Análisis de Arrow. Temporada 4. Episodio 4: Más allá de la redención

0

Bienvenidos al análisis de la serie de superhéroes por excelencia, Arrow. A continuación tenéis los enlaces al análisis de los episodios anteriores y a nuestro resumen.

Nota media del episodio: notable. Después de dos episodios bastante flojos, el de esta semana ha resultado cuando menos sorprendente. “Más allá de la redención” está dirigido por Lexi Alexander, quién dirigió la única película Marvel que no parece Marvel: Punisher War Zone, claro que eso fue antes de que Disney comprase la compañía. Ya comente que eso me daba alguna esperanza pero, en lugar de encontrarme con lo que esperaba, una aproximación a Tarantino, resulta que donde brilla el episodio es en las escenas más intimistas. Pero vamos primero con las tramas que componen el capítulo.

Oliver Queen anuncia a la Arrow-Familia que se va a presentar a alcalde y para eso compra, gracias a los millones que Felicity Smoak malversa de Palmer Technologies (así no salvará a la compañía de la crisis, precisamente) la antigua sede de Sebastian Blood y la guarida secreta subterránea que venía con el lote, lo que será la nueva Arrow-Cueva, totalmente remasterizada por obra y gracia de Cisco Ramon, amiguete de Flash. La Arrow-Familia, ante el anuncio de la entrada en política de Oliver, ponen cara de “¿pero que me estás contando?”, cara que supongo pondría más de uno al enterarse al final del segundo episodio. Pero resulta que no es la primera vez que Flecha Verde se postula para alcalde. Ya en los cómics, en una etapa guionizada por Judd Winick, Oliver Queen consigue ser alcalde de Star City. ¡Por fin un argumento que no es copiado de Batman! Si, en los cómics Oliver Queen tiene argumentos como para desarrollar sus propias historias y parece que se atreven a plasmarlos en la televisión.

La Arrow-Cueva

Arrow-Cueva 3.0

Por otro lado, Lauren y Thea han regresado de Nanda Parbat y se han traído con ellas a Sarah Lance, a la que mantienen encadenada en un sotano ya que, como bien le comenta Damien Darkh al Capitán Lance, esa no es Sarah sino una bestia sin alma y lo mejor que podría hacer como padre es pegarle un tiro. Y eso nos lleva al gran protagonista del episodio, Quentin Lance.

Sarah Lance, bestia sin alma encadenada en un sotano

Sarah Lance, bestia sin alma encadenada en un sotano

El capitán Lance se entera de que su hija a vuelto a la vida o a un simulacro de vida y eso no hay padre normal que lo resista. Además, Oliver descubre su conexión con Darkh y por si fuera poco resulta que los villanos del episodio son un grupo de agentes corruptos de su comisaria. A lo largo del episodio tendrá que hacer frente todos esos problemas. Al final, tras reconciliarse en cierta forma con Oliver, el Capitán Lance pasará de traidor a infiltrado en la organización de Damien Darkh.

Ese protagonismo de Lance es lo que hace que este episodio se convierta en el mejor tras el episodio piloto, muy por encima de los dos anteriores, donde ya habíamos visto lo que podía dar de si el personaje: frases irónicas e ingeniosas, presencia en pantalla y el único capaz de enfrentar a Oliver Queen / Flecha Verde con su propio reflejo y evidenciar sus carencia y contradicciones. Y es gracias a la dirección de Lexi Alexander que la conversación entre Lance y Oliver, tras descubrir este último la alianza con Darkh, se convierte en lo mejor de lo que llevamos de temporada. Incluso Stephen Amell parece mucho mejor actor de lo que en realidad es y deja de actuar encorsetado. Esa dirección de actores se nota también en el discurso de Oliver al final del episodio, acentuado por el montaje de rostros que aparecen cuando él habla. Es curioso, cuando pensaba que las escenas de lucha cobrarían protagonismo por el curriculum de la directora en el cine de acción, sucede todo lo contrario: se convierten en intrascendentes y los personajes pasan a primer plano. 

Por todo eso, por el buen hacer de Paul Blackthorne como Quentin Lance, por la relevancia que toma el personaje, que al cuestionar lo que es Arrow / Flecha Verde y poner en evidencia sus contradicciones y flaquezas se convierte en reflejo del espectador que ve la serie (“Dices que ahora va a ser diferente. Demuéstralo.” le suelta a Oliver en uno de los episodios) es por lo que Quentin Lance que  convierte en el principal candidato a ocupar la tumba que vimos en el primer episodio. Porque ha sido Quentin Lance el que ha hecho evolucionar a Oliver en los episodios que llevamos hasta ahora y por eso será su perdida el que le de el empujón definitivo al final.

Quentin Lance, gran protagonista del episodio y principal candidato a ocupar una tumba

Quentin Lance, gran protagonista del episodio y principal candidato a ocupar una tumba

Por cierto, que al final del episodio Sarah Lance ha escapado de su cautiverio. Se impone salvarla y recuperar su alma y para eso nadie mejor en todo el Universo DC que el más cínico, arrogante e hijo de puta de todos los detectives paranormales. En el próximo episodio, “Embrujado”, llega a Arrow el gran John Constantine:



el autor

Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad