¿Por qué Disney no debe comprar Fox?

9

Pocas veces una simple posibilidad había causado tanta expectación. La intención de Disney de comprar Fox por unos 60.000 millones de dólares ha desatado las fantasías de millones de espectadores, incluidos algunos de los miembros de Lascosasquenoshacenfelices. La idea de incorporar a los X-men a la fase 4 del Universo Cinematográfico de Marvel es demasiado suculenta. Los fans de las películas de superhéroes ganan. El cine pierde.

La operación no supone una compra-venta más. Fox es el cuarto mayor conglomerado audiovisual del mundo. La adquisición de la compañía por parte de Disney le dejaría con la única compañía de Universal y Warner Bros como competidores en un mundo de capa caída. Hablo, por supuesto, del cine comercial estadounidense.

Disney ha sido, como bien dice Mario, la productora más taquillera del año. También lo fue hace dos. El año pasado fue superada por Universal, aunque hay que aclarar que dicha productora estrenó 21 películas por 11 de Disney. Los números son abrumadores. Más teniendo en cuenta que, hace doce años, Disney estuvo al borde de la venta. Desde entonces, gracias a un cambio de viraje, la compañía adquirió Pixar, Marvel y Lucas Arts. Entre superhéroes, galaxias lejanas y remakes de los clásicos Disney, el dominio de la compañía va adquiriendo tintes de monopolio, con todas las desventajas que ello conlleva.

Por definición, el monopolio implica restricción de producción y de variedad. No hay competencia, luego no hay esfuerzo por mejorar. Disney lleva un par de años sabiendo que, haga lo que haga, sus películas van a generar una buena taquilla. Parecía que Warner con su división DC podía suponer un digno rival contra el UCM, pero ni la crítica ni la taquilla apoyan, de momento, la iniciativa. La compra de Fox no solo supondría el añadido de los 4 fantásticos, Deadpool o los X-men. Hablamos de una compañía con años de historia. Sería un paso de gigante en el plan de Disney para la dominación mundial del medio audiovisual.

Scorsese ha encontrado en Netflix la libertad para sacar adelante su creatividad.

Todo esto ocurre mientras soplan vientos de cambio. La irrupción de las plataformas de streaming ha provocado una revolución estupenda para el espectador y preocupante para las productoras. La primera muestra de temor se dio en Cannes, que cometió el error de prohibir las películas procedentes de Netflix en la Sección oficial.

En un momento en el que Hollywood ha vuelto a adquirir los tintes del sistema de estudios clásicos, con estrellas atadas años y años a una productora y plazos inamovibles de estreno, hay una fuga de talentos tremenda a las plataformas. Scorsese, Fincher, Mary Harron, los Coen y otros guionistas y directores han encontrado en Netflix la libertad creativa de la que carecían en Hollywood, donde parece que si no metes a un superhéroe no vas a ganar dinero. Dado que las plataformas tienen sus clientes fijos, no importa la audiencia. Si a un espectador no le gusta Mindhunters, tiene Daredevil, House of cards o Alias Grace. No hay que sudar para conseguir audiencia. La consecuencia es que la televisión lleva años adelantando en calidad al cine. Ya lo ha dicho Nolan recientemente en una entrevista: sería inviable su trilogía del Caballero oscuro en los tiempos actuales. ¿Os imagináis a Warner dando cuatro años para una secuela de El caballero Oscuro en 2018?

Por supuesto, Disney entiende el negocio mejor que nadie. Ya ha anunciado que va a estrenar su propia plataforma. Al contrario que Tarantino, Nolan o Thomas Anderson, la productora sabe que las plataformas de streaming son el futuro. El cine cada vez es más caro y el modelo del blockbuster moderno se está agotando.

Si Disney adquiriera Fox, la mayoría de las películas destinadas a reventar la taquilla en un año estarían cortadas por un mismo patrón. No digo que Fox sea la panacea del cine comercial, pero es lógico pensar que las grandes productoras de cine intenten tener los mejores proyectos frente al gran conglomerado del ratón Mickey. Lo dicho, sin competencia, no hay esfuerzo por mejorar. Sin esfuerzo, es muy difícil que haya calidad. Sin calidad, la desidia será el denominador de todas estas películas. En definitiva, la operación podría suponer una estocada mortal para una industria hollywoodiense que aún no sabe como digerir el auge de las plataformas de televisión.

Es pronto para saberlo, pero creo que estamos ante los últimos pasos de una época en el mundo del cine. Desconocemos si lo que venga será mejor o peor. Solo que será diferente. Y Disney pretende estar preparada para lo que venga.

Un saludo y sed felices!

 

el autor

Médico en los meses más oscuros de mi vida . Bajo la tenue luz del flexo, busco reafirmar mis conocimientos sin despreciar las cosas que me hacen feliz.

9 comentarios

  1. Opino lo mismo, babeo por la posibilidad del retorno de los 4F y los muties a Marvel. Pero al final esto será un monopolio y no hay marcha atrás. Funciona así en el mundo bancario, el de la alimentación y telecomunicaciones. Poco a poco menos actores en escena y el poder lo tiene alguien. Ya veremos si implosiona o no.

    • Fernando Vílchez el

      La cuestión es que, aunque 5 de las 10 películas más taquilleras de la historia del cine son del Disney de los últimos años, hay un fenómeno que cada vez empuja más. Cada vez más actores se marchan a la televisión y, lo que es mas importante, más directores. No es casualidad que los únicos que defiendan el cine tradicional sean directores que tienen a las productoras comiendo de sus manos. Son los únicos no atados al cada vez más esclavista sistema de estudios. El Hollywood actual recuerda mucho al de finales de los 40. Hasta que llegó la televisión.

  2. Pedro Perez S. el

    Hola Fernando. Voy en el autobús, camino de El Corte Inglés, a gastarme el sueldo en compras navideñas al tiempo que leo este artículo. Lo señalo para dejar constancia de que a consumista no me ganan muchos y que soy un enamorado del mainstream, de lo que Disney es ya el máximo exponente.
    Creo que he sido, soy y seguramente seré el máximo defensor de Disney en esta web. Para mi, no son el imperio del mal sino una compañía que ha dado con la tecla de lo que le gusta al espectador, cosa que el resto no ha sabido hacer. ¿Qué tienen una inmensa maquinaría detrás? Si pero los otros no le van a la zaga. ¿Qué sus películas atraen al público infantil? Pues bueno. Si es lo que quiere el público y les da dinero, ¿por qué no? Todos estos factores están ahí pero no conozco a nadie a quien le hayan puesto una pistola en la cabeza para entrar a ver una película Disney. Es más, conozco a gente que despotrica de sus películas y aseguran que pasarán por caja en las siguientes, como es el caso del Episodio 8 de Star Wars.
    En tu argumentación veo una contradicción que no acabo de entender. Por un lado, dices que: “Por definición, el monopolio implica restricción de producción y de variedad. No hay competencia, luego no hay esfuerzo por mejorar. Disney lleva un par de años sabiendo que, haga lo que haga, sus películas van a generar una buena taquilla.” Es decir, que Disney corre el riesgo de apalancarse. Pero por otro, al confrontar plataformas como Netflix al modelo de negocio de Disney dices que: “Dado que las plataformas tienen sus clientes fijos, no importa la audiencia. Si a un espectador no le gusta Mindhunters, tiene Daredevil, House of cards o Alias Grace. No hay que sudar para conseguir audiencia. La consecuencia es que la televisión lleva años adelantando en calidad al cine.”
    ¿En qué quedamos? ¿Si eres Disney y tienes la taquilla en el bolsillo sin bajar del autobús te apalancas creativamente y si eres Netflix la audiencia te la pela porque ya tienes tus suscriptores y te conviertes en un genio creativo? ¿Lo que vale para unos es a la inversa para otros? Es significativa esa imagen de lo último de Scorsese en Netflix con De Niro, Pescy y Pacino: tres viejas glorias que encadenan fracaso tras fracaso en taquilla gracias a que se apalancaron y facturaron un bodrio tras otro, sobretodo en el caso de Robert De Niro, que lleva dos décadas viviendo de poner muecas. Da la sensación de que muchos se pasan a las plataforma porque su cine se ha quedado estancado y ya no interesa a la audiencia que pasa por taquilla y allí les dejan repetir sus esquemas porque les salen relativamente baratos, como vimos con Woody Allen en Amazon. No es raro que las productoras coman de la mano de Nolan o Tarantino ya que ellos si han sabido hacer un cine que llena las salas, que es de lo que se trata al fin y al cabo. Ojo que el detalle de la taquilla es importante: una cosa es pagar unos 8 euros cada vez que vas al cine, con lo que cada vez te la juegas a que te guste o no el producto y otra es pagar un fijo al mes que equivalen a unas dos o tres entradas de cine y que me den diferentes productos; ¿quién se la está jugando aquí? ¿Disney o Netflix? ¿quien arriesga: el espectador de las salas de cine o el de las plataformas?)
    Por último, me meto en el rollo Marvel. Y digo rollo porque el tema ya es muy cansino. Creo que a Disney, Marvel se la pela. Sí, están ahí y forman parte del negocio pero ni mucho menos es su principal preocupación. Marvel Studios ya había iniciado su andadura cuando ellos la compraron. Ya estaba Kevin Feige, Robert Dowmney Jr y Iron Man y tenían su fase 1 ya planificada. La principal preocupación y el mayor negocio de Disney son sus propias franquicias, las creadas por ellos: Frozen, Piratas del Caribe, todo lo de Pixar (que siempre han distribuido) etc. En Disneyland Paris, los superhéroes brillan por su ausencia. Como mucho unos llaveros, alguna camiseta y para de contar. No tienen ni una sola atracción ni ninguna tienda temática dedicada a ellos, como si tienen los Piratas, Toy Story, las princesas Disney, etc. Y por supuesto, Star Wars. Eso si les da mucho dinero y lo miman. Pero los superhéroes Marvel, aunque muchos no lo crean, no les quita el sueño. De ahí que el recuperar los derechos de los personajes en manos de Fox es un añadido pero ni de lejos el principal motivo del negocio.
    Nada más. Perdón por el tocho. Un abrazo.

    • Fernando Vílchez el

      ¡Qué alegría verte por aquí, Pedro! Vamos por partes. Yo no digo que Disney sea mala. De hecho, lo que está haciendo es natural. Es más, es admirable como ha gestionado su situación desde 2005, cuando estuvo a punto de ser comprada. Solo digo que Disney ni debe comprar FOX si queremos que el cine comercial tal y como lo conocemos prevalezca. Lógicamente, el espectador friki ve este acuerdo y se le hace la boca agua pensando en x-men, pero como bien dices, el acuerdo es mucho más que eso.
      Con respecto a netflix y el monopolio, creo que no he caído en ninguna contradicción. En primer lugar, porque Netflix no tiene ningún monopolio. Esta HBO, Amazon o Movistar + aquí en España. Además, el perfil del suscriptor de una plataforma no es el mismo que el de una persona que va al cine. Si yo no veo nada que me interese en el cine durante un mes, pues no voy. No pierdo tiempo ni dinero con ello. Sin embargo, como consumidor de una plataforma por la que pagó una suscripción mensual, exijo calidad día sí día también. El mes que no se estrene algo de calidad ya es probable que empieces a dudar sobre darte de baja o no. Así que la audiencia importa en lo que respecta a la calidad. Hay que dar productos buenos, no importa el tiempo que se necesite. Lo que no necesitamos es series hechas con prisa para aprovechar el momento y conseguir un % de share. Un abrazo enorme!

      • Pedro Perez S. el

        Bueno, Disney tampoco tiene ningún monopolio por el momento. Si Netflix pudiera comprar HBO seguramente lo haría. No son ninguna ong.
        En fin, no se como se mueve Netflix ni cuál es el perfil de sus suscriptores pero estoy convencido que nadie se plantea darse de baja de un servicio si estrenan un bodrio por temporada (¿Iron Fist? ¿Luke Cage?). Hay un factor de comodidad importante, que es el mismo que nos mueve a no cambiar de peluquero. Además, es barato, no nos engañemos. Y la mayoría comparte la suscripción, con lo que sale más barato aún. En resumen, que es más complicado llevar la gente al cine que no tenerlos aportronados en el sofá con el mando a distancia. Un saludo.

    • Unoquepasabaporaquí el

      Ojo que en el Disneyland de Hong Kong si que tienen atracciones Marvel, pero si nosotros somos muy frikis de los superhéroes Marvel, que lo somos, los asíaticos son unos frikis que se flipan mucho. Allí tienes ya tu montaña rusa IronMan.

  3. Fernando Vílchez el

    Por cierto, una cosa que se me había olvidado. Precisamente de niro y pacino son dos actores de capa caída cuyos mejores trabajos en los últimos años han sido en televisión. Como Susan sarandon, Kevin spacey, robin wright, jessica lange, Gabriel byrne….. Y así unos cuantos más. Tal vez el problema no sea de los actores que escogen los papeles, si no de los guiones que les llegan.

  4. DeNiro no tiene la culpa de que no le lleguen buenos personajes. ¿ Quantas peliculas tienen como protagonista un personaje de mas de 50 ? Poquisimas, y en Hollywood aun menos. Y lo mismo para Al Pacino.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
Parece que Netflix tiene un creciente interés en expandir sus dominios alrededor del globo. Ya no solo por querer traer productos extranjeros a su plataforma,…