Análisis de iZombie. Temporada 2. Capítulo 1

0

Hola, y bienvenidos de nuevo a la emocionante vida de Oli Moore. No os voy a hacer un resumen de lo que ocurrió en la temporada anterior, por que podéis verlo aquí. Ahora llega una nueva temporada, que espero, mantenga la regularidad de la anterior. Vamos a ello, con el análisis del primer capítulo. 

Tres meses después del accidente de su hermano, ni él ni su madre han perdonado a Oli no donar sangre. Tampoco ayuda que ni su mejor amiga ni su ex novio quieran hablarle. Oli se refugia en Ravi y en el trabajo, donde una especia de mecánico borracho la ha palmado. El muerto en cuestión es un tal Gordon, a quien todo el mundo odiaba. Va a ser difícil apostar esta vez. En la morgue, Oli sigue compadeciéndose. Pero las cosas no van lo bastante mal para ella. Es por eso que decide que debe acudir a Blaine para conseguir el Utopium adulterado.

Por si os interesa, Blaine trabaja ahora en una funeraria. Oli y Clive salen a patrullar y el poli le deja claro a Oli que sospecha mucho de Maxi. Quizá por el hecho de que todas las pruebas apuntes a él. Y el hecho, tamnbién, de que en realidad es culpable. Creo que, por mucho que me guste, Clive es el personaje en el que menos esfuerzo han puesto, por que está muy desdibujado. A no ser que pretendieran que fuera un personaje plano con una personalidad de un poco estúpido y corto. En ese caso, un gran trabajo.

Oli, que ahora tiene el cerebro de un viejo cascarrabias xenófobo y el poli tonto se van de investigación. A la vuelta en el trabajo, Oli y Ravi descubren que ahora Blaine trabaja en una funeraria. Reconozco que la idea me aterraba, pero han sabido como tratarla. Por que Blaine no es un empresario más. Sencillamente ha cambiado la tapadera de su negocio habitual. El de ofrecer cerebros a los zombies. Un genio.

Como os he dicho, este hombre es un genio. Como contraparte a Clive, lo pilla todo a la primera. Es consciente de todo lo que ha hecho Oli, de que no le queda cura y de como la ha gastado. Y disfruta mortificándola por ello de una manera divertida y fanfarrona. Me gusta este chico. Aún así, Oli sabe de que hilos tirar. Me gusta que, independientemente del cerebro que se haya comido, siempre tenga esa vena malévola. Sea como sea, Blaine se compromete a indagar de donde salió ese Utopium.

Pero, ya lo sabéis, no es tan fácil la cosa. Tras los cerebros, Blaine ha vuelto a las drogas. Al Utopium en concentro, esta vez puro y sin cortar. Otro que ha conseguido un trabajo es Maxi, que es entrenador personal. Pero debería preocuparle más la insistencia de Clive por pillarle. Y hablando de Clive, una temporada después de su primera aparición, ha descubierto la existencia de Blaine. Solo que él lo llama Blaite y no tiene ni idea de que rollo va.

De quien ya tenía ganas de saber es del gerente de Max Rager, que parece que está apurado. La junta de accionistas le atosiga, la prensa le atosiga, su secretaria le atosiga… Si no fuera un sádico sin escrúpulos me daría pena. Lo importante de esto, es que parece que han encontrado la “solución al problemilla zombie”. Hurra. Parece ser, hablando de otra cosa, que la cura de Ravi tiene efectos secundarios. Como el hecho de que las personas que la han tomado pueden reconocer a otros zombies.

Con respecto al crimen, Oli tiene una visión. Parece ser que fue la cuñada de Gordon que le amenazó. Pero también resulta que tiene coartada. También la tiene el vecino que dio la voz de alarma. Pero su coartada se tambalea gracias al poli tonto, que esta vez ha hecho los deberes. El vecino se cargó a Gordon: caso resuelto.

Tanto rollo para nada…

Y con el caso cerrado y volvamos al gerente de Max Rager. Si este hombre tiene nombre, lo he olvidado. El caso: EL BOMBAZO. El tío tiene monitoreados a Ravi y a Oli. Y se ha enterado de que Maxi detecta zombies así que le ofrece trabajo como EXTERMINADOR DE ZOMBIES. ¿Como os quedáis? Maxi, el personaje mas bueno y pachorro, cuya ex novia (a la que aún quiere) es una zombie… Aunque no le queda más remedio que hacerlo. Por que sabe que Maxi es culpable de cinco asesinatos.

Y el bombazo final, por si el capítulo no ha tenido bastantes, es que Oli tiene al enemigo en casa. Su nueva compañera de piso es la secretaria de Max Rager.

Este primer capítulo nos presenta una temporada con más intriga, y menos CSI zombie. Así que espero que siga así. Nos vemos la semana que viene. Sed felices



el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

Deja tu comentario