Opinión: Assassin’s Creed es una excusa. El futuro de la saga está en lo meramente visual

7

Ubisoft es un estudio conocido por sus prácticas abusivas los últimos años. No es EA, quien se lleva la palma e incluso está entre las empresas más odiadas del año pasado por prácticas como las que hizo con Battlefront 2, videojuego con el que se esperaban redimir frente a la audiencia y que, si bien ha conseguido un producto mejor en cuanto a calidad, han vuelto a ponerse en entredicho con prácticas que la han convertido en el hazmerreír.

La saga más destacable de los últimos años, el abanderado de la compañía francesa, tiene como símbolo una capucha y, como era de esperar, sufrió las consecuencias del abuso de Ubisoft. 10 títulos en 11 años que tiene la compañía, con uno anual excepto el año pasado, y sin contar los spin-off titulados Chronicles, que con ellos sumamos 13. ¿La jugada de retrasar el desarrollo de Origins ha servido? Muchísimo. ¿Cambiará a la compañía? Lo dudo.

Cuando a la gallina no le quedó huevos de oro

Assassin’s Creed nació en 2007. Ubisoft Montreal desarrolló con este título su primera IP que no era de terceros. Con una clara inspiración en la acción ágil de Prince of Persia, el videojuego se cimentó en la masividad, colocar al jugador en entornos detallados con mimo y darle mínimamente la posibilidad de elegir cuándo hacer las misiones principales. Este título se enmarcaría en la Tercera Cruzada, pero esto solo serviría como contexto para desarrollar una historia independiente, la historia de los asesinos y los templarios.

Sin embargo y como todo lo que da dinero, porque Assassin´s Creed dio mucho, se acabó por producir en masa. El problema vino en 2013. Assassin´s Creed Black Flag había salido al mercado y, excepto un año que hubo de margen entre el primer y segundo título cronológico de la saga, Ubisoft nos había deleitado con un juego por año. Black Flag supuso el cambio de tornas que la franquicia debía tomar a estas alturas, no parecerse a nada de lo anterior. En mi humilde opinión Black Flag tiró por suelo lo que era la saga hasta el momento y se colocó como uno de los peores videojuegos. No es que no fuera divertido, de hecho lo fue tanto que tuvo un spin-off que al final se incluyó en la historia principal y una secuela espiritual (más bien porque recicla el combate) llamada Skull and Bones; sino que siguió la estela del tercer título y que ha replicado este Origins: explorar periodos y épocas por el simple morbo, la historia ya es secundaria.

Sin embargo, no fue con Black Flag cuando descubrimos la cara oculta de la compañía, Unity hizo todo el trabajo. Assassin’s Creed Unity no fue mal juego, eso de primeras. Recuperó lo que la compañía había perdido por el puro hecho de explorar épocas para centrarse en una Revolución Francesa que, a pesar de ser un mero contexto (como lo fueron las Cruzadas y ahí todo el mundo callado), era un continuo bug. A Ubisoft Montreal se le vino encima lo que muchos veíamos venir, un desarrollo anual no hacía más que evitar plasmar nuevas ideas y fomentar el copia-pega.

Las respuestas de los fans fueron tan demoledoras que la compañía tuvo que salir a pedir disculpas. ¿Pedir disculpas por haber fastidiado ellos la saga? Increíble, pero cierto. Aun así con su lanzamiento a finales de año, a principios del siguiente comenzó el festival de rumores acerca de la nueva localización del juego, que resultó ser la Inglaterra Victoriana. Ubisoft no había aprendido.

La excusa de las épocas históricas

Concept art del llamado Assassin’s Creed Ragnarok

Asumamos que Assassin’s Creed es una rueda quemada que aún puede sorprendernos, ¿Podría? Ubisoft tiene muchas esperanzas en hacerlo, pero la vida útil de la saga está llegando a su fin. ¿Origins es el retorno al buen camino? No, de hecho diría que es el nuevo cambio, la segunda parte del que ya afectó a Black Flag. A pesar de incluir ciertos cambios roleros, Origins no es más que la excusa de la compañía para llevarnos al Egipto antiguo.

Una vez leí la frase “me dan pena los diseñadores de arte de Ubisoft. Son excepcionales, pero solo sirven para decorar un juego que será bueno y poco más, y su trabajo quedará de lado hasta que veamos a dónde se han ido en el siguiente título”, y no le faltó razón. Esta semana pasada un trabajador de Ubisoft Milán subió a Internet un concept art de un barco vikingo y un paisaje nórdico. En seguida saltaron las alarmas y corrió la voz asumiendo que la compañía nos llevaría a la Escandinavia vikinga. En esta frase tiene mucha importancia la expresión “nos llevaría”, porque ya no jugamos a los Assassin’s Creed por su historia o por ver cómo conecta con el resto (conexión que desde Assassin’s Creed 3 es cada vez más difusa), sino por explorar tierras que siguen el mismo esquema en todos los juegos: mapeados grandes, decenas de misiones, una principal que seguir y las necesidades completistas de la industria en forma de coleccionables. ¿Y esto es malo? Por supuesto,Ubisoft quiere que sintamos lo que podríamos vivir con un documental o un simple walking simulator, pero con un hombre o una mujer pegando botes por ahí.

Como fan de la saga, cuyo amor por ella ha disminuido con el tiempo, considero que el siguiente cambio lógico es desaparecer. Ubisoft ha sido una compañía prolífica y no se puede decir que no hayamos tenido obras suyas de esta franquicia en los últimos 11 años, pero la evolución de Origins será refinar su fórmula rpg y el siguiente paso es acabar con la saga. ¿Lo hará? Por supuesto que no, la gallina de los huevos de oro ha empezado a producir buenos resultados de nuevo y Ubisoft se ha visto obligada a redefinir su futuro, solo esperemos que la etapa vikinga no llegue este año, aunque al fin y al cabo el dinero pierde a más de uno.

el autor

Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos y el cine como medio de escape, sacrificando la vida social. Aunque no me arrepiento. Fan hasta las venas de Batman y El Señor de los Anillos. El mundo se me queda corto, mejor dejadme en la Tierra Media.

7 comentarios

  1. Bueno, no coincido, me ha gustado mucho Origins, creo que es un GRAN repunte de la saga y tengo muchas ganas de ver más períodos históricos (y si es cierto lo de Escandinavia, deme diez). Lo único en lo que te doy la derecha es que la conexión entre juegos es cada vez más difusa. Pero nada, que el artículo es claro al empezar por la palabra “opinión”.

    • Alberto Lloria el

      De hecho no me está disgustando Origins (de hecho este artículo viene porque porque he empezado hace escasas semanas a jugarlo, un poco tarde lo sé jajaja), pero es innegable que el cambio de rosca que supone este juego debía haber venido antes. Al hacerlo ahora denota que la saga ya se interesa por lo visual más que otra cosa, que ya lo habíamos visto en parte con juegos anteriores. Que coincidamos en lo difuso de la historia es interesante porque pensaba que era el único loco que lo pensaba. ¿Qué son los asesinos? ¿De dónde viene la orden? Y así un largo etcétera de preguntas que se han difuminado porque en cada juego se ha cambiado X o Y. Veremos a ver cómo sigue entonces.
      Un saludo Matías y gracias por comentar.

      • Carlos Cuevas el

        Coincido plenamente contigo, Origins solamente contó la historia de un desamor y al final del juego no entiendes ni cómo se formó la hermandad, por ahí fue fácil colocar capuchas cuando acabas el juego y listo, el DLC de los ocultos que esperaba ahondará más en el tema de los asesinos fue más decepcionante y hacer un DLC de los faraones solo porque visualmente se ve muy bien pues me parece absurdo, El juego es brillante y creo que triunfaría mas si no le hubieran puesto Assassin’s Creed, lo sentiría menos hipócrita, estoy de acuerdo acerca de lo que mencionas del Black Flag pero ese es el último juego con una gran historia, de ahí han rebajado tanto que incluso el protagonismo del personaje desde Unity lo tienen que dividir con una mujer ya sea como antagonista/romance, hermana, esposa etc y no terminan de profundizar en la psicología del protagonista, quieren hacer tan interesante el personaje femenino que terminas por desepcionarte del personaje masculino. Soy fan de Assassin’s Creed desde el primero, pero espero con anclas el día que anuncien que han decidido terminar con la saga….se que ese día está lejos

        • Alberto Lloria el

          Buenas Carlos, es un placer haber coincidido contigo. Lo cierto es que aún estoy acabando este Origins porque se me hizo cuesta arriba y lo tuve que apartar. Estoy en sus últimos momentos y la historia me parece un insulto, con momentos interesantes, pero al ser un Assassin’s Creed esperaba que lo que Ubisoft vendió como “se testigo del origen de la Hermandad” se ha quedado en unos 4 gatos que se alían y que dos de ellos llevan capuchas porque sí.
          La verdad es que le tengo mucha tirria a Black Flag y lo cierto es que querría volver a pasármelo para ver si le cojo más cariño que a estos últimos, pero sí, este juego marcó el punto en el que la saga comenzó a caer irremediablemente.
          Solo nos queda esperar a ver si acaba compañero, pero no será pronto.

      • Lo que comentáis es una gran verdad, además juegan con el afán completista que actualmente hay en los videojuegos. Però en el momento en que finalice Origins, pude entre ver el origen de Altair y el de Etzio. En mi opinión queda muy claro el como empieza la orden y el porque de estas ubicaciones, aunque Siria no sea Egipto por proximidad es possible. Te ánimo ha qué finalices el juego, o almenos la historia principal, quizás después quieras editar tu articulo.
        Un saludo.

        • Alberto Lloria el

          Buenas Marc, como le comentaba a Carlos, estoy en los últimos momentos de Origins y no es un mal juego en general pero la historia si que me ha parecido con muchos momentos malos, o no malos sino mal llevados. El origen de la orden de asesinos se me antoja muy de casualidad, pero espero a ver el final y te responderé con qué me ha parecido en conjunto.
          Un saludo.

  2. Me ha parecido uno de los dos mejores juegos de la saga (de los que he jugado) junto al segundo y el brotherhood. Es adictivo, es una delicia visual y matar a cierto personaje como historiador que soy me puso pitoso. Le soy un notable alto. Quizás el final es muy soso eso de contar el origen del credo en un minuto está regular, pero bueno tampoco esperaba nada. Un juegazo. Dicho esto basta de Assassins por mi parte

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos una semana más a los análisis de The Walking Dead. La serie ha vuelto de las vacaciones de Navidad con un episodio que ha…