Las series de Amazon I: Bosch

2

Bienvenidos a lo que pretende ser una nueva sección aperiódica de la web. Antes de entrar en materia, es necesario realizar una breve introducción. Quizás convendría decir que ya os hemos hablado, episodio por episodio y a lo largo de varias semanas, de otra serie de Amazon. Me refiero a American Gods, la serie basada en la novela de Neil Gaiman y analizada por Sofia Ricarte.

¿Por qué Amazon?

Pues en primer lugar porque estoy algo cansado de oír hablar de HBO por aquí o Netflix por allá, como si no hubiese otra cosa o como si fuesen lo más de lo más, cuando la realidad es que tenemos más opciones y tanto una como otra suelen dar algún que otro patinazo sonado (¿alguien dijo cancelaciones?). Bajo mi punto de vista, la gran preponderancia de ambas plataformas en los medios de comunicación y en las redes sociales se debe, en un tanto por ciento muy elevado, a su vinculación con una u otro plataforma de internet y a la vinculación de estas con los medios de comunicación, por lo menos en España. ¿O es casualidad que El País siempre destaque series que emite en exclusiva Movistar+? Pues igual sucede con series emitidas por las plataformas antes mencionadas. En cambio Amazon va a su rollo, no responde ante nadie y oferta sus contenidos directamente a sus clientes.

Por si fuera poco, resultan los más baratos. Sí, mucho más que HBO o Netflix. El coste de ver las series de Amazon es igual a su suscripción anual a su servicio Amazon Prime, que incluye envíos gratis, almacenamiento de fotos en la nube, etc. ¿Coste? Alrededor de 20 euros… al año. Mejorad eso.

Por último, lejos de tener una oferta de segundo nivel, sus series están impecablemente realizadas, con muy buenos actores, resultan más que interesantes y no tienen nada que envidiar a las de sus competidoras. De hecho hay quien dice que a Netflix le preocupa más la competencia de Amazon que la de HBO. Así que mejor les damos una oportunidad y echamos un vistazo a las series que podemos disfrutar en Amazon Prime Video, denominación correcta del servicio. Lo haremos de forma anárquica, esto es según la que a mi me apetezca (que para eso lo hago yo) y lejos de empezar por su serie estrella (que ya diremos cual es en su momento; y no, no me refiero a American Gods) empezaremos por otra que seguro gustará a los amantes del género negro.

Bosch

Bosch (pronúnciese algo así como Boix) sigue las andanzas del detective Hieronymus “Harry” Bosch, creado para la ficción por el novelista Michael Connelly en una serie de novelas que narran sus aventuras como detective en el Departamento de Homicidios de Los Angeles. El personaje debe su nombre al pintor conocido como El Boscoy en la pantalla es interpretado por un actor también de nombre carismático y eterno secundario de lujo en multitud de series de televisión. Él fue Silas Adans en Deadwood y El Humo Negro en Lost. Nos referimos a Titus Welliver, quien hace suyo el personaje y resulta uno de los mayores atractivos para ver la serie. Con su voz grave y con una interpretación contenida, Titus Welliver es Bosch y Bosch es Titus Welliver, quien encarna a un Bosch con múltiples matices, un personaje complejo que, aunque parece estar de vuelta de todo, en realidad no es así. Podría ser el típico policía quemado y por contra resulta uno de los más comprometidos con su trabajo.

Harry Bosch no está en contra del sistema pero le revienta las trabas que este le pone en su camino y en su vida, una vida que está centrada en su trabajo como policía. Con un pasado que parecía abocarle a ser el villano, Bosch consigue sobreponerse a él y encontrar, como dice él, su misión: resolver crímenes y llevar justicia a los muertos. El primer episodio de la serie es brillante en cuanto retrata perfectamente al personaje, al tiempo que abre las tramas en las que se centrará la primera temporada. Por un lado, el juicio (civil) al propio Bosch por la muerte de un sospechoso; por otro lado, el descubrimiento del cádaver de un adolescente muerto 25 años atrás y la detención de un asesino en serie que establecerá un vinculo con Bosch a lo largo de los siguientes episodios.

Titus Welliver y Michael Connelly

Novela negra en la pequeña gran pantalla

La serie se engloba dentro de lo que conocemos como género negro. Aparte del propio Bosch, tenemos un grupo de personajes secundarios de los que iremos sabiendo más a lo largo de la temporada: su elegante compañero Jamie Hector, su ex-mujer, su hija, la patrullera novata que se convierte en su amante (declaro aquí mi rendición incondicional a la actriz Annie Wersching), el ambicioso jefe de policía Irvin Irving (encarnado por otro secundario de lujo como es Lance Reddick) y otros personajes que convierten la serie precisamente en eso, una serie de personajes, donde priman más las relaciones y el diálogo que la acción, aunque también la tenemos. Eso convierte a Bosch en una serie que, a primera vista, puede parecer algo seca pero a la que, si le das la más mínima oportunidad, te engancha enseguida. Por desgracia, es fácil para muchos etiquetarla de “serie en la que no pasa nada”, en la que se toman su tiempo para ir al grano y en la que parece que los personajes hablan demasiado.

Annie Wersching y Titus Welliver

Pero es que Bosch nunca prometió nada, ni acción a raudales, ni tensión, ni siquiera zombies. Bosch es dura, es seca, es un puñetazo en el estómago, es una serie con un personaje duro y seco pero muy humano, con un pasado que a otro le habría desgarrado y a él le da un punto de apoyo para seguir adelante. Bosch es una serie para ver de seguido, una novela negra trasladada a la pequeña-gran pantalla, con tramas muy elaboradas, con diálogos punzantes y afilados, con blues y jazz de fondo y con todo lo que el género puede ofrecernos.

Bosch lleva ya tres temporadas. La primera adapta los libros Ciudad de Huesos, Echo Park y La rubia de hormigón. Hay que hacer notar que el propio Michael Connelly figura como productor de la serie y se han hecho los cambios necesarios para adaptar correctamente al personaje. Así por ejemplo, si en los libros Bosch es un veterano de Vietnam, en la serie lo es de Irak y Afganistan, dado la ambientación contemporánea de la acción; la casa con vistas en la que vive el protagonista, impropia del sueldo de un policía, fue pagada con los derechos cinematográficos de uno de los casos en los que Harry fue protagonista, El Eco Negro, que se corresponde con el título de la primera novela de la serie. La siguientes temporadas adaptan otros libros del autor, como Pasaje al ParaísoCuesta abajo, y El Último Coyote en la segunda y El Eco Negro y Más oscuro que la Noche en la tercera.

Aprovecho para destacar también el uso de la ciudad de Los Ángeles como un personaje más, como esa ciudad en la que nadie va a pie a ningún lado, en la que las calles y las carreteras toman protagonismo, como ocurría en el Collateral de Michael Mann, con sus grandes contrastes de miseria y lujo cinematográfico, llena de mierda hasta en sus rincones más glamurosos y en la que Bosch navega como puede.

Bosch y Los Angeles

Bosch es, sin duda, una de las mejores series de Amazon Prime Video y una de las mejores que podemos disfrutar hoy en día en cualquier canal. Lamentablemente, el exceso de oferta juega en su contra. Donde antes había un puñado de series extraordinarias, ahora tenemos infinitas series buenas y no podemos verlo todo. Esperamos que este y otros posts os ayuden a elegir. Un saludo, sed felices y nos leemos en el siguiente post dedicado a las series de Amazon Prime Video.



el autor

Toda la vida leyendo cómics. Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

2 comentarios

  1. Ricardo Alonso el

    Muy buen comentario resumen de lo que es Bosch, que acaba de poner al aire su cuarta temporada, siendo un record para las series Amazon Original.
    Tal vez los que hemos leído las novelas desde la primera aparición (The Black Echo) hace ya 25 años, imaginábamos a un Harry distinto a Titus Welliver, quizás físicamente más parecido al propio Michael Connelly. De todas maneras es brillante su interpretación, aunque al final de la tercera temporada y aún más en la cuarta, exagere un poco estar en contra del mundo.
    Ciertamente, a veces parece que no pasa nada, pero justamente eso es lo que la hace mucho más real. No es la típica serie americana donde todo tiene que pasar en 20 minutos, aquí te da tiempo para entender no solo lo que dicen o lo que hacen, sino también lo que piensan.
    Olvidaste destacar a Troy Evans y Gregory Scott Cummins como Johnson y Moore (o el gordo y el flaco), que son magníficos, no solo cuando aparecen, sino también cuando están en segundo plano.
    Y también a la estupenda Amy Aquino como la teniente Billets , aunque no sorprende a los que la recuerdan de ER.
    Por lejos, la mejor serie policial que he visto en los últimos años. Sería una pena que no hubiera una quinta temporada.

  2. Pedro Perez S. el

    Hola Ricardo. Tienes toda la razón en que me dejé en el tintero a los excelentes secundarios de la serie. La verdad es que todos los actores que intervienen realizan un gran trabajo. No se si estarás de acuerdo pero yo tengo la sensación de que Bosch no tiene la repercusión mediática que se merece. Es una gran, gran serie que está pasando desapercibida, como casi todo lo que ofrece Amazon. A ver si a través de estos artículos consigo que la gente les preste más atención. Y aunque parezca que me llevo comisión, os garantizo que no veo un duro pero si Jeff Bezos quiere estirarse algo, por mi no hay problema. Un saludo y gracias por comentar.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Tras un doloroso parón de una semana, vuelve la emisión regular de Twin Peaks: El regreso, la tercera temporada de la serie. No es casualidad…