Análisis de Star Trek Discovery. Temporada 1. Capítulo 14

2

Bienvenidos a un nuevo capítulo de Star Trek Discovery. Bienvenidos a su penúltimo episodio. Y por cierto, bienvenidos a una serie que empezó de manera muy floja y que desde la mid-season me parece una gran serie, aunque eso sí, y no me canso de decirlo: no es Star Trek.

No sigáis leyendo el artículo si no habéis visto el capítulo porque puede tener spoilers.

El tema de Ash parece que se termina…

Evidentemente está lejos de acabar, por eso el título lo dejo en puntos suspensivos, pero si os fijáis parece y eso espero, que la dicotomía de tener en su cuerpo a Voq, (el klingon) se finiquita. Llevo dando la matraca con que el tema de Ash y Voq es insufrible en cuanto se hizo público en la serie. Menudo tostón. Si os fijáis creo que los guionistas se dieron cuenta de este error tan grande que han ido reculando durante posteriores capítulos. Podrían haber hecho un subargumento tan importante que podría haber pasado a un primer plano, pero todo lo contrario, lo han aparcado para dejar a Ash como un llorica singular con una Michael temerosa de si misma. Si os fijáis en el capítulo 13 de la serie el tema de Ash ni se trata. Y en el capítulo 12 se hace la separación del cuerpo de Ash y la mente de Voq casi de puntillas y de un modo muy subgéneris gracias a la klingon presa en la nave. Es por tanto paradógico que este tema parece que ha sido corregido como si de un mal tumor para la serie se tratase.

Ash llorando

Pero no, no se ha acabado porque aunque ya no tenemos más la pantomima de Voq en la cabeza de Ash, las repercusiones quedan. Ahora tendremos que aguantar a Ash llorando todo el rato y arrepintiéndose de matar al novio de Stamets y del intento de asesinato de Michael, su amada. Eso quedará vigente, al menos por un tiempo. La parte de Star Trek bonita y clásica queda y permanece cuando Ash va a comer a la cafetería (como echo de menos el nivel 10 de la Enterprise) y de pronto pasa de ser un apestado al más popular del barrio. En fin, cuando vi la escena no sabía si reír, llorar o pasarla rápidamente con el mando.

La vida sigue casi igual

Sin Lorca no es lo mismo. Eso pensamos todos. ¿Y ahora qué? Pues nada, que la vida sigue y con lo viejo siendo nuevo. La almirante Cornwell y Sarek vuelven a salir a escena y son quienes gobiernan la Discovery. La abordan, como quien pasa por su casa y les dicen que los klingon están arrasando todo lo que les viene en gana y que la Federación está a punto de perderlo todo. Realmente la Federación parece un poco boba o corta de miras, pero bueno, así nos la venden. La almirante al tomar el control intenta dirigirse a la Base Estelar 1 para descubrir que ya ha sido vencida e invadida por sus enemigos. ¿Qué hacer?

Pues nada, la opción es preguntar a la emperadora Philippa Georgiou como proceder en estos momentos, ya que ella sometió a los klingons en su universo paralelo. Y Philippa les dice que tienen que atacar a los klingons y vencerles en su terreno para hacerles retroceder. Sólo así podrán ganar la guerra. Tienen que dejar de defenderse, en resumidas cuentas. En fin, que preparan un plan basándose en el motor de esporas (no voy a entrar en detalles de como terraforman un planeta) para adentrarse en el planeta natal de los klingons, Qo’Nos. Esta incursión la veremos al completo en el próximo y último capítulo de la temporada. Asegurado al 100%. Pero volviendo al presente resulta que la emperadora pide la libertad a cambio de su ayuda. Y no solo se la conceden… atención a lo que pasa. La almirante Cornwell entra a escena y explica que la capitana Philippa Georgiou, la de nuestro universo estaba viva y de parranda, y entonces introduce a la emperadora como ella. Y la gente feliz y contenta. Ni rechista. Ya tenemos de nuevo a un capitán del universo paralelo al mando de la Discovery. Hemos cambiado a Lorca por Philippa.

Y todo esto me lleva a pensar lo que ya dije en el capítulo anterior. Si han traído de vuelta a Philippa, por narices (o eso creo, no me baso en nada excepto en mi intuición) volverá Lorca. Al fin y al cabo a Lorca no le vimos realmente morir y si desintegrarse en esa bola que conectaba diferentes universos. Por tanto espero su regreso más pronto que tarde.

Otro buen capítulo de Star Trek que me deja con las ganas de ver el último de la serie. ¿Os está gustando a vosotros?

Larga vida y prosperidad.



el autor

Licenciado en Publicidad y RR.PP. Creador y administrador del blog entre otras actividades lúdicas como community manager, lector de libros y cómics además de futbolero, cinéfilo y coleccionista de páginas originales. Me gusta hacer un poco de todo.

2 comentarios

  1. A mi me esta encantando la serie…es cierto que la primera mitad es más floja pero esta segunda mitad t deja con ganas de más y sorprende en cada capítulo.
    Para mi excelente.

Contesta a Picard78 Cancelar Respuesta

Recomendado en Las Cosas felices
Hace unos días, cuando Disney publicó el primer tráiler de Solo: Una Historia de Star Wars, todos los aficionados a la franquicia galáctica asaltaron sus pantallas para observar…