InicioCineAmerican Fiction, posible (y merecida) sorpresa en los Oscar

American Fiction, posible (y merecida) sorpresa en los Oscar

De tapadillo llega American Fiction o Ficción a la americana según la traducción de Amazon Prime, la plataforma que ha estrenado la película de Cord Jefferson protagonizada por Jeffrey Wright y nominada a cinco oscars (mejor película, mejor actor, mejor actor secundario, mejor guion adaptado y mejor banda sonora). Ahí es nada. Estamos ante una de las películas más inteligentes, adultas e interesantes en lo que va de año. Vamos al lío.

Una de negros

Thelonius “Monk” Ellison (Jeffrey Wright, nominado al Oscar a mejor actor) es profesor de literatura y escritor venido a menos. La película se inicia con la discusión de Monk (negro) con una de sus alumnas (blanca) porque a esta última le ha ofendido la palabra “nigger”, es decir “negrata”, escrita en referencia al título de una novela. “Si yo puedo con ello, seguro que tu también”, le dice Monk.

Pues va a ser que no. La cosa acaba a gritos y Monk es invitado a tomarse unas vacaciones que aprovecha para visitar a su familia: una hermana que es doctora en una clínica abortista, un hermano cirujano plástico que ha salido del armario (Sterling K. Brown, nominado al Oscar como mejor secundario) y una madre con principio de alzheimer, amén de una criada que lleva con ellos toda la vida.

american fiction

Monk anda cabreado porque no puede colocar su último libro (un tostón sobre los mayas) a ningún editor. El mercado quiere libros escritos por negros, perdón, por afroamericanos que se centren en las barbaridades que ha sufrido su pueblo y que remuevan la conciencia de los blancos, predominantemente W.A.S.P.

A Monk todo esto se la trae al fresco. Él sólo es un escritor de familia bien (su padre era ginecólogo) que sólo quiere escribir buena literatura. Que le pongan en la sección de Estudios Afro-Americanos sólo por el color de su piel y no por lo que cuenta, le repatea. “Y si quieren negros y negratas, es lo que tendrán”, piensa Monk, por lo que escribe una novela llena de clichés, mala de narices y escrita por un supuesto autor negro, ex-presidiario, perseguido por el F.B.I. y que cuenta sus vivencias en los ghettos.

Por supuesto la novela es un éxito, cosa que a Monk le repatea aun más pero necesita el dinero para cuidar de su madre y no le queda otra que seguir el juego hasta sus últimas consecuencias.

Jeffrey Wright

Zas, en toda la boca

Ya podéis ver que American Fiction es una bofetada a toda la hipocresía circundante hoy en día. No sólo la de los blancos anglosajones protestantes y heterosexuales, también a los blancos anglosajones católicos heterosexuales, a los no anglosajones, a los homosexuales, a los negros y a todo el mundo.

American Fiction pone en solfa a todo el buenismo que nos rodea, a esa tendencia a ofenderse por cualquier palabra que a uno no le guste, sacada de su contexto histórico, a toda la cultura oficial y la contra-cultura y muy especialmente a Hollywood y toda la hipocresía que le rodea. Porque por supuesto, el éxito de Fuck, que es como se titula el libro fake escrito por Monk, es total y Hollywood le compra los derechos pero, eso si, para hacer la película a su manera.

Y lo hace en forma de película inteligente, demasiado inteligente. Formalmente, American Fiction le debe haber sentado como una patada en los huevos a Denis Villeneuve, que el otro día decía que:

“El cine ha sido corrompido por la televisión. No me interesan en absoluto los diálogos. Imagen y sonido puros, ése es el poder del cine. Francamente, odio el diálogo. El diálogo es para el teatro y la televisión. No recuerdo las películas por una buena frase”.

Y se quedó tan pancho.

american 1

Pues eso, que American Fiction es diálogo, diálogo y más diálogo. No hay escena en la que los personajes permanezcan mudos. No llega a lo que conocemos como “teatro filmado” porque es verdad que se mueven por diferentes localizaciones y la cámara tampoco queda quieta pero prima más el diálogo y los personajes que la puesta en escena, esa imagen y ese sonido que según el perpetrador de Blade Runner 2049 es el poder del cine.

Por otro lado, hay momentos en que a American Fiction le pesa una cierta falta de definición. La película tiene más de comedia que de drama pero no anda exenta de esto último en varias escenas y pasa de un género a otro de forma demasiado brusca. Si al principio da la sensación de abundar en la crítica social y racial, al cabo de una hora parece que estemos ante una nueva versión de Tootsie que no acaba por concretarse.

La hipocresía de Hollywood

Esa indefinición, voluntaria o no, le pasa factura al final, demasiado abrupto y demasiado intelectual para el espectador medio. Ya me imagino los artículos en plan “American Fiction: el final explicado”.

Dudo que Jeffrey Wright o Sterling K. Brown se lleven el Oscar, aunque su trabajo no desmerece en absoluto del resto de nominados, muy al contrario. American Fiction se sustenta en tres patas: la historia, los diálogos y los actores. No se puede seguir la historia sin el buen trabajo de sus intérpretes pero que la hayan premiado con cinco nominaciones no deja de ser paradójico, cuando no hipócrita.

Porque, especialmente, en ese final, la película se erige en una feroz crítica a ese Hollywood que busca aprovecharse de todo y contentar a todos. No creo que gane el Oscar pero películas peores y más raras lo han ganado y, de hacerlo, confirmaría su mensaje, sería un sorpresón y la cara que se le quedaría a Christopher Nolan sería impagable. Un saludo, sed felices.

Pedro Pérez S.
Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.
ARTICULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos

Comentarios recientes