InicioSeriesEl Ministerio del Tiempo (Análisis)Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 2. Capítulo 3: Tiempo de...

Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 2. Capítulo 3: Tiempo de hidalgos

-¿Qué trae por aquí a un cuadrillero de la Santa Hermandad? Sea quien sea la criatura, no soy el padre.

Lope de Vega a Pacino.

Tras el capítulo de transición entre la marcha de Julián y la entrada de Pacino en la patrulla protagonista, la serie retoma su estructura normal, es decir, una misión episódica con personajes históricos conocidos y detalles de la trama central de la temporada.

En Tiempo de hidalgos vuelven tres personajes episódicos durante la primera temporada: el estadounidense Walcott, preso por el ministerio y liberado por el gobierno español; el magnífico Lope de Vega, el mejor personaje histórico de la serie, interpretado magníficamente por Víctor Clavijo; y el agente del ministerio de la época, Gil Pérez (Miguel Rellán), el mayor experto en informática del siglo XVII.

Walcott viaja en el tiempo a la España de principios de siglo XVII. Miguel de Cervantes ha acabado el manuscrito de El Quijote y el americano le ofrece una enorme cantidad de dinero por el manuscrito. Cervantes, que no le ve futuro a la novela y sí al teatro, acepta sin rechistar.

Salvador manda a la patrulla para sabotear la función de Los baños de Argel, la primera obra de teatro de Cervantes, para que este vuelva a la novela. Pacino, que no quiere actuar, se dedicará a buscar el manuscrito.

Cervantes es otro gran personaje histórico de la serie. Pere Ponce interpreta a un escritor de inmenso talento pero menor éxito que Lope de Vega. Un hombre al que la vida le ha tratado mal pero que ha sabido enfrentarse a las adversidades.

Una de las mejores escenas del capítulo es la del encuentro entre Pacino y Cervantes, es decir, entre un policía malhablado de los años 70 del siglo pasado y el novelista más importante de la literatura mundial. Genial cuando Pacino se fija en la mano paralizada del escritor. Considerado mundialmente como “el manco de Lepanto”, pocos saben que, realmente, no le amputaron la mano. Cervantes, en un alarde de su maestría narrativa, describe perfectamente a Walcott. Velázquez, que está escuchando la conversación por un micrófono que lleva Pacino, hace un retrato robot y, así, Salvador averigua a quién se están enfrentando.

ministerio14
Walcott y su compañero comprando el manuscrito a Cervantes

Amelia, aprovechando la ley de la época que obligaba a los matrimonios a participar juntos en la misma obra, decide que uno de sus dos compañeros debe seducir a una de las actrices de la obra y que el marido les pille in fraganti, para que ellos les sustituyan en la obra y poder boicotearla. Alonso, que sabe hablar correctamente el lenguaje de la época, es el encargado de intentarlo, pero, obviamente, la mujer prefiere a Hugo Silv… Pacino.

El plan sale bien y Alonso y Amelia se infiltran en la obra. Poco a poco, reclamando derechos de los trabajadores y haciendo preguntas sobre las lagunas argumentales de la obra de teatro, hacen mella en el ánimo de Cervantes. No obstante, él les ofrece un porcentaje de la recaudación a los actores. Todo con tal de que la obra siga adelante.

A su vez, Irene y Ernesto averiguan que Darrow, la compañía americana para la que trabaja Walcott, quiere el manuscrito para venderlo en el presente por una fortuna, pero no es el único escritor al que han tentado. Al parecer, van a tener una reunión con Lope de Vega. Dado que Lope conoció a Amelia y a Alonso quince años antes y ellos apenas han envejecido, deciden que sea Pacino el que le visite.

Una vez más, Lope nos regala los mejores momentos del capítulo. Gracias a él, Pacino averigua donde va a reunirse con Walcott. Al ver que los intentos de boicotear la obra no están dando fruto, Pacino, sabiendo que Lope era el autor más conocido de la época, decide tentar a la compañía de teatro de Cervantes con actuar en una obra de Lope y así dejarle tirado.

ministerio13 lascosasquenoshacenfelices
Cervantes, acompañado de Alonso y Amelia caracterizados como personajes de su obra.

Por otro lado, Alonso coincide con un soldado que combatió con él y lo reconoce. Dado que él es un anciano y Alonso no ha envejecido, le acusa de brujería. Alonso le amenaza y, en ese momento, al anciano le da un infarto, muriendo en el corral de comedias. Debido a esto, se suspende la obra, lo que sume en una depresión a Cervantes.

Pacino informa de sus avances a Alonso y Amelia y propone un plan: Emboscar a los ingleses durante la reunión con Lope. Amelia, al enterarse de que Lope está cerca, se niega a utilizarlo como cebo, pero entra en conflicto con Pacino y, al final, acaba cediendo. No obstante, se marcha a ver a Lope en secreto.

Mientras Alonso y Pacino acuden al lugar y esperan tras una roca, Amelia conversa con Lope, fascinado porque ella apenas había envejecido. Hablan sobre Julián, su supuesto marido cuando le conocieron la última vez. Lope, como buen amante de las mujeres, no acude a la reunión con tal de estar con Amelia.

Alonso y Pacino emboscan  Walcott, pero este, utilizando una pulsera, desaparece de repente. No necesitan las puertas del tiempo para viajar a través de él. La misión ha sido un fracaso. Han perdido el Quijote por culpa de Amelia. Si Lope hubiera acudido a la reunión, el americano hubiera estado más desprevenido. La única solución es conseguir que Cervantes lo reescriba de nuevo.

ministerio15 lascosasquenoshacenfelices
Lope de Vega con Amelia. Todo un dandy.

Sin embargo, cuando acuden a verle, ha dejado una nota de suicidio. Por suerte, consiguen salvarle y, para evitar que se vuelva a suicidar y convencerle de que reescriba el Quijote, viajan al presente, para que Cervantes vea la influencia de su novela en el mundo actual, haciéndole creer que es un sueño premonitorio. Misión cumplida. Además, cuando Salvador pide explicaciones por haber perdido el manuscrito, Pacino exculpa a Amelia y el jefe del ministerio, sabiendo que es su primera misión, no echa más leña al fuego. Alonso pide vivir en el presente, dado que mucha gente le puede reconocer en su época ya que, en teoría, está muerto. Pacino le ofrece compartir piso. Seguro que esto da muchísimo juego en los próximos capítulos.

Por otro lado, Ernesto decide pasar página con Irene después de todo lo ocurrido, pero ella sigue actuando a dos bandas. Libera a Lola Mendieta de la cárcel de Huesca en el 1053 y Torres, la enlace con el gobierno que colabora con ella, silencia el aviso de la fuga en el ministerio. Al final del capítulo, Torres le ofrece a Lola una carpeta con el nombre de Darrow, la compañía americana rival del ministerio. ¿Acaso la enlace del ministerio con el gobierno español es una espía a sueldo de los americanos?

Entretenido capítulo, la mejor noticia es la aportación de Pacino a la serie. A diferencia de la chulería de Julián, Hugo Silva interpreta a un policía honesto, de la calle, menos serio y con mayor química cómica con sus compañeros. La semana que viene, el próximo capítulo.

Un abrazo y sed felices.

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS