InicioSeriesAnálisis de Sex Education. Temporada 3

Análisis de Sex Education. Temporada 3

Sex Education se convirtió, en su estreno en 2019, en una de las series de mayor éxito casi al instante. Y tras una espera mayor de la habitual (debido a la pandemia) por fin podemos ver en Netflix la tercera temporada que como siempre, nos deja a todos con ganas de más.

Pero ¿dónde lo dejamos la anterior temporada de Sex Education? Haciendo un repaso rápido, dejamos relaciones consolidadas como la de Ola y Lily, otras recién creadas (Eric y Adam), el embarazo sorpresa de Jean pero lo más destacado y que hizo enfadar a todo el fandom, fue el gesto de Isaac al eliminar el mensaje de voz en el que Otis, por fin, sacaba todos sus sentimientos hacia Maeve.

Empieza un nuevo curso en Sex Education y en Moordale y se nos presenta la nueva directora Hope Haddon (Jemina Kirke) bailando frente a los alumnos. Y aunque a primeras parece la mítica profesora moderna y cercana a sus alumnos, la verdad es que poco a poco va convirtiendo el instituto en una cárcel.

Su misión es dejar atrás los escándalos sexuales aireados por Jean con su libro sobre la sexualidad adolescente que se nos presentaron en la anterior temporada de Sex Education.

sex-education

Si no fuera suficiente para los alumnos de Sex Education con tener que lidiar con sus problemas personales, también tienen que hacer frente a las nuevas normas de Hope. Las medidas de Hope como directora van desde la imposición de uniformes, el gusto por el orden y las reglas (para evitar aglomeraciones, se divide el pasillo en dos para que funcione como una carretera); hasta las normas para mantener a raya las rebeliones como en el momento que obliga a Lily, Adam y a Cal a llevar unos carteles colgados del cuello como medida de ridiculización y aislamiento.

Así que la solución es clara: tiene que luchar en contra de la directora y sus reglas. Y lo hacen de la mejor manera posible. Ya que en un intento desesperado de que los jóvenes dejaran a un lado el sexo, Hope les pone un video sobre las relaciones sexuales.

Previamente separados en aulas, a un lado los chicos y a otro las chicas y con un video que bien podíamos catalogar como desfasado, los alumnos se escandalizan por las cosas que se dicen en dicho vídeo. Así que los alumnos de Moordale contraatacan exponiendo un vídeo donde se ven a varios alumnos disfrazados y contando algunas de sus intimidades sexuales.

La representación LGTBIQ+ es más fuerte

Siguiendo con las nuevas incorporaciones en Sex Education, conocemos a Cal (Dua Saleh) que sufrirá más que sus compañeros la rigidez de las medidas disciplinarias de la directora Hope. Es une alumne recién llegade a Moordale y tendrá que lidiar con un instituto que insiste en separar a los hombres y mujeres, en que los hombres tienen que llevar pantalones y las mujeres faldas dejando sin opciones aquellos que no encajan en esas etiquetas.

Por suerte, establecerá una preciosa conexión con Jackson (Kedar Williams-Stirling) donde podemos explorar los miedos, las inseguridades y las convicciones de una persona no binaria. Y algo aún más maravilloso es que se muestra a estos personajes en el mismo viaje de autodescubrimiento que el resto, con las misma dudas y la misma necesidad de apoyo.

sex-education

Por otro lado, Eric (Ncuti Gatwa) y Adam (Connor Swindells) gozan de su amor a los cuatro vientos. Vemos que durante toda la temporada, Adam inicia un viaje de comprensión sobre la sexualidad y sobre su relación con Eric. En algunos momentos, tiene que apoyarse en Rahim (Sami Outalbali) para irse descubriendo poco a poco.

Pero la relación se empieza a tambalear cuando Eric, tiene que irse a Nigeria por la boda de su primo. A pesar de que su madre le pide que no muestre quien es en realidad, ya que allí podían matarlo. En la ceremonia, conoce a Oba (el fotógrafo de la boda) que le muestra los locales nocturnos donde todos los homosexuales se reúnen.

Y allí surge el beso entre los dos. Esto le provoca dudas a Eric, ya que él está plenamente asentado en su yo sexual, por lo que desea y se siente completamente libre sobre quien es. Adam, al contrario, está empezando a aceptar quien es. Vemos el gran avance cuando es capaz de decirle a su madre que Eric no es su amigo, si no su novio. Por lo que Eric, termina la relación.

Al contario que Eric y Adam, Ola (Patricia Allison) y Lily (Tanya Reynolds) empiezan con una crisis que viene dada por Lily. Por un lado su poca empatía, ya que no es capaz de darse cuenta de lo mal que lo está pasando Ola con el embarazo de Jane, el tener que mudarse a la casa de Otis y que constantemente está recordando a su madre.

Y luego, Lily entra en una crisis personal cuando su mundo se cae en pedazos. Se da cuenta de que su fanatismo por los aliens no es más que una razón para que los demás se rían de ella y que Ola, tampoco entiende de donde sale ese obsesión. Pero por suerte, ambas son capaces de encontrarse en esa lluvia de estrellas (o paso de naves nodrizas).

Esta tercera temporada de Sex Education nos permite mirar más de cerca a algunos personas que hasta ahora no habían tenido cierto protagonismo. Es el caso de Ruby (Mimi Keene) la chica más pija y popular del instituto, que en realidad proviene de una casa muy humilde con un padre enfermo y una madre ausente.

Ruby y Otis (Asa Butterfield) tienen una relación sólo-sexual que empieza a convertirse en una relación formal, primero por parte de Otis y luego por parte de ella. Hasta que ella se da cuenta de que se está colando por Otis. Y todo se vuelve negro cuando ella pronuncia las palabras te quiero y Otis le contesta con un qué bonito. Ahí todo empieza a caer en picado y es cuando Otis se da cuenta de que solo quiere a una persona. Y esa persona es Maeve (Emma Mackey).

El problema es que Maeve también está empezando una relación con Isaac pero antes de hacerlo, Isaac decide contarle la verdad sobre el mensaje de Otis y como lo borró. Esto provoca el enfado de Maeve y justo coincide cuando los alumnos de Moordale se van de viaje a Francia.

Después de unas visitas a diferentes museos sobre la Segunda Guerra Mundial, un accidente con una caca envuelta en un calcetín y el enfado de Maeve con Aimee porque se entera que está le pagó el viaje. El autobús se olvida de Maeve y Otis en una gasolinera. Así que los dos aprovechan para hablar y ella consigue que Otis le diga el contenido del audio. Trás un momento de tensión, llega el momento más esperado de la serie, el beso de Otis y Maeve.

Pero esta felicidad va a durar poco ya que Maeve tiene la posibilidad de marchase a Estados Unidos con una beca. Y a pesar que durante un momento decide no marcharse, va a ser Aimee la que la convenza en que tiene que marcharse. Y así lo hace. Dejando a Otis pero con la posibilidad de volverse a ver tras despedirse con un hasta luego.

Que nos espera la nueva temporada de Sex Education

Aunque Netflix aún no se ha pronunciado de si habrá o no cuarta temporada de Sex Education, los interrogantes que se nos plantean en este final de temporada son muchos y que estamos deseando descubrir. Ya no solo de a ver que va a pasar con Otis y Maeve, si tendrán una relación a distancia, si ella volverá, si Adam y Rahim comenzarán una relación…

Pero el gran interrogante del final de temporada tiene que ver con Jean Milburn (Gillian Anderson, The Fall) y es que el hijo que espera puede que no sea de Jacob. Después de intentar arreglar su relación y de empezar a convivir por el bien de su futuro hijo, el hecho de que se crucen con un joven motero con el que se acostaba Jean crea un montón de dudas sobre la paternidad de ese hijo.

Solo queda esperar que es lo que contienen esos papeles y esperar que el caos no entre en la vida de ninguno de los dos.

Laura Guerreiro
Aficionada al cine desde que era una niña y lloré viendo una película de caballos. Desde aquellas supe que era lo único que me gustaba. Por eso estudié realización audiovisual y ahora me embarco en la aventura de escribir sobre los pocos placeres que tiene la vida: las series, las películas y los libros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS