Las series de Amazon IV: Goliath, el reverso tenebroso de Ally McBeal

0

«Vaya una panda de hijos de puta». Eso es lo que le viene la mente a uno cuando ha visto Goliath, la serie de Amazon Prime protagonizada por Billy Bob Thorton. Llevamos tres series reseñadas del catálogo de la cadena: una de género negro (la brillante Bosch), una de Woody Allen (el mismo Woody Allen de siempre) y una distopia (Philip K. Dick más Rideley Scott). Así que ahora toca una de abogados, que es de lo que va Goliath. Y ya os digo que esta es la mejor serie de todas.

Las series de Amazon I: Bosch

Las series de Amazon II: Crisis en seis escenas

Las series de Amazon III: El hombre en el castillo

Malas personas y encima abogados

Goliath narra la historia de William Hamilton «Billy» McBride, antaño importante abogado y socio de un gran bufete, quien ahora se arrastra por los juzgados de Santa Mónica en busca de migajas que litigar. Alcohólico, fumador y con apnea del sueño, McBride anda más preocupado por tomar una copa que por conocer el nombre de sus clientes. No será hasta que una abogada de poca monta le ofrezca la posibilidad de enfrentarse contra el mayor cliente de su antiguo bufete, un fabricante de armas, que McBride verá una posibilidad de volver a ser quien era, aunque puede que sea demasiado tarde. Su antiguo bufete y la empresa de armas conforman el Goliath que da título a la serie; evidentemente, Billy es el David que se enfrenta a ellos pero, al contrario que en La Biblia, la onda no alcanzará únicamente al gigante sino que rebotará en todos los que le rodean, destrozando las vidas de muchos y sumiendo a Billy cada vez más en la podredumbre.

Ally McBeal Billy McBride

Si repetís en voz alta «Billy McBride» veréis que la sonoridad del nombre se asemeja mucho a la de la pizpireta abogada que acabó casándose con Harrison Ford. No es casualidad ya que el creador de Goliath y Ally McBeal es el mismo: David E. Kelley, ayudado por Jonathan Shapiro, ambos expertos en crear series de abogados e incluso de médicos que actúan como abogados (la ignorada y fracasada Monday Mornings). Sin embargo, la diferencia entre una serie y otra es abismal. Si en Ally McBeal había buen rollo, diversión, humor y números músicales, en Goliath vemos lo peor de la humanidad, lo más bajo que puede caer un ser humano. Billy McBride engaña, miente, humilla, destroza vidas y no se detiene ante nada para vengarse de su antiguo bufete por mucho que se autojustifique, repitiendo hasta la saciedad que su causa es justa (que lo es, eso no se lo quita nadie). Los únicos rasgos de humor vienen dados por el cinismo y el sarcasmo que destila el protagonista. Billy McBride es un Billy Bob Thorton en estado de gracia, construyendo un personaje que debería pasar por méritos propios a la historia de la televisión. No en vano gano el Globo de Oro al mejor actor (serie de televisión – drama) en la edición de este año, desbancando a un favorito Rami Malek (Mr. Robot).

Billy Bob Thorton es Billy McBride

 

McBride vs. Copperman

El protagonista de Goliath es un hijo de puta pero su némesis en la ficción es una auténtico hijo de la grandísima puta. Hablamos de la otra parte del antiguo bufete de McBride, Donald Cooperman, villano encarnado por un terrorífico William Hurt. Me decía un amigo que cuando piensa en William Hurt siempre le viene a la cabeza un William Hurt con bigote y tirándose a Katheleen Turner en Fuego en el cuerpo; a mi me será imposible quitarme de la cabeza a Donald Cooperman en pelota picada, plantándose delante de una joven abogada a la que acosa como si fuera un cervatillo. Donald Cooperman es el mal en estado puro, un auténtico depravado al que todo se la trae al fresco con tal de acabar con Billy McBride, un personaje deforme tanto por dentro como por fuera, con medio cuerpo marcado por quemaduras, que vive en semipenumbra en un despacho que más asemeja la guarida de un villano de James Bond. Dicho así puede resultar caricaturesco pero las apariciones de William Hurt dan auténtico pavor, sobre todo porque uno sabe que semejantes tipos existen realmente.

William Hurt es Donald Cooperman

Sin duda, Goliath es una gran serie. Una serie que te engancha ya desde los magníficos créditos iniciales, con Billy Bob Thorton surgiendo del fondo hacía la superficie, con la música de The Silent Comedy de fondo. Con personajes humanos y adultos, diálogos afilados, una trama cercana al thriller y los toma y daca entre abogados (que siempre entretienen) todo lo que pueda decir de la serie se queda muy corto. Goliath debería ser una serie de visionado obligado. Debería ser delito que el público perdiese el tiempo con muertos vivientes plastas o superhéroes casposos y no dedicase 8 horas de su vida a ver Goliath. Porque eso es un punto más a su favor: son sólo 8 episodios pero condensados de tal manera que hace que acabemos la temporada deseando que se grabe la segunda, confirmada por Amazon este mismo año. Mientras llega, disfrutad de la primera temporada. Ya me lo agradeceréis en los comentarios. Un saludo y sed felices.

GOLIATH | Opening Title Sequence from DataBassTV on Vimeo.

P.S.: os dejo también el primer episodio completo, subido por Amazon Video a Youtube. Espero que funcione. Eso sí, en inglés. Importante: William Hurt no aparece hasta el segundo episodio por lo que no os quedéis solo en este.



Loading...

el autor

Toda la vida leyendo cómics. Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez. Osamu Tezuka es el Dios del Manga. Él fue el que definió…