InicioseriesHeridas Abiertas (Análisis de los capítulos)Análisis de Heridas Abiertas. Temporada 1. Capítulo 3

Análisis de Heridas Abiertas. Temporada 1. Capítulo 3

Bienvenidos una semana más al “encantador” pueblecito sureño de Wind Gap. Para todos aquellos que no hayan visto Arreglar, el tercer episodio de esta primera temporada, aquí tenéis los análisis de los dos primeros capítulos. Para los que ya hayan visto este capítulo, vamos al análisis.

LA INTRIGA COCIDA A RITMO PARADÓJICO

 Hay algo extraño y que no termina de convencer del todo en Heridas Abiertas. Es cierto que el segundo capítulo y este que vamos a pasar a comentar mejoran con creces lo visto en el primer capítulo, pero no deja de ser una intriga de domingo por la tarde con factura de lujo y un ritmo algo contradictorio: una intriga que avanza muy lentamente (la trama se podría resumir en cuatro líneas) pero con planos cortos, elipsis temporales abruptas y realidad y sueño coincidiendo en los mismos planos. Algo así como tomarse una hamburguesa gigante en mitad de una discoteca.

DESENMASCARANDO A AMMA

 En el análisis anterior, mencioné que había dos personajes que me daban mala espina en esta Heridas Abiertas. Una era la hermana menor con doble vida de Camille y el otro era el padre de la protagonista. En este capítulo, conseguimos averiguar algo más sobre la personalidad de Amma, una chica lo suficientemente inteligente como para aparentar vivir de día como quiere su controladora madre para poder salir libremente de noche y convertirse en una verdadera femme fatale adolescente.

Parece que Amma tiene sentimientos ambivalentes hacia Camille. Su hermana era la sensación del pueblo antes de entrar a la Universidad, pero ahora es una mujer bien diferente. Quiere cuidarla pero también protegerla, algo que ella parece no tomarse muy bien. Menos cuando descubre a Camille tomando alcohol de madrugada con el agente Richard Willis.

Además, está esa misteriosa escena en la que Amma (o al menos creo que se trata de ella) acude al matadero seguida por Camille para que un trabajador le dé un cerdo. ¿Para qué narices lo querrá?

UN TRAUMA MÁS PARA CAMILLE.

Al contrario de lo que se pueda pensar, Amma no parece despertar sentimientos fraternales en Camille, si no recuerdos dolorosos acerca de una chica que conoció cuando accedió a un centro de rehabilitación por su tendencia a la autolesión y con la que tuvo una relación que la marcó de verdad.

Sus conversaciones son, probablemente, uno de los pocos recuerdos que consiguen sacar una sonrisa a Camille, pero esto tuvo un final trágico cuando ella se suicidó en un momento en el que Camille pensaba que la estaba ayudando de verdad. Lógicamente, este acto supuso la cuesta abajo sin frenos de nuestra protagonista.

APARIENCIAS Y MÁS APARIENCIAS

Entre recuerdo y recuerdo, Camille continúa tanteando a los familiares de las víctimas. Queda claro que hay un enfrentamiento entre el padre de Anne y John, el hermano de Natalie. Ambos son sospechosos para el agente del FBI, pero no dudan en acusarse mutuamente sobre la verdadera cara de las víctimas. Parece ser que ni Anne ni Natalie eran tan perfectas como aparentaban. Algo que también ocurre con Amma.

De momento, el papel de Patricia Clarkson como madre de Camille, aparte de robar casi todas las escenas en las que aparece, sirve únicamente para obstaculizar la investigación de su hija. Gracias al jefe de policía del pueblo, Adora sabe que su hija está hablando con el padre de Anna y acude a su casa para detener la entrevista. Posteriormente, descubrimos que está preocupada porque ella tenía una gran relación con las dos familias y, dado que es la jefa de los mataderos del pueblo y recientemente había echado a varios empleados, no es disparatado pensar que sea un ataque personal hacia ella.

Por otra parte, Camille consigue hablar con John, el sensible hermano de Natalie, gracias a la novia de este, Ashley. Parece ser que los hermanos tenían una relación demasiado íntima a ojos del pueblo y que él no cuenta con ninguna coartada en la noche del crimen, pero Ashley le dice que diga que pasó la noche con él.

En definitiva, la investigación se debate entre la opinión del jefe del pueblo, que acusa a cualquier camionero forastero, y la del agente del FBI y el hermano de Natalie, que creen que fue alguien del pueblo que conocía a las víctimas.

¿Quién puede ser? Difícil saberlo todavía, pero ese final de capítulo con el padre de Camille mordiéndose la mano para soltar la ira contenida da muchas pistas del misterioso personaje. Un hombre silencioso, siempre atento a su mujer aunque no consigue nada a cambio de ella (Adora jamás tiende a sus peticiones de bailar o de dormir con él) y que parece escuchar música para callar sus demonios internos.

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad