Análisis de Snowpiercer (Rompenieves). Capítulo 6

2

Bienvenidos al análisis del sexto episodio de esta nueva serie de Netflix. En este caso, los capítulos son semanales, algo poco convencional en la plataforma. Os invito a que disfrutemos juntos de este viaje alrededor de la gélida Tierra a través del Arca de Noé 2.0.

Esta sexta entrega, que lleva el nombre de «En vías de destrucción», sirve de nexo para lo que será el desenlace final de esta primera temporada. Como su nombre indica, el tren va camino de la destrucción y necesitará mucha destreza y empeño  para evitarlo.

La tercera clase se mueve a través de publicidad gráfica para realizar una rebelión en el tren. Sin embargo, como ya viene demostrando la serie, son solo superficiales y muy volátiles. Carecen de convicción, fuerza y sentido. Lamentablemente, quisieron averiar el tren para hacer sentir el poder de esta clase, pero lo único que lograron fue convencerse de quien sigue teniendo el poder, al punto que terminaron ovacionando a los técnicos que  repararon la máquina. Algo absurdo.

La tercera clase quiso demostrar su descontento por la decisión arbitraria que se tomó en el juicio de L. J. Folger,  y descarrilan el tren. Pero esto traerá graves consecuencias que le pudo costar la vida a todos sus pasajeros. Mientras todo esto sucedía, Layton era atendido por una médica para tratar de quitarle todas las secuelas que quedan luego de salir de la incubadora, y comienza a recordar todo lo que vio mientras trataba de descifrar el caso de Wise.

Melanie, que sabe casi todo lo que sucede en el tren (menos que Layton anda suelto por tercera clase), toma cartas en el asunto y amenaza a toda la tercera clase que mandará gente a la cola si no desisten de su actitud rebelde. Tras esto, le solicita a sus técnicos que arreglen el Arca de Noe 2.0.

Layton no está en un estado óptimo, pero igualmente acude en búsqueda de Melanie, a pesar de que le dijo a Josie que Wilford no existe y es la mujer quien toma todas las decisiones, pero todavía no era el momento de hacerlo saber. El detective se escapa sin el consentimiento de su pareja, que se negaba a dejarlo ir. Con un tren que no podía mantenerse estable, intenta encontrar a la mujer que lo metió en la incubadora.

No le fue muy difícil encontrarla, ya que conoce sus secretos. Una vez estando frente a frente, estuvo a punto de matarla, pero Melanie le confiesa que las 400 incubadoras no son ni para matar a las personas ni para dañarlas, solo para mantenerlas vivas, dado el deterioro que tiene el tren, no saben hasta cuando aguantará girando a través del mundo. Solo 400 personas que se ganen su lugar por tener un atributo diferente sobrevivirán.

Tras este encuentro, Melanie va en búsqueda de las fallas en el tren. «Si quieres que algo salga bien, hazlo tu misma», con este concepto y, dado que ella fue quien creo la máquina, decide arriesgar su propia vida. El Arca de Noe 2.0 está descarrilado y ella deberá conectar unos cables para hacer sobrevivir toda la tripulación. Ni los técnicos pudieron reparar ese error, por lo que deberá ir hasta la parte más baja para poder lograrlo. La vida de todos dependen de ella.

El capítulo llega a su punto máximo de suspense cuando Melanie intentaba, con  gran destreza y esfuerzo,  encarrilar el tren, mientras este iba de un lado para el otro haciendo caer a todos los pasajeros. En el fondo sabíamos que lo lograría y que viviría. Un error poner este personaje a realizar este trabajo, dado que era más que obvio que no moriría. La mujer logra salvar la vida de todos, y la gente que quería realizar la revolución termina ovacionando a primera clase, esos mismo contra los que se iban a sublevar. Otra cosa poco lógica.

Conclusión

Fue un episodio con cierto grado de tensión, pero todos sabíamos que no era el fin del tren, ni mucho menos de Melanie. Lo más sobresaliente que nos dejo es: que la misma Melanie fue quien creo el tren, y que las incubadoras no son para dañar la gente, sino para mantenerlas vivas de cara a un nuevo error en la máquina que está muy deteriorada.

Layton está de vuelta (se recuperó de una forma muy veloz y llamativa), y Melanie está al tanto de todo, la pregunta es ¿Volverá a tomar cartas al asunto? ¿Realmente habrá una revolución con fuerza y convicción?

Saludos y sed felices.

 



el autor

Periodista deportivo. Futbolista frustrado. Amante del asado y el buen vino. Dentro de lo menos importante que tiene la vida, lo mas importante son las series, cine, libros y fútbol.

2 comentarios

  1. Hola Javier:
    Gran artículo como siempre. Te había escrito un comentario pero por lo que veo no se publicó. Te decía que tus artículos me vienen bien para refrescar la memoria de una semana a la otra ya que las plataformas me han hecho perder el hábito de seguir un episodio por semana… o quizás sea la edad, jaja.
    No entendí qué buscaban los saboteadores. ¿Hacer descarrilar el mismo tren en que viajaban? No le veo sentido. ¿O fue un efecto colateral no deseado y lo que buscaban era otra cosa? Quizás me perdí en algún momento.
    Con respecto a lo de Melanie colgada de la parte baja del tren, no solo y tal como dices, sabíamos que no iba a morir sino que, además, no llego a entender por qué tuvo que hacerlo específicamente ella. Supongamos que fue la diseñadora del tren, pero, vamos, no la vimos hacer otra cosa más que unir un cable. ¿No había nadie para hacerlo?
    Que estés bien, gracias por tus reseñas y será hasta la próxima

    • Javier Vergara el

      Hola! Primero que todo muchas gracias por su comentario! El tema de las revoluciones deja mucho que desear, ya van varias en lo que va de la primer temporada, y ninguna tuvo una fuerza sostenida como para hacer temblar el poder. La serie es entretenida, pero si analizamos la trama, deja mucho que desear. Ningún personaje cautiva, dado que ninguno tuvo desarrollo y así podemos encentrar muchas cosas.
      Y como dice usted, Melanie creo el tren, pero lo único que hizo fue unir dos cables, a eso lo podría haber hecho cualquiera de los técnicos.
      Saludos cordiales.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Saludos gente lectora. En 2019 se cumplieron 80 años del nacimiento de la editorial "Marvel Comics", que originariamente se llamaba "Timely Comics", y luego fue…