Análisis de The Expanse. Temporada 03. Capítulo 13 -Fin de Temporada-

1

Bienvenidos amigos y amigas a la que será, de momento, nuestra última cita con esta gran serie que es The Expanse. Si a alguno le preocupan estas lapidarias palabras, tranquilos, estaremos aquí para la cuarta temporada pero aún falta algún tiempo para eso y lo cierto es que esta última recapitulación, con su breve análisis, da la impresión de ser el fin de un largo peregrinaje por este universo.

El capítulo que vamos a reseñar hoy de manera independiente se emitió originalmente como la segunda parte del final de esta tercera temporada, así que si no habéis visto el capítulo anterior o al menos leído el recap id a ello y volved más tarde, o de lo contrario no os enteraréis de la misa la mitad. Huelga decir que este post contiene todos los spoilers del mundo en lo que se refiere a este final de temporada así que advertidos quedáis.

¿Preparados? La Roci calienta motores para su último vuelo, pero antes recordad que podéis encontrar los análisis del resto de capítulos de la serie pinchando aquí. ¿Listos?

LA PUERTA DE ABADÓN

El equivocado sentido de la responsabilidad de Ashford se descontrola dramáticamente

Si el capítulo anterior colocaba todas las piezas en el tablero, reuniendo a todos los personajes centrales de nuestra historia a bordo de la Behemoth, en este episodio por fin estalla el conflicto, un conflicto a escala cósmica en el que puntos de vista antagónicos chocan sobre el rumbo a seguir para asegurar la supervivencia de la raza humana, y es que a pesar de una importante carga de acción con ensalada de balas de por medio, este último episodio es uno de los más ricos a nivel temático de toda la serie.

Para situarnos, recordemos que Ashford había decidido utilizar el inmenso laser de su nave para intentar destruir el anillo y salvar el sistema solar de la protomolécula, sacrificado a la flota que quedaría atrapada en la zona lenta. Su razonamiento se nos explica mejor en este capítulo, y es que el expirata espacial piensa que la estación protomolécular es una bomba de relojería que más tarde o más temprano resultará catastrófica para una raza humana incapaz de contener su impulso de trastear con lo que no debe. Aquí nos encontramos ante uno de los puntos más interesantes que quiere transmitir este final de temporada: La moralidad gris, como el hacer lo que uno cree correcto puede hacer daño incluso a aquellos a los que uno intenta proteger porque no podemos asegurar que el bueno del capitán no tenga razón, pero sus métodos son más que reprobables.

Mientras tanto Holden por fin entra en contacto con Miller, que le dice que podrá ‘convencer’ a la estación de que la raza humana no es un peligro si todos ‘bajan’ simbólicamente las armas apagando todos los reactores de la flota. El plan es el siguiente: Holden, Naomi y Drummer deciden asaltar el núcleo de la nave para apagar los motores mientras que Amos, Alex, Anna y Monica Stuart (la reportera) difunden el mensaje hacia el resto de naves desde el relé principal de comunicaciones, un plan arriesgado que no hará ni pizca de gracia a Ashford y podría costarles la vida… pero teniendo en cuenta que el destino de la humanidad se tambalea sobre el filo de una navaja ¿Quién podría negarse?

La interacción entre Anna y Amos sigue siendo uno de los aspectos más interesantes del capítulo

A partir de aquí tenemos un juego del gato y el ratón en el que las dos partes intentan por todos los medios alcanzar sus objetivos. Mientras el nuevo capitán de la Behemoth incrementa su despotismo a pasos agigantados, realizando ejecuciones sumarias y reclutando a personal de forma involuntaria, Clarissa Mao incluida, el equipo de Holden consigue tomar el núcleo mientras Amos y Cía. comienzan a retransmitir su mensaje con Anna, la persona más empática y persuasiva que tienen a mano, como portavoz. Cuando Ashford se percata de la jugada envía dos equipos, uno marciano a cargo de Bobbie y otro Cinturoniano a cargo de Diogo Harari, a eliminar a los rebeldes de raíz. La sorpresa es mayúscula para los marines cuando al llegar al almacén de armamento se percatan de que Diogo y sus compinches han robado sus armaduras de combate, poniendo en peligro mortal al grupo de Holden.

Cuando Bobbie y su escuadra llegan hasta el relé de comunicaciones, tanto ella como Alex se dan cuenta de que se encuentran al otro lado de la trinchera e intentan resolver la situación pacíficamente, mientras Holden y Naomi se ven obligados a huir con una Drummer cada vez más deteriorada que finalmente decide quedarse a atrás y sacrificarse para detener a sus perseguidores Cinturonianos. La situación en el puente no pinta mejor, con disturbios en el resto de naves que comienzan, poco a poco, a apagar sus motores poniendo aún más presión sobre un Ashford superado por la situación que, en una esclarecedora conversación con Clarissa (a la que despoja de los inhibidores químicos) confiesa que espera que una acción noble y altruista al final de una vida sembrada de maldades suponga la redención, palabras que calarán hondo en la joven que, sin que el capitán esté al tanto, comparte su dilema.

Finalmente, la situación llega al clímax cuando la escuadra de Bobbie la traiciona y esta decide unirse a sus antiguos compañeros, consiguiendo ponerles momentáneamente a salvo, pero no sin antes resultar herida de gravedad. Mientras tanto una Drummer preparada para sacrificarse utilizando granadas de mano se salva gracias al ingenio de Naomi, que lanza un ascensor hacia abajo a toda velocidad por el hueco por el que estaban huyendo, aplastando a Diogo sin piedad y salvando la vida de su amiga, un final bastante repentino en innoble para un personaje que llevavamos siguiedo desde el comienzo de la serie. Así son las cosas, uno recoge o que siembra y Diogo había levantado demasiadas ampollas. Ashford, por su parte, decide disparar el láser de una vez por todas antes de que la situación se le vaya totalmente de las manos y, afortunadamente, falla el disparo que habría propiciado sin lugar a duda el fin del Homo Sapiens.

La buena de Drummer nos tiene con el corazón en un puño durante todo el episodio

Justo entonces Holden Y Naomi llegan al puente para intentar convencer al capitán de su equivocación, cuando este ordena su ejecución sumaria, no es otra que una Clarissa inspirada por las palabras del propio Ashford la que utiliza sus mejoras químicas para salvarles la vida y desconectar de una vez por todas el suministro eléctrico de la Behemoth, propiciando por fin el ansiado apagado de la flota. En el momento en el que la estación se da cuenta de que la humanidad no es un peligro, llega la sorpresa, y el verdadero propósito de la ‘zona lenta’ se hace patente. Algunos os  habréis preguntado por qué uno de los capítulos anteriores de la temporada se llamaba ‘diente de león’ sin significado aparente, pues bien, aquí tenéis el porqué. Dentro de la esfera, 1.300 puertas se abren en dirección a otros tantos sistemas habitables, parecidos a la tierra, donde habitasen hace eones los creadores de la protomolécula una imagen que desde el interior recuerda precisamente a eso, a un diente de león y una nueva frontera que supondrá sin lugar a duda el próximo gran paso en la historia humana.

En las reflexiones finales, Holden rememora su visión en el interior de la estación y elucubra sobre porqué Miller no ha ayudado a la humanidad, una especie cuyo sectarismo y odio seguirán representando un gran obstáculo a la hora de afrontar esta nueva frontera, de forma desinteresada. Grandes obstáculos y posibilidades se abren ante una especie capaz tanto de lo mejor como de lo peor, y junto a ellos la responsabilidad de ayudar al detective a descubrir quién o qué propició el fin de los creadores de la protomolécula. En el momento final, podemos observar como Holden percibe ‘algo’ a la hora de atravesar el anillo, ‘algo’ que parece habitar las dimensiones ocultas entre el espacio y el tiempo y que podría amenazar ese brillante futuro que se abre ante nosotros…, pero tendremos que esperar hasta la próxima temporada para averiguar el qué.

1.300 nuevas fronteras para la raza humana

Hasta aquí el análisis de este último capítulo y de la temporada, creo que ya es bastante largo como para incluir una valoración, no obstante creo haber entretejido mi análisis junto con el resumen de una manera que espero haya resultado amena. Nada más que decir, esperamos ya la cuarta temporada que nos llegará pronto de manos de Amazon, a los que agradecemos decidiesen salvar esta magnifica serie, y nos leemos en esos futuribles análisis si así lo queréis.

Hasta entonces, y como siempre, sed muy felices.

 

 



el autor

Graduado en Estudios Ingleses por la Universidad Autónoma de Madrid. Aficionado a la literatura, el arte, el cine y el mundo de los videojuegos, con una especial predilección por el género de ciencia ficción en todos los medios.

1 comentario

  1. superpikayo el

    Fenomenales comentarios de todos los capítulos. Los primeros me ayudaron enormemente a meterme en esta serie cuya primera temporada se me hizo cuesta arriba. Pero me alegro de haber llegado hasta aquí y haber disfrutado tanto.
    Espero seguir leyéndote cuando por fin se estrene la 4. Gracias y cómo tú dices, ¡sed felices!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hacía meses que un rumor estaba inundando la red, pero nadie quería darle veracidad, pues muchos hemos crecido con este sello como abanderado del cómic…