InicioSeriesAnálisis de La casa del dragón. Temporada 1. Capítulo 5.

Análisis de La casa del dragón. Temporada 1. Capítulo 5.

Tres años después de su polémico final, volvemos a Poniente y al universo ideado por la mente maestra de George R. R. Martin. En un mundo dominado por Netflix, el fenómeno televisivo (junto a Perdidos) del siglo XXI fue la fantasía épica con dejes de telenovela familiar Juego de Tronos. Ahora es el turno de La Casa del dragón, precuela centrada en los Targaryen.

En Las cosas que nos hacen felices somos muy aficionados al mundo creado por George R. R. Martin, como se puede comprobar con todos nuestros artículos.

Análisis de los capítulos de La casa del dragón. 

Análisis de los capítulos de Juego de Tronos.

El final de Juego de Tronos: aciertos, errores y culpables

Juego de Tronos en retrospectiva: una historia de hielo, fuego y cenizas.

Los mejores personajes de Juego de Tronos…que no hemos visto en Juego de Tronos.

Perdidos, Juego de Tronos, etc: esto ha pasado y volverá a pasar.

Canción de hielo y fuego, la maestría del punto de vista.

Rock, metal y Juego de Tronos.

Un vistazo a Fuego y Sangre.

Así si. Estamos en el mejor capítulo de la serie hasta ahora, nada comparable a episodios míticos de la serie de Juego de Tronos como he leído por ahí pero si le da para que nos levantemos de nuestros asientos y nos quedemos un poco flipados con lo que ocurre al final. Antes tampoco es que hayan sucedido no pocas cosas. Así que sin más dilación repasamos y analizamos lo mejor de “Iluminamos el camino”.

Daemon allana el camino para optar a la corona.

Empieza fuerte el capítulo y sin sutileza alguna. Rhea Royce, la primera esposa de Daemon es una gran jinete. Le encanta coger su caballo y cabalgar por las verdes praderas. Una mañana se encuentra en mitad del camino con un hombre misterioso ataviado con una enorme capucha, por un momento pensé en Obi-Wan Kenobi. Pero no, es Daemon. Ella se jacta de verlo allí y bromea con las intenciones de su marido de matarla, hasta que se da cuenta que ha dado en el clavo y que no es ninguna broma. El Trono de Hierro es lo más importante para Daemon. Muerta su esposa solo queda convencer a Rhaenyra.

Alicent cada vez más apartada de su Rey.

No son tiempos fáciles para la bella y dulce Reina. La expulsión de su padre como Mano del Rey la deja en una situación de desamparo. Ella nunca ha tenido oscuras intenciones, todo lo que ha hecho ha sido orquestado por su padre, Otto Hightower que aspiraba siempre a más y logró casar a su hija con Viserys.

La escena en la que padre e hija se despiden es corta pero intensa y dura. Otto le advierte que cuando Viserys fallezca, el hijo de Alicent será ejecutado por su amiga Rhaenyra para facilitar su legítima entrada al trono. Alicent llora porque sabe que ella y su hijo Aegon están totalmente desprotegidos una vez que el Rey muera.

Por otro lado Alicent tiene un encuentro en los jardines de palacio con Larys Strong, de Harrenhal, hijo del recién nombrado Mano del Rey. En ese encuentro me ha parecido percibir que estamos ante el Varys de esta serie. Larys le cuenta a Alicent que a Rhaenyra le fue suministrada un “té” y ella ata cabos muy decepcionada por la traición de su amiga.

La casa del dragón

Viserys y su maltrecha salud ponen rumbo a Marcaderiva.

Lo mejor del episodio antes del banquete ocurre con la llegada del Rey Viserys a  Marcaderiva. Lo acompañan en su viaje Rhaenyra y Ser Criston Cole.

Cuando llegan no hay recibimiento alguno al Rey de los Siete Reinos, una afrenta gravísima por parte de Corlys y Rhaenys Velaryon. No obstante Viserys que tiene la salud bastante maltrecha prefiere disculpar la ofensa e ir al grano del motivo de su visita, la proposición de un enlace entre su hija Rhaenyra y su hijo Laenor, pero antes ellos quieren aclarar los términos de su sucesión, Corlys quiere que lleven el apellido Velaryon. Otra afrenta al Rey que se deja pasar y se admite incluso, al menos hasta que lleguen al trono donde Rhaenyra gobernará con el apellido Targaryen.

Mientras, Rhaenyra y Laenor dan un paseo por las playas de Marcaderiva. Ellos, amigos desde la infancia, se conocen muy bien. Ella sabe su secreto de hecho, a Laenor le gustan los hombres; y ella le asegura que eso no será un problema, cada cual a lo suyo. Ella seguramente esté pensando en Ser Criston Cole pero a la vuelta a Rocadragón la pareja de amantes van a alejarse.

Ser Criston le pide que se aleje de esa vida y que huya junto a él. Pero ella le dice que es una Targaryen y que aspira al Trono. Además le asegura que seguirán viéndose en la alcoba tras llegar a ese acuerdo con su futuro esposo. El caballero le espeta un “¿Quieres que sea tu puta?” Y es que Ser Criston es Comandante de la Guardia Real y uno de sus juramentos es el voto de castidad. Al ser seducido por la princesa, él se siente sucio, ahora encima es rechazado de la idea de fugarse con ella. Parece que todo es un juego para la princesa.

De vuelta a Rocadragón: Secretos, confesiones y sangre como preludio a la boda.

Alicent convoca a un abatido Ser Criston Cole a sus aposentos. Allí tiene lugar otra de las escenas claves del episodio. Ella espera que le confiese el incesto de Rhaenyra, pero con lo que se encuentra es con la verdad de bruces. Fue el caballero el que la despojó de su viriginidad. Y sabiendo que es la Reina y que ha roto el voto de castidad le pide a Alicent que sea piadoso con el a la hora de ejecutarlo. Pero ella sorprendida por la noticia deja que abandone la habitación. Suficiente castigo lleva ya el hombre en su interior.

La casa del dragón

Y llegamos a los últimos diez minutos del capítulo en el que ocurren infinidad de cosas en el banquete de bienvenida y de anuncio nupcial. Es magistral como lo hacen los guionistas y director desde el minuto uno. Tenemos invitadas a las principales casas. Y pronto empiezan los malos rollos, el humor de mal gusto del Lannister, la ausencia de Alicent, y la amenaza velada de Gerald Royce a Daemon advirtiéndole que incluso los Targaryen tienen que dar cuenta de sus crímenes. Daemon le vacila y le dice que quería hablar con él para hablar de su herencia dado que no tuvieron hijos y por tanto le corresponde lo que ella tuviera.

Y llegamos a otra conversación clave, la de los amantes Joffrey y Laenor. El primero le dice que sabe quien es el amante de Rhaenyra, que no es otro que Ser Criston Cole. Y así se lo hace saber al Caballero, que queda sorprendido al ser descubierto. Por su cabeza solo puede pasar que Rhaenyra ha contado el secreto, cada vez menos secreto.

La casa del dragón
Secretitos de reunión…

Y para colmo tenemos la espectacular entrada de Alicent al banquete. Para empezar llega tarde al banquete e interrumpe el discurso de Viserys, pero el silencio del Rey no es por la interrupción es por el color del vestido. Alicent se ha puesto el vestido verde como una señal de guerra. Y es que en una mesa cercana lo dicen: “¿Sabes de qué color son las llamas del faro de los Hightower? Verdes”. Y ese color significa una llamada a las armas y a la alianza. Alianzas como las que hace Alicent en el banquete.

La casa del dragón

Y llegamos al momento culminante. Daemon acorrala a Rhaenyra y le dice de llevársela a Rocadragón y hacerla su esposa. Cuando de repente se forma una revuelta. Muchos empujones y gritos, gente por los suelos, pero no se sabe que ocurre, hasta que la cámara nos lleva al epicentro de todo. Ser Criston matando a puñetazos a Joffrey mientras la guardia real escolta a la princesa. Y lo que debía ser un día de alegría se tiñe de rojo y odios familiares.

La casa del dragón

Ser Criston sale fuera a quitarse la vida frente al Bosque de los Dioses, cuando es interceptado por Alicent, que ve en el desgraciado caballero un importante aliado.

Eso sí, con sangre en la sala, los novios contraen matrimonio. Y cuando se dan el sí quiero, el enfermo Rey cae al suelo, no sabemos si muerto, destrozado por la enfermedad que lo consume.

Lo que nos depara el futuro.

Pues ya tenemos el tablero bien claro, el Juego de Tronos ha comenzado. Tenemos por un lado a Rhaenyra avalada por el derecho de Dinastía y hereditario pero poco más y es que pocos reinos la van a querer. Y por otro lado tenemos a Alicent y su hijo Aegon y muchísimos aliados, entre ellos un Criston Cole que promete ser uno de los personajes de la temporada.

Así que todo hace indicar que los últimos episodios de la primera temporada de La Casa del Dragón se centrarán en la guerra conocida como Danza de Dragones, con Rhaenyra luchando contra el hijo mayor de Viserys, Aegon, por el Trono de Hierro.

Nuevo salto temporal que provoca un nuevo casting.

No han sido pocos los cambios temporales que hemos vivido en tan pocos capítulos. Pero nada con lo que va a ocurrir en el siguiente capítulo, ya que veremos un salto de diez años aproximadamente. ¿Y qué provoca esto? Pues que decimos adiós a la Rhaenyra y a la Alicent adolescentes, Milly Alcock y Emily Carey, respectivamente. Serán sustituidas por sus contrapartidas más adultas: Emma D’Arcy y Olivia Cooke. Os dejo con el avance del próximo capítulo.

No serán los únicos cambios en el reparto, así los jóvenes Velaryon serán ahora interpretados por John Macmillan como Laenor y Nanna Blondell como Laena.

El casting crece con las nuevas generaciones: los hijos y nietos de Viserys. Así, Ty Tennant interpreatará a Aegon Targaryen, Evie Allen a Helaena y Leo Ashton a Aemond, los hijos del rey y Alicent; a Leo Hart como Jacaerys y Harvey Sadler como Lucerys.

Por lo demás seguiremos viendo a Paddy Considine, Matt Smith, Steve Toussaint, Eve Best, Fabien Frankel si es que no mueren de aquí a final de temporada.

Valoración final.

La serie ha dado muchos vaivenes, demasiado folletinesco a mi parecer con poca épica y la que ha habido fue mal ejecutada, como el ataque de Daemon al pirata Cangrejo. Este episodio se acerca y mucho a lo mejor de Juego de Tronos. A ello ayuda Paddy Considine y su Viserys. Para mí el mejor de la serie con diferencia.

Hemos tenido en este episodio grandes momentos como la llegada a Marcaderiva, el rechazo de Rhaenyra a Ser Criston, la confesión de este a Alicent y la secuencia del banquete al completo.

La casa del dragón

La Casa del Dragón se ha fortalecido y mucho con este capítulo. Ahora toca esperar para ver como le sienta ese salto temporal anunciado de diez años.

Un saludo y sed felices.

 

Carlos María Porras Castaños
Carlos María Porras Castañoshttps://despojosdelahistoria.wordpress.com/
Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Crítica de Lou, entretenida y a ratos angustiante película con una gran Allison Janney

Netflix ha estrenado una película que, la verdad, resulta muy entretenida. Hablamos de Lou, protagonizada por Allison Janney (Oscar a la mejor secundaria por...