Reseña de Paletos Cabrones (tomo recopilatorio 2)

0

Este mismo mes de octubre la editorial Planeta Cómic lanzó en España el segundo tomo recopilatorio de Paletos Cabrones, el cómic de Jason Aaron y Jason Latour que triunfó en los Eisner llevándose el premio a mejor serie regular del año. Aquí podéis leer la reseña de la primera entrega en Las Cosas que nos Hacen Felices, donde mi compañero comenta también quiénes son los autores. Avalado por el reconocimiento de uno de los premios más relevantes de la industria en Estados Unidos, Paletos Cabrones demuestra ser una de las muestras de talento más notables que podemos encontrar en el catálogo reciente.

Qué ofrece esta nueva entrega

paletos-cabrones-las-cosas-que-nos-hacen-felices-4

En este segundo volumen, que cubre todo el segundo arco argumental de la obra, seguimos a un personaje presentado en el primer tomo como antagonista, cobrando aquí una relevancia total. El entrenador Boss recorre su pasado ayudando al lector a comprender los puntos clave de su vida, lo que supone consolidar la vuelta de tuerca que que sugería el suceso final del anterior volumen. Se acentúa así el aspecto coral del relato, elemento que promete ampliarse aún más en siguientes entregas. La historia se detiene y echa la vista a cómo este hombre sufre para lograr su propósito de formar parte del equipo de fútbol local, y cómo los incesantes impedimentos le corrompen y retuercen dolorosamente. El pueblo ejerce sobre él una influencia inevitable y que parece encerrar a sus habitantes.

Narración agil y con clase

paletos-cabrones-las-cosas-que-nos-hacen-felices

Paletos Cabrones continúa con su fantástico uso sucio, áspero y visceral del dibujo acompañado de colores intensos pero desgastados. Tiene predilección por una paleta de tonos rojos y marrones, pero con usos tan esporádicos como relevantes de marcados azules y negros (que tienen aquí menos presencia que en la primera recopilación). Esta elección hace que los colores acompañen la violencia del relato creando la estética de suciedad, corrupción y desesperanza que hacen del Sur estadounidense que retrata un paraje que destroza y  retuerce a quienes viven allí, culminando la inmersión en el inmundo pueblo en el que se desarrollan los hechos y las vidas de los personajes.

Otro punto fuerte, compartido en los dos tomos, es el buen uso del diálogo. Se recurre al texto cuando es imprescindible para avanzar en la historia, porque la imagen es la que lleva la voz cantante. Así, la combinación entre lo escrito y lo dibujado conforman un conjunto potente y trabajado que demuestra conocer los mecanismos de su formato. No tenemos diálogos abrumadores, redundancias o pomposidad en el guión; esto dañaría la imagen de sequedad del pueblo y sus habitantes. Tampoco se cae en el gratuito recurso de que los personajes filosofen en cualquier circunstancia para explicar (o sobreexplicar) lo que la narración no es capaz de transmitir. Todo esto se agradece a la hora de la lectura y permite ese desarrollo de personajes bien planificado y trazado que, en el fondo, es la base de la obra. Personajes que tienen una doble dificultad por el carácter coral y sin protagonista claro de los dos tomos (una obra más extendida sobre el mismo personaje tiene más fácil dibujar una proyección de éste).

paletos-cabrones-las-cosas-que-nos-hacen-felices-2

Son estas personas las que luchan por salir adelante y se pierden en el camino. El entrenador Boss tiene un muy interesante pasado que, a base de pinceladas, descubre a una persona con muchos más matices de los que el primer volumen adelantaba. Se disuelve el misterio que le envolvía en esta primera parte, para dar paso a la profundidad psicológica que va unida a los cambios narrativos sin perder la coherencia del conjunto. Y, no menos importante: sin perder la agilidad que evita que la obra sea monótona.

paletos-cabrones-las-cosas-que-nos-hacen-felices-3

Y es que la historia acompaña este cambio con una transición narrativa: la obra es menos lineal y usa más recursos para contar lo que sucede que el primer acto (el cual ya usaba muy correctamente estos elementos, pero de forma más convencional). Así, se refuerzan todos los puntos fuertes que se habían planteado en las entregas protagonizadas por Earl y se da paso a una menor importancia del cliché que se había empleado para sentar las bases.

Conclusiones

El segundo volumen de Paletos Cabrones continúa una historia llamativa contada con talento y frescura. Sus personajes sufren y mientras esto ocurre Aaron y Latour transmiten una interesante visión del sur de Estados Unidos de la que es imposible no caer prendado.

Enlace al cómic en la web de Planeta de agostini cómics



el autor

En twitter me llamo @pga_es y hay gente que piensa que hablo de golf. No les culpo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Análisis de los capítulos anteriores Historia Continuamos donde nos quedamos en el episodio anterior, con Maya Gowen escapando del sótano de Thomas Goff, algo que…