InicioSeriesAnálisis de Mare of Easttown. Temporada 1. Capítulos 4 y 5.

Análisis de Mare of Easttown. Temporada 1. Capítulos 4 y 5.

Bienvenidos al cuarto y quinto análisis de Mare of Easttown. A lo largo de siete semanas, nos sumergimos en la odisea de una hastiada detective de mediana edad con tantos problemas para resolver un caso como dificultades para acometer su vida privada. ¿Continuamos?

Análisis de los episodios de Mare of Easttown.

Antes de nada, os pido disculpas por mi ausencia la semana anterior. Problemas de fuerza mayor me llevaron a no poder acudir a mi cita con una de las mejores series de lo que llevamos de año. Así que en este análisis abarcaremos lo ocurrido durante el cuarto y quinto capítulo de Mare of Easttown.

mare-of-easttown-las-cosas-que-nos-hacen-felices

La serie de HBO consigue conjugar a la perfección la intriga criminal en un pueblo en el que, aparentemente, no pasa nada con la torturada vida personal de una Kate Winslet que se merece todos los premios habidos y por haber. Pocas veces hemos visto un papel tan exquisitamente interpretado. Esa continua cara de estar harta de todo y de todos. Una actitud que podría generarnos rechazo y, sin embargo, consigue que empaticemos con ella.

 

En el cuarto capítulo, Sísifo, las decisiones de Mare le terminan impactando por la espalda de una manera que no esperaba. Y claro, toca enfrentarse a sus demonios. Le apartan del caso por intentar incriminar a Carrie, la hija de su nieto Dru, con un paquete de heroína. Esto, de hecho, es lo menos importante. Sabemos que Colin y ella seguirán investigando.

Lo realmente interesante es lo que esta acción sacude su vida personal. Mare se ve obligada a ir a terapia y a abandonar su “yo” más pétreo, ese que considera que no merece la pena expresar sentimientos porque, probablemente, si ella soltara lo que tiene dentro se quedaría sola y expuesta ante tanto dolor.

Vemos la complicada relación entre Mare y su hijo, un chico diagnosticado de trastorno del neurodesarrollo no especificado que, incluso, llegó a ser considerado un paciente con Gilles de la Tourette. Existen pocas entidades clínicas más complicadas para unos padres que un trastorno del neurodesarrollo. Hablamos de que el desarrollo neuronal no es completo, ya sea en lo motor, en el lenguaje, en la planificación de acciones o en la inteligencia. Pero podría completarse, lo que añade un matiz de esperanza a los padres que algunas veces se cumple. Algunas veces.

Lo que está claro es que Kevin era un chico bastante conflictivo y que hizo sufrir lo indecible a su madre con ayuda de Carrie. Ahora entendemos la tirantez en la relación entre ambas más allá de la custodia de Drew.

Custodia complicada, ya que Drew no ha estado nunca con su madre y, además, es un chico con rasgos que recuerdan a su padre, entre ellos la rigidez ante la rutina. Por eso, Carrie se resigna y decide llevar a su hijo a casa de Mare, para que pueda dormir en su entorno habitual.

Por otro lado, en el quinto capítulo seguimos conociendo más detalles de la dura vida de Mare. Su padre también se suicidó. ¿Cómo no te vas a sentir insuficiente cuando tu propio padre y tu hijo se quitan la vida?

GIRO INESPERADO

En lo que respecta a la intriga de Easttown, la serie sigue buceando inteligentemente entre uno y otro sospechoso. Ahora mismo, nadie es descartable, aunque estos capítulos se centran más en Dylan, que no estaba la noche del crimen con Brianna; en el padre Mark, que estuvo con Erin la noche de su muerte, además de tener la sombra de la pederastia sobre sus hombros; y en John Ross, tío segundo de Erin y principal sospechoso para Mare de ser el padre de DJ.

Mare descubre que Erin había ingresado en una web de prostitución para poder pagar la operación de su hijo. A través de ese hilo, la pareja de detectives consiguen llegar hasta el secuestrador de Katie Bailey, al que vemos asaltar a otra chica y mantenerlas recluidas en su casa al más puro estilo El coleccionista de amantes.

Por desgracia, el descubrimiento y posterior tiroteo nos deja un giro inesperado: el de la muerte de Colin Zabel (Evan Peters), justo después de obtener una especie de redención poética, confesando la verdad sobre su fama en el caso anterior e incluso obteniendo el aprecio de su difícil compañera de trabajo. La escena es, sencillamente espectacular, con ecos a El silencio de los corderos. La muerte de Zobel es brutal por fugaz. Como un personaje que ha obtenido nuestro cariño desaparece sin previo aviso. Como la vida misma.

A falta de dos episodios, uno de los dos misterios de Mare of Easttown ha quedado resuelto, aunque el coste haya sido más que significativo. Falta saber quién es el asesino de Erin (ese profesor literario que pinta más bien poco en la historia…) y seguir degustando esta serie de punto de partida manido pero desarrollo fascinante.

Enlace a Mare of Easttown en HBO

Un saludo y sed felices!

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS