InicioseriesAnálisis de El cuento de la criada. Temporada 4. Capítulo 9.

Análisis de El cuento de la criada. Temporada 4. Capítulo 9.

Bienvenidos por cuarta vez a Gilead. La revolución que tanto tiempo se ha estado gestando ha comenzado. Ochenta y seis niños han sido liberados y transportados a Canadá por obra y gracia de June (Primero llamada DeFred y luego DeJoseph). La pregunta es, ¿Y ahora qué? Esto es El cuento de la criada.

Análisis de todos los capítulos de El cuento de la criada

Definitivamente, esta cuarta temporada es de transición. De enfocar el final de la serie, prevista para la quinta tanda de episodios, con una June ya fuera de Gilead, pero con la dictadura distópica (¿o no tan distópica?) todavía en su mente, amenazando su readaptación a Canadá con los que siempre le han querido. De enfrentarse a sus grandes némesis, al matrimonio Waterford, fuera del territorio de las Tías y Criadas.

Tras unos episodios necesarios para abordar el afrontamiento del trauma de June, el noveno capítulo vuelve a situar a todos los personajes en el tablero, aplanando la intensidad de la trama para resurgir al final en un fin de fiesta demoledor que presenta el probable conflicto definitivo de la serie.

Parece que June, en su nueva posición de revolucionaria de las supervivientes de Gilead, vuelve a encontrarse cómoda. Además, el ver que Luke ha hecho todo lo posible por localizar a Hannah le suaviza su carácter y coloca a su pareja a la altura de nuestra protagonista.

Todo el capítulo se centra en el recuperar a Hannah tras contarle June la verdad a Luke acerca del cambio de mentalidad de la hija que tienen en común. Esto permite a la serie que vuelvan a la palestra los dos personajes masculinos más importantes de Gilead: el comandante Lawrence y Nick.

La llamada a Lawrence muestra la ambivalencia que ha caracterizado al personaje durante toda la temporada. El comandante era el ideólogo principal de Gilead y se convirtió en un firme opositor del régimen al ver lo que los comandantes habían hecho con su pensamiento. Sin embargo, parece que el volver al primer plano del gobierno ha sacado su verdadero yo: un simple fanático del poder.

La conversación con Lawrence no es fructífera porque, a cambio de Hannah, el comandante le pide cinco de los ochenta y seis niños de Canadá. Un argumento potente por el desamparo que sienten algunos de estos niños al echar de menos a sus familias de Gilead. Pero imposible de asumir por June y, más importante todavía, por Canadá.

Eso lleva a la segunda opción, que con tanta entereza como dolor le propone Luke a June. Nick. El padre de Nicole. Y Luke es capaz de superar lo que pueda suponer un reencuentro con Nick si con ello consiguen la localización de Hannah. Incluso sugiere que June vaya con Nicole para que su padre pueda verla.

El reencuentro con Nick es una de las escenas más emotivas de la temporada, al ritmo del On the nature of Daylight (que hemos podido escuchar en películas como Shutter Island). June da rienda suelta a sus sentimientos con Nick sabiendo que, probablemente, sea la última vez que lo vea.

June vuelve a Canadá con la pérdida de Nick y la ganancia de la localización de Hannah. Todo parece ir viento en popa para nuestros protagonistas.

Parece.

EL RETORNO DEL ENEMIGO.

Fred y Serena han conseguido algunos apoyos entre los sectores más radicales de la sociedad canadiense y permiten a la visita de uno de los matrimonios de Gilead. Una cortesía que esconde una dura realidad para Fred: ya no es nadie en Gilead. Por mucho que sea uno de los más fervientes creyentes del régimen, este le ha abandonado.

Así que Fred toma una decisión. Decide pactar con Canadá y hablar sobre el funcionamiento del régimen a cambio de su liberación. Cuenta con poder convencer a aquellos que le siguen en Canadá y volver a iniciar un movimiento similar a Gilead.

Esto, obviamente, vuelve a desatar los más bajos instintos de June, que, seguramente, llevarán a un nuevo enfrentamiento con Fred y Serena en el último episodio de la temporada.

UNA RELACIÓN SIMBIÓTICA.

Por otro lado, se establece una extraña simbiosis entre Tía Lydia y Janine. La primera decide avasallar psicológicamente a la rebelde criada a través de Ester, la mujer del comandante que ayudó a Mayday al principio de la temporada

Pero también Janine es capaz de ablandar a Lydia y permitir un trato más amable a Ester. ¿Será esta el inicio de la contrición de tía Lydia?

Enlace a El cuento de la criada en HBO

Un saludo y sed felices!

 

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad