Análisis de El cuento de la criada. Temporada 3. Capítulo 12.

0

Bienvenidos una semana más a Gilead, la distopía no tan distópica donde los hombres ostentan un cargo y las mujeres son monedas de cambio. Sin embargo, la revolución se está cociendo a fuego lento…

Análisis de la tercera temporada de El cuento de la Criada

Análisis de la primera temporada de El cuento de la criada.

Análisis de la novela El cuento de la criada.

Análisis de la segunda temporada de El cuento de la criada.

Solo queda un capítulo para el final de la tercera temporada y podemos decir que, a falta del colofón del clímax, las cartas están echadas de cara a la cuarta temporada. Si bien el pasado episodio se centró en el castigo a dos hombres mezquinos, esta vez el capítulo habla de dos sacrificios, uno merecido y otro más polémico.

SACRIFICIO MERECIDO

 

Por un lado, se confirman nuestras sospechas: Serena ha entregado a Fred a Canadá con la condición de poder adquirir la tutela de Hollycole. Un giro interesante del que veremos sus consecuencias en la cuarta temporada. Sin embargo, dado que son un matrimonio sospechoso de haber cometido crímenes de guerra, Serena debe esperar retenida mientras se procesa a su marido.

La escena de la revelación a Fred de la postura de Serena es magnífica por el desengaño que sufre el hombre, ciego ante los tejemanejes de su esposa. Una actitud incomprensible dado que el principal objetivo de Fred al luchar por Hollycole no era recuperar el amor de su esposa, si no volver a parecer estables ante la opinión pública y escalar en el gobierno de Gilead.

Serena está obsesionada con tener a Hollycole y no le importan lo que le digan o hagan contra ella. Ni siquiera que Moira le espete que su marido la violó en el Jezabel. Ha pasado página, ha entregado a su esposo a la justicia y nada ni nadie la va a detener. Su trama sigue siendo la más interesante de esta tercera temporada y, probablemente, sea la principal antagonista de la cuarta.

Fred, por otro lado, recibe la visita de Luke, que pretende ir de comedido pero que no puede evitar soltarle un puñetazo. Una escena gratuita que nos deja un único mensaje: June ya no es la misma. Gilead y Fred la han cambiado. Y tiene razón al decirlo.

SACRIFICIO POLÉMICO.

En Gilead, la situación es cada vez más favorable para la resistencia. Los Waterford han sido capturados y el resto de comandantes piensan que a Winslow le ha pasado lo mismo, por lo que vuelven a confiar en Lawrence para ser la voz de la razón a la hora de afrontar una posible crisis militar con Canadá.

Este aprovechará su nueva influencia para evitar que cierren las fronteras y así favorecer el viaje en avión de los cincuenta y dos niños.

Sin embargo, un nuevo obstáculo aparece. Eleanor Lawrence está cada vez más desquiciada en su afán por ayudar, buscando niños por la calle y estando a punto de arruinar el plan de June en varias ocasiones. Por ello, al entrar a su cuarto y ver que se ha tomado un bote de pastillas, June toma una difícil decisión y decide dejarla morir para que la revolución siga adelante.

No es un acto heroico, ni lo esperado en un personaje tan admirado a lo largo de este capítulo: El comandante Lawrence, las Marthas… todo el mundo la admira como la mujer que ha matado a un comandante y ha conseguido un avión para sacar niños de Gilead, un plan descabellado en el que nadie tenía esperanza.

Y, sin embargo, no hay revolución sin sacrificio. Podríamos pensar que es un acto cruel, pero siendo coherentes con el mundo de la serie, que Eleanor siguiera viva supondría el final de la resistencia. Los niños no saldrían de Gilead y, probablemente June en el muro o en las colonias, aunque, visto lo visto esta temporada, lo mismo solo la cambiaban de casa.

El cuento de la criada encara el final de manera trepidante, pero no nos olvidamos de la travesía por el desierto que ha supuesto el nudo de la tercera temporada. Siempre he pensado que El cuento de la criada es una serie que debería haber finalizado en aquella primera temporada pero, ya que decidieron continuar, no estaría de más cambiar de foco para evitar una nueva temporada con tanto relleno.

Un saludo y sed felices!

Hasta la semana que viene!



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
No todo va a ser ver la película. También habrá que discutir si la actriz que va a hacer de protagonista tiene el color correcto…