Análisis de la incomprendida Swiss Army Man

0

Buenas queridos lectores, y bienvenidos a esta nueva entrada donde hablaré de Swiss Army Man, una de mis películas favoritas y que en general es incomprendida siendo esto una verdadera pena por lo que creo que puede ofrecer.

Todo este artículo y la opinión que voy a exponer surgió a raíz de la proyección de la película en una sala de cine de un club universitario. Por décimoquinta vez conseguí arrastrar a amigos míos a ver la película a pesar de saber que era probable que no les gustase y que pensasen que yo estoy loca. Y como siempre, de nuevo y a pesar de todo yo conseguí disfrutar de la película como si fuese una niña pequeña y emocionándome profundamente. Cuando terminó la película fuimos a un bar con todos los miembros del club y la discusión (previsible teniendo en cuenta la película) comenzó. No me sorprendió en absoluto lo recelosa que se mostraba la gente que había visto la película por primera vez, porque a pesar de que no fue mi caso, creo que es una película para digerir. Lo que me sorprendió fue lo que le preocupaba a esa misma gente y la razón por la que ponían muecas ante la película. Y era si todo había sido real o no, es decir si Hank se lo imaginó todo o no.

 

Me explico, esto es una duda que perfectamente se puede tener y que de hecho la respuesta no se puede saber con seguridad, después de todo la película en todo caso es una metáfora (hasta donde sé todo el mundo coincide en ello) y precisamente se juega con esto. El problema es que reduzcas la película a eso, porque por mucho que te empeñes, no, no es El club de la lucha. En una película basada principalmente en el factor emocional, en lo que te identificas con los personajes y que alude esencialmente a tus sentimientos, lo que más te debe preocupar no es si todo era verdad o no, porque al fin y al cabo el tema del film es el viaje y la desarrollo psicológico de los personajes.

Una vez dicho esto, estoy absolutamente segura y esto no tiene discusión, de que en cualquier caso, Hank no está loco. Sea Manny un cadáver que nuestro protagonista arrastra y con el que habla o sea algo mágico. ¿Que porqué? pues porque en el momento en el que lo está todo lo que la película ha estado construyendo se cae a pedazos y deja de tener sentido o algo que decir. Creo que a la gente le cuesta entender que tener momentos de locura, lo que en inglés llamaríamos «mental breakdown» no es en absoluto extraño, y que si nos ponemos quisquillosos absolutamente todo el mundo tiene alguna clase de trastorno o «locura» que viene de serie. Que Tom Hanks se hiciese amigo de Wilson (una pelota de Volleyball) en Náufrago no significa que esté loco, y que alguien en la más absoluta soledad y situación de autorechazo, muriéndose de hambre y sin contacto humano hable con un cadáver y se haga su amigo tampoco me parece estar loco. De hecho, se ve cómo Hank piensa de manera completamente lógica, se comunica con normalidad,  y de hecho sufre de tener los (pre)juicios de valores sociales. Tiene una noción de la realidad y de cómo funcionan las cosas perfectamente normales, comprende lo que es aceptable y lo que no, así como diferencia sin problema lo que es locura de lo que no. Ni se te ocurre que esté loco hasta el final o por lo menos hasta que Manny llega. Pero lo más importante es que si aíslas a Hank como alguien que no es normal, como un caso excepcional, el mensaje de la película se viene abajo, porque ya no te identificas con él.

Se podría decir que no, que el mensaje es que todos merecemos amor, una vida plena y llena de felicidad en sociedad, incluso alguien como Hank. Pero entonces la película cambiaría absolutamente de tercio, porque pasaría de ser intimista, personal y emocional a ser una especie de reclamo por una lucha social, para defender a «gente como Hank». Pero precisamente el encanto de la película y lo que dice, con toda seguridad, es que todos somos Hank. Que nos sentimos solos, y que todos sufrimos, de una manera u otra, en mayor o menor medida, lo que él. Gente normal, gente como tú o como yo, podría acabar en una situación límite así, y gente como tú o como yo podría salir de ahí y encontrar una razón para vivir, reconciliarnos con nosotros mismos y el mundo. Y eso es lo precioso y conmovedor de la película.

«But maybe everyone’s a little bit ugly. Maybe we’re all just dying sacks of shit, and maybe all it’ll take is one person to just be okay with that, and then the whole world will be dancing and singing and farting, and everyone will feel a little bit less alone.»

Aquí ya me meto en lo personal, pero precisamente por lo que he dicho con anterioridad es por lo que yo estoy segura de que Manny era real (aunque no sea lo más importante). Un cadáver mágico que llegó en el momento adecuado, sin saber su origen y sin que tampoco importe y que completó su misión al hacer a Hank querer vivir de nuevo. Y es que aunque creo que Hank y Manny sean de alguna forma la misma persona, me parece poco realista creer que por tu cuenta, mediante una mera proyección de uno mismo y alucinaciones (y asumiendo como hemos dicho que no está loco) puedas llegar a semejante mejoría, a la aceptación de uno mismo en un ambiente social (la película gira en todo momento alrededor de las relaciones humanas y buscar amor). La película es una oda al amor propio y a la amistad, a llenarse y completarse, por medio de otros, a reconocerse y aceptarse gracias al amor de otros y Manny es, al mismo tiempo que Hank, su mejor amigo, una entidad aparte. Y si bien creo que es un argumento rebatible diciendo que todo es desde la perspectiva de Hank y puede estar imaginándoselo (aunque esto me parece reducción al absurdo, y si te quieres poner lógico explícame como el cadáver de Manny aguanta todo ese tiempo), creo que el final aclara de alguna manera todo esto, que Manny era real. Hay terceras personas mirándolo, y aportan realidad a la situación. Se horrorizan, miran a Hank con horror y están seguros de que está loco, y tú como espectador lo dudas y deseas que no sea así, porque entonces toda la película sería mentira y algo inútil, pero entonces pasa. Se mueve, demuestra a todos que es real, y se va. Y el impacto emocional y la alegría, el optimismo que siente el espectador es lo que hace del golpe final de la película algo espectacular y completamente redondo, la garantía de que siempre se puede seguir adelante. Recuerda bastante a lo que es La vida de Pi y su final. Siempre te dejan abierta las dos posibilidades, pero, ¿qué es lo que tú decides creer? ¿qué es lo satisfactorio y emocional, lo que le da sentido más sentido a la película?

Espero que todo esto ayude a entender un poco más a esta joya, y que me dejéis vuestras opiniones en los comentarios.

Un saludo y sed felices.



el autor

Mi nombre es Carmen, pero me llaman Kitayu. En los fríos inviernos me muevo sedienta de tinta y ocio. Bueno, a quién vamos a engañar, en verano también.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Astérix ha regresado de la mano de Jean-Yves Ferri (guión) y Didier Conrad (dibujo) en La hija de Vercingétorix.  el que es el cuarto álbum…