Análisis de Mr Robot. Temporada 4. Capítulo 8

0

¡Bienvenidos amigos! Elliot Alderson ha vuelto. Tras casi 2 años muy largos, nuestro héroe 2.0 está de nuevo entre nosotros para terminar con su revolución. Las cartas están sobre la mesa, los roles totalmente definidos, solo queda saber si la navidad será feliz u oscura.

¿Cómo haría Elliot para superar el dolor y sacudida que le produjo la verdad desgarradora que fue revelada en el episodio pasado? ¿Cómo iba hacer para continuar con su hackeo a las cuentas del Grupo Deus para terminar de destruir a Whiterose? Eran algunas de las preguntas que nos hacíamos en el análisis pasado, y en este episodio que lleva el nombre de » Request Timeout» (Tiempo de espera agotado), comienzan a ser respondidas.

Para iniciar el proceso reconstrucción de su vida o reseteo (hablando con terminología de informática) Elliot recrea a un nuevo personaje, él mismo de niño. Este lo llevará a recorrer lugares que fueron parte de su infancia. En el Queens Museum, en 1995, jugaba con Angela al escondite, en ese momento el pequeño Alderson ya tenía un álter ego con quien dialogaba y discutía sobre cuál es el mejor escondite para dejar un objeto. Esto sería de vital importancia tiempo después.

Krista con mucho coraje, a pesar del terrorífico momento que había vivido y que aún no terminaba, decide ir a la comisaria y testificar todos los hechos ocurridos para acabar con esa pesadilla. Entonces convence a Elliot de ir hacia el destacamento para resguardar sus vidas que  corrían peligro. Los pandilleros secuaces de Vera están fuera de su casa, decididos a entrar tras no poder comunicarse con su líder. Cuando ellos suben, la psicóloga y el hacker ya habían escapado en un taxi.

Krista, con la capa de superhéroe puesta, quiere hacer reaccionar a Elliot y le pide que testifique junto a ella. El hacker se niega, aún no puede asimilar la noticia que sacudió su alma, su vida y su futuro. Sin saber cómo continuar le consulta a su psicóloga, ella le explica que lo debe hacer, con valor siempre mirando hacia adelante. Tras un abrazo fraternal, otra muestra de cariño de este personaje frio y con fobia social, otro momento profundo para romper un poco toda la angustia y desazón, parte en búsqueda de su nuevo alter ego, él mismo de niño.

Su nuevo personaje aparece como una forma de arrepentimiento, culpa y dolor por no haber podido protegerlo. Tras gritarle que lo perdone por no cuidarlo llega, al Queens Museum, veinte años después. Con sensaciones encontradas anda en búsqueda de algo, el objeto que escondió en esa bodega en aquel 1995. Lo que había allí oculto era la llave de su habitación, con esa dulce inocencia de la niñez, Elliot y Mr Robot (a pesar que no lo vemos, Esmail nos da entender que ya existía, por los diálogos del niño) creían que de esa forma podían protegerse de semejante atrocidad. Esto ayuda de algún modo a aplacar un poco su dolor y sufrimiento. En estos casos las víctimas, lamentablemente, tienen el sentimiento de culpa cuando ellos no tienen responsabilidad alguna de semejante atrocidad.

Recordemos que Mr Robot, es un drama y los momentos de felicidad son más efímeros aún que en la vida real. Y para nada feliz es la navidad de Darlene y Dom, las dos están atadas y son rehenes de la perversa Janice y todo su Ejército Oscuro. Con sus perversas formas, empieza a presionar a la joven Alderson para que dé la ubicación de su hermano. Con todo tipo de martirios busca saber de Elliot, pero ante la negativa constante comienza con sus torturas. A sabiendas del amorío anterior de las mujeres, le clava un cuchillo a la agente de la FBI, que es la persona más sana y bondadosa en un mundo que no está hecho para ella, no encaja en esa selva salvaje.

Con su amiga agonizando, Darlene intenta de forma desesperada encontrar a su hermano, pero sin suerte alguna. Janice, que no tiene escrúpulos y no sabe de respeto hacia nada que no sea a Whiterose, decide matar a la familia de Dom. Pero siempre hábil e inteligente, la agente había mandado a un mercenario para que acabara con todo el Ejército Oscuro y salvara a su familia. Un giro de trama excitante, que fue el momento más placentero de todo el episodio. Esmail lo hizo de nuevo. Con la taxidermista confundida, DiPierro no deja pasar su oportunidad, matando a disparos a cada uno del Dark Army, incluida Janice. La otra superhéroe femenina del capítulo. Tras llamar al FBI para que la asistan, deja huir a la joven Alderon con la condición de que acabe con Whiterose.

Mi abuela decía: quien se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen. Otra vez está entre nosotros Mr Robot. Tras llorar y reconciliarse, Elliot le dijo que él no es su padre sino su amigo y el padre que siempre quiso y no pudo tener. Hermosa reconciliación, con su mente, su alma. Esta última escena dio la sensación de que el final está tan cerca que ya lo tocamos, que está entre nosotros. No quedan tramas por cerrar, solo la batalla final entre Elliot, Darlene, el necesario Mr Robot y Whiterose.

Conclusión

Ya entramos en la etapa final de la temporada y en la conclusión de toda esta magnífica historia. Siempre hay que dejar lugar para la duda, sorpresa y algún impactante giro inesperado de Esmail, pero todo está dado para la batalla final entre Elliot y Whiterose. En el próximo capítulo seguramente veremos la reunión del Grupo Deus, y seremos testigos de si el joven, con ayuda de su hermana y Mr Robot, logran robar los números telefónicos y de ese modo hackear las cuentas del Banco de Chipre.

Saludos y feliz navidad.



Loading...

el autor

Periodista deportivo. Futbolista frustrado. Amante del asado y el buen vino. Dentro de lo menos importante que tiene la vida, lo mas importante son las series, cine, libros y fútbol.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Tras una semana de descanso, Rick y Morty vuelven en una aventura que, de nuevo, critica uno de los géneros más exitosos de la cultura…