Análisis de Doctor Who: Temporada 11. Capítulo 5: El Enigma de Tsuranga

0

Volvemos otra semana más con nuestro capítulo de Doctor Who, esta vez llegando a la mitad de la temporada con el capítulo 5. Este capítulo ha resultado ser bastante entretenido y el primero de la temporada en el que El Equipo Tardis viaja al futuro. Hemos tenido hombres embarazados, monstruos adorables y épica espacial, así que si aún no has visto el capítulo, ya estás tardando.

Artículos relacionados

 

El siguiente artículo está lleno de SPOILERS, doy por hecho que habéis visto el capítulo o que no os importan que os destripen el capítulo.

Este capítulo vuelve a estar escritor por el showrunner de la serie, Chris Chibnall y dirigido por la directora Jennifer Perrot (The Raven).  Entre los actores invitados tenemos a Ben Bailey Smith, rapero conocido por Doc Brown, y que interpreta a Durkas Cicero, a Lois Chimimba en el papel de Mabli, Brett Goldstein como Astos, Suzanne Packer (Casualty) caracterizando a la general Eve Cicero y a David Shields como el androide Ronan.

El Enigma de Tsuranga

El capítulo comienza con la Doctor y sus companion en un planeta chatarra llamado Seffilym 27, o al menos eso cree la Doctor. En la conversación se refieren a que entre los capítulos pasados y este hay un vacío que no nos cuentan, algo que me gusta pensar que será aprovechado para un futuro en el universo expandido. Durante horas buscan algo que no nos cuentan con la ayuda de unos detectores especialmente calculados para buscar “eso”, pero sin tener suerte. Es como buscar una aguja en un pajar y los ánimos caen hasta que Graham parece encontrar algo. Pero en cambio de lo que estaban buscando, encuentran una bomba sónica que estaba camuflada y que ha sido detonada con su presencia, por lo que comienza la cuenta atrás. La Doctor intenta parar la bomba con el destornillador sónico, pero es inútil. La bomba explota y todos despiertan en un hospital futurista. La Doctor es la última es despertar y es analizada por Astos y Mabli, dos enfermeros que han usado tecnología futurista para salvarles la vida después de que encontrar su señal.

La Doctor quiere marcharse a pesar de que no recibir el alta médica y se encuentra dolorida. Ha perdido la TARDIS, su hogar, solo tiempo después de haberla recuperado. Buscando la salida encuentran a la general Eve Cicero, a su hermano Durkas y al androide Ronan. La Doctor reconoce a la general como una leyenda y nos hablan por primera vez del libro de celebrantes, lo que parece ser una especie de enciclopedia intergaláctica, en la que por supuesto aparece la Doctor, y varias veces. Me despierta mucha curiosidad este libro y espero que lo podamos ver en un futuro, parece un elemento que introduce Chibnall en el lore de esta temporada que usará en un futuro. A continuación de esto e intentando encontrar la salida de nuevo conocen a Yoss, un peculiar personaje que aunque tiene forma humana proviene de Gifftan. Yoss se encuentra embarazado a pesar de ser un hombre, y además de solo una semana a pesar de estar a punto de dar a luz.

La Doctor descubre que no se encuentra en un planeta, sino en una nave de rescate, por lo que esto dificulta bastante el escapar y aunque los médicos los dejaran en el planeta Resus 1, esto no tranquiliza a una Doctor que ha vuelto a perder su nave. Además, la ruta de la nave de rescate está bloqueada y no es posible cambiarla sin que esto sea considerado un ataque hostil y sea detonada. El trayecto que realiza la nave está en la frontera de una zona en disputa, pero les resulta extraño la cantidad de objetos que ven en el radar, hasta el punto de darse cuenta de algo se dirige rápidamente hacia la nave, hasta el punto de golpearla y romper el escudo. Lo que sea que ha entrado en la nave está en la zona de cápsulas, por lo que Astos y la Doctor se dirigen a inspeccionarlo por separado y sin contar con el resto de la tripulación para no que no cunda el pánico, algo que parece obsesionar a Astos. Cuando Astos llega a la cápsula entra, esta se desacopla y es expulsada al espacio sin remedio debido a que los controles están averiados debido a lo que sea que ha entrado en la nave, por lo que Astos muere sin ningún sentido y sin nada de épica en los primeros 15 minutos del capítulo, aunque hablaré de esto más adelante. Cuando la Doctor llega descubre el causante de todos los problemas: un pequeño alien rechoncho, aunque según nos advierten, bastante peligroso a pesar de su aspecto. Este bichín puede sobrevivir en el vacío y parece que puede alimentarse de cualquier cosa, llegando incluso a tragarse el destornillador sónico cuando la Doctor se acerca a inspeccionarlo. Una vez que este escapa, Mabli busca en la base de datos sobre este particular enemigo y se conoce con el nombre de Pting, estando en un nivel alto de amenaza, es indestructible y como pensamos puede comer cualquier material no orgánico, lo que dificulta su estudio. A pesar de no ser un animal carnívoro si no le detienen se comerá toda la nave si no logran detener esta grave amenaza.

El noveno pasajero

En el capítulo de esta semana está ubicado en el futuro por primera vez en esta temporada, concretamente si no recuerdo mal por el siglo 60 aproximadamente. Aunque me ha gustado este capítulo, creo que resulta bastante entretenido sin ser un imprescindible. Es la típica historia de una nave espacial que recibe la visita de un enemigo hostil, algo nada original. No me quiero repetir comentando lo mismo cada semana pero creo que volvemos a tener otro capítulo más en el que el guión es pobre pero los personajes secundarios y la interacción entre ellos es lo realmente interesante del capítulo. Creo que Chibnall como guionista deja mucho que desear en cuanto a tramas, pero es un gran constructor de personajes. Tengo muchas de ver que nos depara esta segunda mitad de la temporada, de la que 4 capítulos estará escrito por guionistas invitados, creo que le hará muy bien a la serie.

Esta vez el monstruo no me ha disgustado, aunque algunos criticaran que esta adorable criatura está diseñada para vender merchandising. Yo no criticaré esto, al final es una empresa y me parece lógico que busque beneficio mientras no suponga algo negativo para la serie. El diseño de la criatura no es demasiado elaborado y recuerdan a los adiposos que vimos por primera vez en la temporada 4. Más interesante me parecen sus características y aunque no creo que lo volvamos a ver en un futuro cercano, me ha gustado que la amenaza venga de un algo adorable pero indestructible, así como su ejecución y su constante sensación de peligro durante toda el capítulo sin causar miedo.

Como he dicho anteriormente, lo que más me ha gustado del capítulo han sido las relaciones de los personajes y como poco a poco sabemos cada vez más sobre la naturaleza de los companion, dando pinceladas cada capítulo. Hemos visto como Ryan se preocupa por el futuro hijo de Yoss, y que este se haga cargo de él, no como su padre. Creo que próximamente conoceremos más sobre el padre de Ryan y que tendrá más protagonismo del que podemos pensar en un principio. El resto de personajes secundarios me han parecido buenos, sobre todo la General Cicero y Astos. Que casualmente son los personajes que mueren, aunque en el caso de Astos vemos como de nuevo desaprovechan un personaje interesante matándolo en los primeros quince minutos de manera absurda y sin sentido. Otra muerte mal ejecutada que vemos en esta temporada como en el caso de Grace. 

Bueno, hasta aquí mi análisis del capítulo, espero que os haya gustado y comentéis vuestra opinión. Nos vemos en el siguiente capítulo, en el que Doctor Who nos llevará a la India de 1947. Este capítulo estará escrito por Vinay Patel, un director indio conocido por la serie No, You´d Better Watch Out. Tengo grandes esperanzas en este capítulo, sobre todo en lo que puede suponer para Yass.

Sed felices.



el autor

Economista frustrado. Cinéfilo de videoclub, seriéfilo de sofá, amante de los videojuegos y coleccionista de todo lo que se pueda poner en mi estantería. Crecí con una Game Boy verde pistacho y un reproductor VHS.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Un precioso, cautivador y espeluznante volumen basado en las mitologías japonesas de yōkai, yūrei  y obake que combina un aterrador suspense con una fascinante intriga…