InicioSeriesAnálisis de Andor. Temporada 1. Episodio 7

Análisis de Andor. Temporada 1. Episodio 7

Bienvenidos a la rebelión. Bienvenidos al análisis del episodio 7 de Andor, la serie de Star Wars menos vista en Disney+ y sin embargo la mejor. Y es que la gente nunca está contenta. Si regresas a lo clásico, que si Skywalkers, que si planos escondidos en robots, que si ataques a bases gigantescas, pues eso, que te repites, que estás falto de originalidad, que vaya estafa… En cambio si les das algo nuevo y diferente, “Ay, no, que no me gusta, que no hay jedis, que no sale Dart Vader”. En fin, vamos con los enlaces a los análisis anteriores y al lío.

Declaración

Ese es el título que figura en el episodio pero no se bien a que viene. Estamos ante un claro ejemplo de episodio de transción. Tanto es así que el protagonista, Cassian Andor, no aparece hasta el minuto 17. Antes de eso, hemos tenido la reacción del resto del reparto al ataque a las instalaciones de Aldhani.

Esta visto que Andor y compañía han removido el avispero. A los imperiales eso de que les roben no les gusta nada y la respuesta será endurecer sanciones, impuestos y todo lo que trae consigo un Estado totalitario. Eso es justo lo que pretendía Luthen Rael, el titiritero en la sombra de la rebelión. Ni Mon Mothma estaba al tanto de lo que iba a suceder. No hay rebelión sin sangre, ni sin muertos.

Mientras Mon Mothma intenta acceder de forma discreta a su fortuna familiar gracias a la ayuda de un viejo amigo, la asistente e Luthen Rael se reune con Vel. Cassian Andor se ha convertido en un cabo suelto que hay que liquidar.

Mientras, el pobre Cassian regresa a Ferris para convencer a Maarva de que huya con él, a lo que ella le responde que se queda, y se queda por la rebelión, porque el Imperio ya ha llegado demasiado lejos. También por el recuerdo de Clem, que fue quien acompañaba a Maarva cuando lo rescató en Kenari; Clem, ejecutado por el Imperio y de quién Cassian tomó su nombre de mercenario.

A todo esto, en el BSI asistimos a toda una declaración de intenciones. De ahí el título del episodio, que en verdad podría traducirse por “anuncio”. El caso es que ya no hay excusas para no aplicar mano dura, ni tampoco excusas para esconderse o no mirar al Imperio de frente. También asistimos al ascenso de Deedra Meero, que se hace con el control de Ferris.

El episodio acaba con Cassian de turista en Niamos, que parece que es la Marbella galáctica. Pese a intentar pasar por turista, Cassian se ve enredado en la dialéctica del Imperio y termina sentenciado a 6 años de prisión. Ahora si que no va a estar agradecido, no.

Ya lo dijo Leia

Si, en el Episodio IV al Gran Moff Tarkin: cuanto más aprietes, más sistemas estelares se deslizarán entre tus dedos. Bueno, o algo parecido. Y ese es el plan de Luthen, obligar al Imperio a apretar para ganar simpatizantes. ¿O acaso creiáis que los rebeldes lo eran por simple y puro idealismo?

Por cierto, la declaración de intenciones del Imperio en el BSI, al principio del episodio, la realiza el almirante Wullf Yularen, posteriormente destinado a la primera Estrella de la Muerte, un personaje ya aparecido en The Clone Wars.

No es el único detalle del episodio que enlaza directamente con obras anteriores porque, si la memoria no me falla, es la primera vez en Andor que vemos soldados de asalto, que hasta ahora habían brillado por su ausencia. Un indicio de que las cosas van a ponerse realmente duras para todos.

Valoración del episodio

La serie se vuelve cada vez más compleja y este episodio es la prueba. Realmente no esperaba el destino de Cassian, ni que se conviertese para Luthen en un cabo suelto. Esperaba algo más convencional, del tipo “me leo el manifiesto rebelde, me arrepiento y me uno a la causa”.

Por otro lado, es realmente interesante las reacciones de los personajes y como cada uno muestra un aspecto de la guerra entre rebeldes e imperiales, convirtiendo la serie en lo más cercano a Juego de Tronos (salvando las distancias) en Star Wars. La traición, la conspiración, el pasarlas canutas, están a la orden del día.

Por otro lado, debo señalar que la trama que implica al ex-subinspector Syril se va haciendo ya cansina. Parece que nos quieran mostrar la parte más miserable de la galaxia, la caida en desgracia de quien apuntaba alto pero le vendría bien un empujón al tema.

Uno ya no sabe que hacer para seguir vendiendo la serie, la verdad. Muchos medios se han hecho eco de la escasa audiencia que tiene, sobre todo en comparación con otras series del mismo universo, a las que Andor da unas cuantas vueltas. Seamos realistas. Si la gente prefiere ver El libro de Bobba Fett es para que se lo hagan mirar y no se entendería sin no supieramos que en realidad es The Mandalorian 2,5.

¿El tono oscuro, adulto y complejo de Andor ha hecho que muchos le den la espalda? Pues ya puede ser. Ellos se lo pierden. Mientras, nosotros seguiremos aquí, a ver que pasa cuando se le caiga a alguno la pastilla de jabón en la prisión donde mandan a Cassian. Un saludo, sed felices y que la fuerza os acompañe.

Andor

Pedro Pérez S.
Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS