Crítica de Seven Seconds, otra serie policial más para el montón

2

Antes que nada perdón por la tardanza. Han sido unas semanas algo moviditas y no he podido traeros reseñas ”frescas” antes pero tranquilos que hoy vengo con los deberes hechos y os traigo una nueva crítica de la nueva serie de netflix, seven seconds, que se estrenó a finales del mes pasado. LLevamos un buen comienzo de año a lo que estrenos se refiere, entre las distintas plataformas en streming actuales (netflix, HBO, Amazon…) y los estrenos de cine, podemos estar bastantes contentos con el séptimo arte ya que nos están trayendo gran variedad de series y películas para todos los gustos.


Como ya he dicho antes, hoy os traigo la reseña de seven second, un drama criminal en el que trata un tema delicado como es la violencia policial a la que se enfrentan los ciudadanos afroamericanos en EEUU habitualmente y en el que la justicia es de todo menos justa.

”La muerte de un adolescente afroamericano en Jersey City pone en marcha una búsqueda de la verdad que la policía trata de ocultar”

Con esta sipnosis que nos trae netflix arranca seven seconds, la nueva serie de la plataforma en la que la trama nos muestra un tema que, por desgracia, es muy habitual en EEUU: la violencia policial contra los afroamericanos.

Seven seconds comienza con el atropello de un adolescente afroamericano a las afueras de Nueva York. El conductor es un policia novato que aconsejado por su nuevo jefe, huye de la escena del crimen dejando al chaval desangrándose. A partir de aquí vamos viendo los chanchullos del grupo policial para combatir el crimen donde no importan los métodos que utilizan contra el pueblo sino que solo miran por los resultados. Vemos lo podrido y corrupto que está el sistema y la caída en picado de los dos policias involucrados en el atropello y posterior fuga de la escena. Asimismo, vamos viendo el drama familiar y su agonía ante este crimen mientras que también somos testigos de los remordimientos, angustias y la tragedia que sufren los distintos personajes, cambiando el foco de atención entre unos y otros, entre los buenos y malos. A este conflicto inicial hay que sumarle los problemas diarios a los que deben enfrentarse la sociedad multirracial actualmente y la actuación de la justicia.

Ahondando un poco en mi opinión personal, me he encontrado dividida con esta serie. Os lo voy a explicar para que me entendáis. Fue el año pasado (creo) cuando leí que en Febrero se estrenaría este drama policial, leí la sipnosis y poco más y la verdad que me dio curiosidad y bastantes ganas de verla. Bueno, pues llegó el día, me puse el primer capítulo y para seros sincera no me causó nada, me quedé igual o peor que antes de verla. Hoy en día si hay algo que abunde en televisión son los dramas criminales, encendemos la televisión y tenemos una serie policial distinta en cada canal, miramos en netflix o HBO y encontramos 150 dramas policiales idénticos. Si no hubiera visto con anterioridad The Killing o la grandiosa The wire os diría que la serie es genial, estupenda y magnífica pero sintiéndolo mucho no creo que esté a la altura para decir que es uno de los mejores estrenos de la temporada ni mucho menos. Pero tranquilos, que con esto no quiero decir que no la veáis o que no os vaya a gustar, tiene puntos muy buenos que también hay que destacar; por ejemplo la novedad de que conozcamos la identidad del asesino en el piloto, no hay que esperar al último capítulo para saber de quien se trata ni es el misterio de la serie. El drama nos hace partícipes de la investigación en la que sabemos más cosas que los propios policias y en la que también vamos viendo como se las apañan los culpables para salir de esta y conseguir tapar sus huellas.

Seven Seconds

Otro punto a favor de la serie son sus actores e interpretaciones. Tenemos a la gran Regina King en el papel de la heroína y justiciera de esta serie y en el otro extremo encontramos a David Lyons, el sargento corrupto que enmascara el crimen. La trama se desarrolla a fuego lento pero con efectividad y no descarrila en ningún momento.

Con todo esto quiero deciros que merece la pena verla pero sin crearos altas expectativas como hice yo. Es una serie realista que trata un tema real y cruel y en la que el espectador llega a ver la delgada línea que traspasan entre lo legal e ilegal. No os esperéis una trama novedosa ni una originalidad descomunal porque no la hay, pero hay una buena estructura en la trama y unos personajes muy bien formados con interpretaciones grandiosas. Así que si queréis echarle un vistazo tranquilos que se hace llevadera y os va a llegar a gustar (en parte).

el autor

Nada como una buena serie para ser feliz.

2 comentarios

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
En los últimos meses hemos asistido a como Netflix intentaba asaltar el Olimpo de Hollywood a base de aceptar guiones que la industria cinematográfica más…