Cinco recursos que vemos constantemente para alargar innecesariamente los videojuegos

1

Este juego te ofrece 100 horas de diversión… pero el 25% sobra. Esto, tristemente, es bastante habitual en el mundo de los videojuegos. Y, aunque el porcentaje varía, incluso los mejores títulos han metido relleno aunque sea de forma más o menos disimulada. Es muy probable que en tu videojuego favorito también.

Es cierto que en los juegos que más gustan el relleno suele ser algo anecdótico, pues saben que lo principal no es la cantidad de contenido sino la calidad. Pero también saben que hay jugadores que exigen más horas de vicio a cualquier precio y que, pase lo que pase, van a hacer lo que sea para llegar a completar al cien por cien el título. A otros usuarios, sin embargo, les da rabia caer en tan burda estrategia de marketing.

 

Os dejamos con el artículo en formato vídeo. Si te ha gustado, no olvides suscribirte al canal. 

 

Estos son los recursos más utilizados:

1 Misiones secundarias aburridas

La existencia de objetivos paralelos a la misión principal debería ser para que nuestro personaje crezca, lo vayamos conociendo, gane habilidades y se prepare para la misión principal. Sabiendo esto muchos desarrolladores deciden poner innumerables añadidos que sólo sirven para dar vueltas y marear al jugador. “Necesito una planta para mi potaje que, justamente, está en la otra punta del mapa”, “demuéstrame tu valía y asesina a cuarenta tipos que me caen mal”, “este artefacto es muy poderoso y para volver a forjarlo hay que unir las cuatro piezas repartidas en cada punto cardinal…”.

Con una vuelta de tuerca las misiones secundarias pueden ser tan emocionantes como la principal. Hace falta más imaginación, ideas y, sobre todo, ganas.

Buenos ejemplos: Witcher 3, Mass Effect, Baldur’s Gate y Batman Arkham Knight incluían misiones secundarias que atrapaban tanto o más que la principal.

Malos ejemplos: World of Warcraft, Neverwinter Nights, Assassin’s Creed, Dragon Age…

neverwinter-cosas-felices

2 El momento onírico

Ya sea pesadillas o con sueños alegres nuestro protagonista se ve transportado a un mundo irreal donde tiene que caminar buscando algo para comprender algo que, en realidad, no es tan importante. Eso sí daremos vueltas a cámara lenta intentado superar un nivel tedioso que, por mucho que insistan los guionistas de los juegos en su importancia, se nota demasiado que se trata de reutilizar un mapa y alargar la trama porque sí.

Este punto también se puede intercambiar con manejar un personaje que no es el principal para enterarte de su historia.

Buenos ejemplos: Cualquiera en el que el protagonista no sueñe.

Malos ejemplos: Max Payne, Mass Effect, Baldur’s gate…

mass-effect-csas-felices

3 Escoltar y ser escoltado

Más allá de que todavía ningún desarrollador ha logrado que en este tipo de secuencias los personajes vayan a la misma velocidad –pues siempre se quedan atrás o se van muy lejos aunque te hablen-, proteger a otro protagonista es un recurso tan fácil como aburrido. Hordas de enemigos saldrán mientras el otro huye, arregla un ordenador o invoca algo. Esto, que puede tener cierta lógica en una historia, se suele cruzar con misiones secundarias absurdas o bien con tramas que no vienen al caso.

Buenos ejemplos: En algunos casos, como Resident Evil, donde el mundo es un peligro constante, se puede llegar a entender. Y a veces se pasaban.

Malos ejemplos: World of Warcraft, Assassin’s Creed, Diablo…

assassins-cosas-felices

4 Un paseo por otras dimensiones

Sí, son nuevos mapas y zonas pero parece que todos los personajes tienen que dar paseos por todos los universos paralelos antes de llegar al malo final. Nos vamos al, infierno, a la dimensión del fuego, a la del agua (se podría hacer un estudio sobre la obsesión de los desarrolladores con los niveles acuáticos), al cielo, a la cueva mística de las maravillas misteriosas… Ahí, por supuesto, hay monstruos y enemigos a la altura del contexto. A veces tiene un pase está bien, otras el juego mismo va de eso, pero la mayoría de las veces parece más un espejismo de haber creado más y mejor contenido cuando, en realidad, en la trama en sí e salgo completamente innecesario y aburrido.

Buenos ejemplos: Saga Final Fantasy, Diablo.

Malos Ejemplos: Elder Scrolls Skyrim, Dragon Age… y a veces también Final Fantasy.

skyrim-cosas-felices

5 Torneos paralelos*

Cuando se trata de sumar contenido adicional se ha llegado al absurdo de crear competiciones internas  que, con la excusa de aportar un poco de dinero y experiencia a los personajes, proponen perder cientos de horas a los jugadores (y si eso les dan un logro). Ganar a las cartas, en las competiciones de mascotas, en las carreras…  y cuando lo hayas hecho habrá otro rival más importante que te propondrá hacer lo mismo. Y después otro.

wow-cosas-felices

*Nótese el juego de palabras.



el autor

Periodista, con lo bueno y con lo malo. Amante de la historia, la actualidad, la tecnología, los videojuegos, los viajes y la música.

1 comentario

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Después de una semana con Disney+ y en pleno cautiverio me hago una pregunta: ¿merece la pena? Pues aquí os respondo basado en mi experiencia…