Baldur’s Gate 3 se parece más a Divinity Original Sin que a Baldur’s Gate ¿Está mal eso?

0

Baldur’s Gate está de vuelta después de más de veinte años. Hemos dedicado muchas páginas digitales y físicas al fenómeno Baldur’s Gate, el santo grial de los juegos de rol. Resulta que Laria, los genios detrás de Divinity Original Sin convencieron a Wizards of the Coast de quedarse con las licencias y crearon una gran expectación. Nadie lo vio venir y tuvimos un avance impresionante, pero luego vimos el trailer, el gamplay…. Y llegó la polémica.

La primera sensación tras ver el avance es que iba a ser oscuro, maduro, como era Baldur’s Gate, como eran unos ilícidos poseyendo a un guardia y destrozándolo por dentro para reproducirse. Impresionante.

Luego llegó el gameplay y todo el mundo se quedó pensando que eso ya lo había visto antes, concretamente en el Divinity Original Sin 2. Este título es un juegazo, con una gran historia, un gran sistema de juego, divertido, gran banda sonora, interacción con los objetos y elementos en combate sobresaliente, graficazos… Y una tercera parte de esto vendería millones de copias, seguro, lo que nadie vio venir es que harían un parón en esta saga para encargarse del santo grial del rol. Y lo que nadie vio venir tampoco es que cogerían todo el sistema de su juego para llevarlo al clásico.

Por supuesto aún queda mucho por cambiar, pero estas son las cosas que nos hacen pensar que Baldur’s Gate 3 se parece más a Divinity Original Sin que otra cosa:

  1. No habrá grupo de seis compañeros. Habrá sólo 4 como en DOS2
  2. Cada compañero podrá ser modificado su clase para que encaje en nuestro equipo. No se modifica su historia pero sí su clase. Así habrá menos opciones en las que elegir diferentes combinaciones. O sea, como en DOS2, donde sólo podíamos elegir entre 6 personajes y no los 18 de Baldur’s Gate.
  3. No habrá mapa al que elegir donde ir sino zonas enormes, como en el DOS2.
  4. No habrá vista isométrica como en BG sino 3D como en el DOS2
  5. Elementos como agua, fuego, viento, electricidad serán claves para el escenario de combate como en el DOS2.
  6. Será por turnos, no como en Baldur’s Gate.
  7. No habrá procesos de día y noche tal y como pasaba en Baldur’s Gate.
  8. La barra de habilidades inferior, los retratos, la estética general es heredada de Original Sin. Los rostros no serán dibujos sino modelos en 3D. No obstante, esto puede cambiar.
  9. No habrá sistema de alineación moral como en Baldur’s Gate.
  10. La estética es más luminosa, los colores, los matices son más felices y menos oscuro. Era parte de la esencia de Baldur’s Gate, con armaduras que no brillan como en el Final Fantasy sino que se han arrastrado por el barro. Pero ojo, eso puede cambiar también.

¿Qué es lo que ha dicho Larian? Que ellos quieren parecerse más a las reglas del manual de Dungeons & Dragons 5 y también que todo puede cambiar y hacerlo más parecido. Aún queda tiempo. Por otra parte, toda la polémica entre “verdaderos fans del juego” y “verdaderos fans del estudio” se hubiese resuelto cambiando el nombre. Baldur’s Gate: Sword Coast, Dungeons & Dragons: Baldur’s Gate o cualquier cosa así. Todo el mundo habría estado contento y apoyado a Larian. Lo mejor de toda esta polémica que ha invadido sus redes en Facebook, Twitter, Reddit y su propio foro, es que todos están convencidos de que será un buen juego, aunque quizá no el Baldur’s Gate 3 con el que muchos habían soñado.



el autor

Periodista, con lo bueno y con lo malo. Amante de la historia, la actualidad, la tecnología, los videojuegos, los viajes y la música.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos  a Westworld, la serie que camina junto a mí en mi andadura por esta Sacrosanta Web desde su estreno en 2016. Se acabó la…