Gastronogeek, cuando cocina y cultura friqui van de la mano

0

Si muchos de nosotros diéramos más valor a la comida, la alegría y las canciones que al oro atesorado, este sería un mundo mucho más feliz.

J. R. R. Tolkien

¿Es posible combinar friquismo y gastronomía? Pues sí. No sólo es posible sino que además resulta muy adecuado. La cocina y la fantasía van juntas de la mano en muchas sagas literarias y cinematográficas. ¿Quién no se ha preguntado alguna vez como sabe la cerveza de mantequilla que bebían Harry Potter y compañía? ¿Quién no ha querido sentarse en uno de los fastuosos banquetes imaginados por George R.R. Martin en sus libros? ¿O quién no ha querido ser un hobbit y ponerse morado de manjares y cervezas en El Poney Pisador o en El dragón verde? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, entonces Gastronogeek es el libro que estábamos esperando.

¿Qué es Gastronogeek?

Gastronogeek es un libro que parte de una iniciativa de un apasionado de la cocina y de la cultura pop, el cocinero francés Thibaud Villanova, quien junto a Maxime Léonard ha imaginado 42 recetas inspiradas en películas, libros y cómics que todo buen aficionado conoce. Desde Star Wars al Doctor Who, de El Señor de los anillos a One Piece, de Drácula a Lovecraft, las recetas que aparecen en el libro despiertan nuestra imaginación y nuestros sentidos. La portada es realmente fea pero el diseño interior es, sencillamente, espectacular, con unas fotografías muy cuidadas que hacen que, aunque nunca realicemos ninguna de las recetas, el libro valga la pena.

Ragú de conejo de el Viejo Gamyi

¿Podemos hacer las recetas?

Esa es la pregunta fundamental que me hago cuando compro un libro de cocina. Si el libro está plagado de recetas imposibles, entonces no vale la pena. ¿Es este el caso? No pero con matices.

El libro consta de 42 recetas. Hay un apartado dedicado a la ciencia ficción, otro a la fantasía, otro al manga, uno al terror fantástico y otro a los cómics. Dentro de cada apartado encontramos tres obras de referencia para las recetas. Así por ejemplo, dentro de la ciencia ficción tenemos Star Wars, Regreso al futuro y Doctor Who como fuente de inspiración para los platos; y dentro de cada obra tenemos un entrante, un primer plato y un postre. Además cada receta viene marcada con un nivel de dificultad, teniendo tres niveles posibles en total.

Tranquilos que no hay ninguna esferificación. Realmente no se trata de recetas imposibles ni excesivamente complicadas, aunque alguna si que requiere una cierta experiencia. La dificultad, en muchos casos, no reside en la técnica sino en encontrar los ingredientes. Por poner un ejemplo, la primera de las recetas es una Ensalada de la luna forestal de Endor y uno de sus ingredientes son los brotes de helecho cola de mono. Ya podéis pensar que no los venden en el supermercado de la esquina. De hecho seguro que muchos, como yo, no sabíais ni que existían. ¿Podemos hacer la ensalada sin esos helechos comestibles? Pues sí pero entonces no será lo mismo.

También hay que preocuparse por si los ingredientes son asequibles a nuestro bolsillo. La tarta de Martha Kent es realmente fácil y no presenta dificultad. Se trata de una tarta tatin que lleva manzana y albaricoques pero tened en cuenta que si encontráis albaricoques en el mes de enero seguramente os cuesten un riñón. Son esos detalles que desconoces si te pasas la vida comiendo en el McDonalds o devorando pizzas congeladas.

Frutas del diablo

Un plato para cada friqui

No se si ya lo habéis deducido pero, obviamente, las recetas de Gastronogeek no son para realizarlas a diario ni de forma rápida. Se trata de dedicarle tiempo, de comprar los ingredientes adecuados, de elaborar los platos sin prisa y con calma para recrear las recetas tal y como vienen en el libro ya que de otra forma pierde la gracia. Y asumiendo que es muy difícil que algunos platos nos salgan a la primera. Por supuesto no hay que desanimarse y hay que perseverar. Se trata de pasar un rato divertido en la cocina y alimentarnos con ello.

La tarta de Martha Kent

Por último, no invitéis a vuestro jefe a comer a no ser que sea un apasionado de la cultura pop como vosotros y recordad que hay un plato para cada friqui. En este misma web, por ejemplo, podríamos servir la Tarta de Martha Kent a Ismael Manjón (lo siento pero Batman no viene); a LaValquirieta podríamos servirle los Dulces besos de Terry o macarons de frambuesa y arándanos de Candy Candy (si, también viene); la Beef Tanner Burguer a Darth McFly; El consomé cruel a Miki Martín como buen aficionado a Los mitos de Cthulhu; El batido sangriento para Carlos, que para algo se traga The Walking Dead; el Espaciopuerco de Mos Eisley se lo dejaremos a Mario Losada, gran fan del episodio VII y de Kylo Ren; yo me quedo con el Ragú de conejo del Viejo Gamyi, que para eso llevo toda la vida queriendo probarlo desde que Sam lo preparara en El Señor de los anillos. Un saludo, sed felices y buen provecho.

el autor

Licenciado en Historia del Arte, llevo toda la vida leyendo cómics. Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices. Espero con ansia el estreno del episodio VIII. Soy uno con la fuerza, la fuerza está conmigo.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
¡Buenas noches a todos! Para empezar el año analizaremos el decimoquinto volumen de las obras completas de Garfield editado por Planeta Cómic. Aunque creo que a estas…