Análisis de Perry Mason. Temporada 1. Capítulo 6

0

Bienvenidos a un nuevo análisis de Perry Mason, serie de HBO que empezó como una de detectives y está derivando en una de abogados. Os dejo con el enlace a los análisis anteriores y vamos al lío.

 

Un mes y medio después

Estamos ya en pleno juicio y Perry Mason, con la cara lavada y recien peinada, inicia su andadura por la judicatura, si bien es verdad que el comienzo no puede ser más desesperanzador. Mason titubea, se atraganta, tose y se le va la voz mientras el fiscal Maynard Barnes (un Stephen Root que borda el papel) se erije en justiciero ciudadano, reclamando que a Emily Dobson le den lo suyo y acabando su alegato con cara de auténtico odio. Su show en el estrado, arengando a las masas y al jurado, es la versión de principios del siglo XX de los shows en redes sociales. No importa la verdad sino señalar al culpable.

Perry Mason

La cosa mejora en el segundo día de juicio. A Perry se le ve más suelto, más en su papel, llegando a poner contra las cuerdas al marido de Emily pero pronto queda claro que el resto de sus contrincantes no práctica el juego limpio. Ocultación de pruebas, testigos sorpresa, la celadora mintiendo y un juez que tampoco parece muy predispuesto a que las cosas se hagan correctamente. Por fortuna, Perry cuenta con un buen equipo, como se ve en un par de escenas donde tanto él, como Pete Strickland, Della Street y su amante trabajan juntos en aras de buscar la absolución de Emily. Es interesante ver como cada uno de ellos se queda con el papel asignado. Strickland viaja a Denver para intentar averiguar la conexión entre los polacos secuestradores, George y el inspector Ennis.

Un trabajo que salió mal

A Ennis se le empieza a ver el plumero. Tanto que el fiscal se da cuenta y decide no subirle al estrado. Tanto que su propio compañero ya ha averiguado que está en el ajo. ¿Y qué quería que hiciera? Él es corrupto porque el mundo le hizo así, porque nadie le ha tratado con amor y por no se cuantas excusas más que se dice a sí mismo. Es el reverso de Paul Drake, a quien Perry está a punto de traicionar en el estrado. Quizás si lo hubiese hecho, Drake no habría tenido ese remordimiento que le corroe por dentro y no hubiese estado dispuesto a ayudar a Emily. Viendo la que le va a caer, manda a su mujer lejos y parece dispuesto a ayudar a Perry hasta el final, cosa que ya sabíamos que haría. Como también sabemos que Ennis subirá al estrado y Perry lo desenmascarará, aunque ahora tenemos un nuevo sospechoso en forma de diácono de la iglesia de la hermana Alice, como averigua Pete en su viaje a Denver.

He estado esperando que me encontraras

Lejos de aclarar el caso, en este capítulo la trama parece enredarse. Es el capítulo más difícil de seguir ya que cada uno de los protagonistas tiene, como ya hemos dicho, un papel asignado y los minutos se reparten entre todos ellos. En episodios anteriores la trama ha ido centrándose en unos personajes más que en otros pero ahora ya sólo nos quedan dos episodios y hay que ir acelerando. Lo que parecía un simple caso de secuestro y extorsión que salió mal parece encaminarse hacía algo más compleja, con la iglesia de la hermana Alice metida de lleno y con una trama que parece relaionarse con la compra venta de propiedades, o eso se deduce por lo que se refiere al personaje que aparece al final, recibiendo a Perry Mason con una escopeta en la mano.

Perry ha iniciado un monólogo imaginario con el malogrado E.B. Jonathan a raiz del giro negativo que ha dado el juicio, que le ha llevado a la desesperación. No importa lo que habría hecho E.B. porque, como dice Perry, eligió abrir el gas. Veremos en que deriva este nuevo personaje, Jim Hicks, así como la implicación final de la hermana Alice. ¿Huirá como ha hecho otras veces (como se deduce de la escena en la que su madre le arrea un buen bofetón) o afrontará su milagro de la resurrección del bebé de los ojos cosidos? En todo caso, será Carlos María Porrás el que os informe porque yo me voy de vacaciones allí donde no llega HBO. Si, me tendré que esperar hasta septiembre. Mi único consuelo es que podré ver los dos últimos de un tirón. Un abrazo y feliz verano a todos.



el autor

Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
¡Saludos amantes del mundo de Geralt de Rivia! Con "The Witcher: Blood Origin" tenemos lo que puede ser un bombazo porque, gracias al portal "Bloody…