Análisis de Star Trek Discovery. Temporada 2. Capítulo 6

0

Bienvenidos trekkies una semana más a un nuevo capítulo de nuestra serie favorita. Bienvenidos a Star Trek Discovery. Hoy continuamos la temporada 2 con el capítulo 5 titulado: El sonido del trueno.

Los kelpianos y los ba’ul (que no es lo mismo que baúl)

Después del chiste fácil e infantil vamos al grano. Todo el capítulo se centra en los kelpianos y en los ba’ul. Saru es un kelpiano y ya vimos su no muerte y su no transformación o caída en fase terminal llamada vahar’a. Todo eso lo vimos en el capítulo 4, o sea, hace nada. Y si recordáis me aventuré a decir que este tema se trataría en algún momento de la serie. No es que fuera un adivino, es que era seguro que lo iban a hacer. Pero siendo sinceros y para echarme tierra encima os comento que no suponía, no tenía ni idea de que sería tan pronto. Yo pensaba que el tema de los kelpianos se desarrollaría mucho después, incluso en otra temporada. Pero no, aquí se cargan las subtramas como perico el de los palotes y adiós muy buenas. Y otro cosa que me molesta, ya han finiquitado en un capítulo el tema de los kelpianos saltándose la Primera Orden, que es no interferir en una raza inferior. Pero a eso iremos luego porque primero quería quitarme de encima otra subtrama del capítulo que parece que la van a alargar porque sólo ponen un minuto o dos por capítulo. Hablo de Stamets y su novio Hugh.

Hugh confundido y ¿seguirá amando a Stamets?

Pero antes de seguir tengo que decir que sale Ash y por ahora parece (como ya dije en el capítulo anterior) que lo hará por lo que queda de temporada. Todos los que me seguís conocéis mi fobia hacia este personaje. No digo más del tema, pero por ahora sigue vivo.

Hugh parece que está entero y de una sola pieza, incluso al reconstruirle en la otra dimensión lo han hecho sin cicatrices ni accidentes del pasado. Hugh aparece ahora en la Discovery como una persona nueva siendo él pero sin ser él. ¿Cómo se explica esto? Realmente no tiene sentido, pero allí está. Y ahora viene lo bueno. No dicen nada pero se puede intuir (lo mismo meto la pata) que este nuevo Hugh no tiene los mismos sentimientos de amor hacia Stamets que antaño. Ojo incluso es posible que no sea homosexual, aunque realmente esto es especular y mucho. Como veréis yo sólo me baso en la mirada y la sonrisa que Hugh fuerza para que Stamets no se sienta incómodo. Esto puede ser una llave o una clave de lo que acabo de decir. Si fuera así, me daría lástima por el científico. Pero como he dicho he especulado y se irá viendo en futuros capítulos.

Volviendo al tema principal parece o queda meridiano que el ángel rojo es el causante o detonante de las luces de la galaxia, y que allí donde se manifiesta es porque su “ayuda” parece inevitable. Y como la Discovery acude donde se aparece el ángel, es realmente la Federación quienes acaban socorriendo a los más necesitados. Vamos, que el ángel rojo es la bombilla y la Discovery la polilla.

Y en este capítulo, como ya expliqué con anterioridad Pike y la Federación se saltan la Primera Orden para ayudar a los kelpianos librarse de los ba’ul. Realmente dan la vuelta a la tortilla diciendo que los kelpianos son los verdaderos depredadores y no las victimas. No se, hay muchas cosas de esta serie que no me acaban de encajar. Ya lo sabéis por anteriores artículos. Y esta es otra más. Pero bueno, lo importante es que los ba’ul sacan al espacio unas naves acojonantes que dejan en ridículo a la Federación. Pero no es sólo eso, luego empotran en la pared a Saru con unos drones muy simpáticos. De esta manera nos dicen a los espectadores que su potencial tecnológico es impresionante. Pero no acaba la cosa ya que emergiendo de una especie de agua, o gel, aparece una especie de monstruito negro, como la noche cerrada con ojos rojos (que no se para que narices sale) y que se supone que es un ba’ul. Se encara a Saru y su hermana simplemente para hablar (podía hacerlo a distancia, por la “megafonía”) pero esto es otro guiño al espectador para poder ver los feos que son además de comprobar como los ganglios de Saru son ahora dardos duros que se lanzan contra el enemigo, en este caso el ba’ul. Pero como los ba’ul son la ostia en verso, un campo de fuerza le protege del “nuevo” Saru, el nuevo depredador, que ya no tiene miedo.

El monstruo feo como el sólo que debería ser un Ba’ul

Pero lo más ridículo viene ahora ya que Saru rompe sus grilletes como si fuera Hulk o Thor para despachar a los simpáticos drones (si, los que os dije antes) como si fueran globos llenos de aire. Saru, con su nueva superfuerza agarra los drones metálicos o de plástico duro y los aplasta como si nada. Pero la cosa no acaba allí. Los ba’ul (que hacía medio minuto eran la ostia) dejan de mandar drones o tropas o alguna medida de defensa, y dejan a Saru crear un comunicador con los drones destrozados que, naturalmente contacta con la Discovery. Y no sólo es eso, desde la Discovery reproducen la frecuencia que hizo que Saru pasara el vahar’a, aunque esta vez a los habitantes de Kaminar la agonía les dura unos minutillos para acabar con su acondicionamiento. Pero como los ba’ul poseen una tecnología superior que no emplean contra Saru, porque es uno de los protagonistas de la serie, deciden acabar con toda la raza de los kelpianos. Ahora la Federación interviene (de nuevo) en la contienda para ayudar a los kelpianos pero parace que los ba’ul les superan en tecnología. Malo, malo ¿No hay salvación para esta raza tan peculiar? Pero de pronto, sin saber como o porqué aparece el ángel rojo y crea un impulso electromagnético que se carga la tecnología de los ba’ul salvando así a millones de seres. Viva. Que alegría. Y se va a los dos segundos.

Al final del capítulo cuentan que Saru tiene una visión o un espectro de visión (no recuerdo bien) superior al humano y ha podido distinguir que el ángel rojo es un ser de forma humanoide que lleva un traje. ¿Un viajero del tiempo? Una cosa que se me ha ocurrido ¿Será Michael el ángel rojo? El ángel parece una mujer (tiene curvas) y al final del episodio la comandante comenta que tiene que volver a Vulcano.

El ángel rojo

No se que os ha parecido el capítulo pero a mí me ha dejado como casi todos, con un regusto amargo de un capítulo que no está mal pero que potencialmente podría haber sido la mucho mejor. Pero bueno parece el sino de toda la serie de Star Trek Discovery.

Os veo en los comentarios y la semana que viene.

Larga vida y prosperidad



el autor

Licenciado en Publicidad y RR.PP. Creador y administrador del blog entre otras actividades lúdicas como community manager, lector de libros y cómics además de futbolero, cinéfilo y coleccionista de páginas originales. Me gusta hacer un poco de todo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Llega Marzo y no hay mejor modo de arrancar el mes que conociendo el catálogo nuevo que llega a nuestras plataformas de streaming preferidas. En…