvel ya con su universo cinematogràfico. Unas cuantas. Las vemos, nos quejamos de que repiten la formula, de que todo son chistes malos, de que la que acabamos de ver es la peor de todas, y pasa el tiempo necesario para que llegue la siguiente. Y cuando llega vamos al estreno, los que pueden, o la vemos en su primer o segundo fin de semana, para poder decir que es lo mismo que las anteriores, que repiten la formula, que los chistes son los mismos, etc. Yo no soy un experto pero yo creo que esto daría para un estudio psicológico (a nivel individual) o sociológico. Y digo yo. Y digo yo, algo os habrá gustado Thor Ragnarok cuando vaís a ir al cine, y gastaros 8 euros o lo que sea, a ver Pantera Negra, o incluso la segunda parte de Antman. Que levante la mano el que no vaya a ver Infinitive Wars el primer fin de semana o la primera ocasión que tenga. A mí me dice la chica que me gusta de quedar el viernes del estreno de Infinitive Wars, y le digo que o vamos al cine o que no quedamos.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hemos pasado el ecuador de la temporada. Sí, es una temporada muy corta y no sabemos aun si será la única. Los acontecimientos parecen ir…