100% Marvel | Runaways: Eso fue ayer

0

Bienvenidos a Las Cosas que nos Hacen Felices y a esta mañana de agosto en la que, acompañado de un café en mi taza de el Gran Héroe Americano, os voy a hablar de otros héroes muy diferentes al canon establecido. Hoy os voy a hablar de este tercer número de 100% Marvel Runaways: Eso fue ayer.  Si queréis saber más sobre la serie de TV basada en este cómics será mejor que echéis un vistazo a este enlace

Intentar no hacer spoilers va a ser mi prioridad, pero no puedo asegurar que necesite mencionar ciertos sucesos para razonar mi “crítica”, así que recomiendo que si no has leído Runaways 1: De vuelta a casa y Runaways 2: Amigos para siempre no sigas leyendo y corre a hacerte con  esos dos tomos en tu tienda de cómics más cercana. Este tercer cartoné contiene los números USA 13 a 18 del volumen 4 a un precio de 18 euros.

Antes de entrar en materia de forma con mayor profundidad os diré que me este tomo me ha parecido una lectura ligera, pero no simplona, y que me ha divertido mucho más de lo que esperaba. Todos tenemos en mente cuando hablamos de Runaways de la etapa de Brian K. Vaughan que nos dejó tan buen sabor de boca pero  quiero que sepáis que Rainbow Rowell ha sabido recoger el testigo hacerse con las riendas de la serie.

Toda la trama de este arco va a girar en torno a la aparición de Alex Wilder y como sus compañeros y amigos van a reaccionar a lo que hizo anteriormente (¿Queréis saberlo?… Haceros con los tomos 1 y 2). El grupo se va a resquebrajar, van a aflorar las rencillas e inseguridades que van a demostrar lo vulnerables que son estos jóvenes que se vieron obligados a adoptar el papel de héroes.

Rowell  sigue a buen ritmo con esta historia juvenil y nos plantea un conflicto con unos villanos que es una mera excusa para explorar las personalidades, miedos y dilemas de los protagonistas. El guionista se permite detenerse un par de números para dar más protagonismos (si cabe) a ciertos personajes, es así, por ejemplo, que tendremos un capítulo sobre Compasión y otro sobre Nico y su báculo, además de una cena de navidad muy especial. Vamos a ser espectadores de una reunión muy orgánica y bien llevada para que no nos resulte forzada.  Como he dicho, los antagonistas de este tomo son las chispas que inician un conflicto principal que pasa a segundo plano cuando la historia se centra en la desconfianza y la traición. Rowell explota todos esos sentimientos encontrados obligando a los personajes es verse encerrados en un reducido espacio que pondrá a prueba su amistad.  Esta artimaña va a darnos situaciones tensas, con diálogos bien llevados, y momentos en los que los protagonistas van a verse superados. Como dije, este cómic es ligero, no es Watchmen de Alan Moore, pero desde esa ligereza construye una historia coherente que nos va a hacer devorar rápidamente sus páginas y de una sentada.

 

No podemos (ni debemos) olvidarnos del apartado gráfico de este Runaways. Aquí vamos a tener varios dibujantes que, en mi opinión, están a un gran nivel y que le vienen como anillo al dedo a la historia de Rowell. Desde el gijonés David Lafuente a Kris Anka nos van llevar de la mano a este mundo adolescente tan particular con sus trazos. Ambos hacen un trabajo excelente y sus estilos (aunque algo diferentes) encajan perfectamente y consiguen que no notemos demasiado el cambio de dibujante. Con su arte consiguen que esta obra brille más que Karolina en una noche cerrada y van a lograr que este producto sea más redondo si cabe.

Reglón aparte quiero hablar de las portadas de Kris Anka que me parecen una maravilla merecedora de mención y que van a ilustrar correctamente los diferentes números de este tomo. Me encantan la 13, 14 y 16.

En conclusión, creo que esta etapa de Rowell/Lafuente/Anka continúa las bases que en su día marcó Vaughan y que a todos hicieron disfrutar y eso es muy bueno. Runaways (como ya he dicho) es un cómic que se lee muy rápido y que os va a dejar un buen sabor de boca y con ganas de saber más sobre estos jóvenes disfuncionales.  Particularmente recomiendo esta lectura para quienes se hayan visto atrapados por la serie de TV y quieran saber más de estos personajes. Eso sí, comenzando por la época de Vaughan y los dos tomos anteriores de esta nueva de Rowell. La juventud pide paso y viene con fuerza a demostrar que son Jóvenes aunque sobradamente preparados.

Saludos desde el sótano de la batcueva.



el autor

Amante de DC (aunque el cine no me lo está poniendo fácil ultimamente) desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. El cliché de geek.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, compañeros de celda de un ángel loco, a este pequeño rincón del universo, donde cielo e infierno no han mandado representantes, por desgracia. Lo…