Crítica a Hobbs y Shaw: Fast and Furious se queda a medio gas

4

El día 1 de agosto se estrenó el spin-off de The Fast and the Furious con Jason Statham y Dwayne Johnsson como tándem principal. Ya he podido verlo y os voy a dar mi sincera opinión sobre este nuevo episodio de esta longeva saga.

Vamos a ver como encaro esta crítica sin que parezca que soy un hater o Carlos Boyero…Lo mejor es ir directo al grano.  Para disfrutar de Hobbs and Shaw hay que entrar en la sala de cine con el cerebro apagado o haberlo dejado en casa. La película no se esfuerza en entregarnos un guion elaborado o con algún giro argumental que nos sorprenda… ¿es mala por ello? No si vas concienciado de lo que se te va plantear.  Es adrenalina 100% con explosiones, puñetazos y escenas de acción imposibles.  Creo (bajo mi punto de vista) que trata de ser John Wick o Misión Imposible pero se queda sin gas y en tierra de nadie con diálogos de típica película de acción de los 80.

Títulos como Arma Letal, Tango y Cash o Límite 48 horas se convirtieron en referente para las buddy movies. Hobbs y Shaw trata de jugar en esa liga, pero no cuaja por que han pasado más de treinta años desde aquellos títulos y el público exige algo más y esta premisa está muy manida. Es verdad que tuvimos la trilogía de Mercenarios que triunfó homenajeando al cine de los 80, pero fue una rara avis y además, esas cintas se reían de sí mismas y parodiaban escenas típicas de aquella época, por ello triunfaron. Este filme de Fast and Furious se toma en serio a sí mismo pese a todos los excesos que daban pie a que esto hubiese sido una gamberrada superlativa. En esa seriedad es donde se pierde la película y se le ven todas las flaquezas al guion.

Pese a que la química entre Statham y Johnsson es más que evidente, eso no puede salvar unos diálogos y chistes que hacen gracia en menos de la mitad de las ocasiones. Hobbs y Shaw será el éxito de taquilla veraniego de este año, de eso no hay duda, pero adolece de un guion flojo que le ha hecho quedarse a las puertas de algo más.  Un refrito de clichés y escenas que hemos vivido en otros filmes y que no aporta nada nuevo al espectador más que acción desenfrenada sin ningún proposito. Muy por debajo de John Wick y Mission Impossible.

Y ahora voy con Idris Elba. Su villano es plano, sin historia y sin las motivaciones que suelen hacer que empatices con la némesis de los protagonistas. Este actor fue lanzado a la película sin un guion coherente que lo respaldase y eso es un detrimento para el producto que no deja disfrutar de toda la calidad de este actor por lo unidimensional que es el personaje que le ha tocado interpretar.  En la historia del cine hay miles de villanos como Brixton y por desgracia cada vez más escasean las némesis memorables. Aún recuerdo aquel policía corrupto interpretado por Gary Oldman en Leon… alguien malvado porque sí que la interpretación del actor lo elevó muchos enteros.

La cuarta pata de este banco es Vanessa Kirby que demuestra que es demasiado buena actriz para esta película y sólo con sus expresiones faciales ya se come la pantalla (¡la quiero como Catwoman ya!). Esta mujer leyendo un prospecto de Paracetamol consigue que la pantalla y el público la quieran. Interpreta a la hermana de Shaw que (coincidencias de la vida) tiene que hacerse con un virus que también quiere Brixton, que a su vez, tiene una historia pasada con el personaje de Statham. ¡Que pequeño es el mundo! Y con guiones como estos todavía más. Vanessa Kirby es una de las dos cosas que se salvan de esta película, incluso saca petróleo de su forzada historia de amor con Hobbs. ¿Una futura historia de cuñados condenados a entenderse? ¿Dónde habré visto eso antes?

He dicho que había dos cosas que salvaba de esta película: Vanessa Kirby y Ryan Reynolds. Si, el protagonista de Deadpool tiene un pequeñísimo papel es esta cinta y es lo mejor de esta. Sus diálogos en la cafetería son hilarantes y hacen reír por los absurdos de la escena. Solo son 5 minutos pero no necesita más para ser robar el show y dejar su sello.

Cuanto más pasaban los minutos más me estaba costando ver Hobbs and Shaw y cuando pensé que nada podía ser más insulso llegó la parte de Samoa. Un acto final metido con calzador para que podamos ver la raíces de Hobbs y se reconcilie con su pasado, además de tener un cambio de escenario que no le sienta nada bien al filme. Un final al más puro estilo Equipo-A con haka incluida para meternos con cucharón una moraleja sobre la confianza en la tecnología y todo lo que se puede hacer si se combate juntos dejando de lado las diferencias. Por un momento recordé aquellos episodios de He-man y los Masters del universo en los que se nos resumía lo ocurrido en dicho capítulo a modo de moraleja. Con 8 o 9 años lo compro, pero creo que el público en general es suficientemente adulto e inteligente para entender lo que subyace bajo el guion… aunque sea tan flojo y pobre como este.

Concluyendo: Hobbs and Shaw es una película de acción que no pasará a la historia, entretiene si no te la tomas en serio, pero nada más. Es buena en lo que pretende, pues nos va a dejar mucha acción y contadas escenas de diálogos que si no existiesen no lo notaríamos. Espero no haber sido muy hater, pero espero más del cine de acción cuando tenemos joyas como John Wick o Mission Impossible.

 

Saludos desde el sótano de la batcueva.

 



el autor

Amante de DC desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Crecí con los vídeos Beta y VHS y visitando casi a diario unos lugares extintos llamados videoclubs. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. El cliché de geek.

4 comentarios

  1. La verdad, es que no creo que intente ir de John Wick o MI, es más, sí veo que no se toma en serio y sabe (o lo intenta) reírse de sí misma. A mí me ha entretenido, yendo de más a mucho menos (ese momento helicóptero a lo Capitán América, la haka, el hermano desconocido mejor mecánico del mundo…; dándome lo que esperaba. Y sí, la chiquilla y Masacre son lo mejor; parece que ya fichado para una segurísima secuela; y, mierda, yo compro eso. Un saludo.

    • Juanma Martín el

      Esta cinta me recuerda a Los Vigilantes de la playa (también de La Roca) que comienza riéndose de sí misma sin tapujos (reconozco que la primera mitad de la película me divirtió muchísimo), pero luego cae presa de una trama demasiado sencilla y pierde esa frescura y gracia del principio. ¿Difruté de Hobbs y Shaw? Es entretenimiento sin más y espectacularidad que debe ser vista en la gran pantalla, pero me faltó algo más de guión para hacerla subir un escalón más. Un saludo.

  2. Es verdad que hay muchas referencias a películas anteriores pero que hay respecto a Owen Shaw? Por que hay gente que dice que nunca se le menciona y gente que dice que si se le menciona una vez?

    • Juanma Martín el

      En la película aparece un personaje que estuvo relacionado con Owen Shaw en el pasado… esa es la única referencia que hay… al menos que se me haya escapado otra.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Muy buenas. Este fin de semana nos ha dejado una curiosa noticia con la que abrimos la web este lunes. En el Power-Con celebrado en…