Crítica de A ciegas: una entretenida apuesta de Netflix que visita lugares comunes del género

2

Llegamos a final de año y Netflix se ha ido consolidando en cuanto a producciones cinematograficas se refiere. Fue precisamente a finales del año pasado cuando comenzó a tomárselo más en serio estrenando por estas fechas su primer “Blockbuster”, Bright con la estrella Will Smith. El año que viene nos llegará la esperada y ansiada The Irishman con la que seguramente Netflix se coronará. Mientras 2018 ha sido el año de Roma y A ciegas, la película que nos ocupa, supone un más que digno cierre al año cinematográfico de la compañía.

A ciegas es una gran producción.

En A ciegas nos encontramos nombres de primer nivel desde actores, pasando por la directora y acabando por el guionista. La película está protagonizada por la oscarizada y gran actriz Sandra Bullock que realiza en esta película una gran interpretación. Acompañan a Bullock Sarah Paulson y John Malkovich. Dirige Susanne Bier, directora que hace dos años nos regaló una de las series del 2016 El infiltrado, una de espías con Tom Hiddleston (Loki para los amigos) y Hugh Laurie (el Dr. House). En el guion tenemos a Eric Heisserer que adapta la reciente novela de Josh Malerman. Y para finalizar tenemos en la banda sonora a dos cracks, Trent Reznor y Atticus Ross, quienes están componiendo la música para una de las series más esperadas del año que viene, Watchmen, de HBO. Sin duda toda una serie de nombres que hacen de A ciegas una cita imprescindible.

Un cóctel de ciencia-ficción a base de déjà vu.

Antes de nada. Recomiendo que hayais visto la película ya que soltaré algún spoiler. Desde que se anunció el proyecto y se hizo pública la sinopsis ya se comentaba por los mentideros del obvio parecido con la reciente Un lugar tranquilo donde los protagonistas debían de vivir sin hacer ruido ante una invasión alienígena. Aquí en la cinta que nos ocupa el hándicap de la supervivencia es tener que adaptarse a un mundo postapocalíptico en el que hay que ir al aire libre con los ojos vendados ya que hay algo que provoca que cuando lo miras te suicidas. ¿Es una presencia alienígena o es la Naturaleza que se ha rebelado contra el ser humano? ¿No os recuerda esto último último a El incidente y los suicidios? Como decía es una sensación de haber visto lo mismo en otros filmes, no obstante sale airosa en más de una ocasión gracias a la tensión constante en la que te envuelve la trama.

Dos líneas temporales que por poco lastran la experiencia.

La película me ha gustado y la recomiendo. No es nada novedosa, de hecho en Netflix ya hemos tenido este mismo año alguna peli postapocalíptica. No obstante la película juega mal su baza de la ceguera y es que lo que parecía una historia de adaptarse al medio estando ciego por lo visto en el tráiler queda en algo apenas anecdótico. Tenemos dos lineas temporales en contra de lo dicho anteriormente, presentándosenos el origen del caos en primera instancia. Malorie (Sandra Bullock) se esconde en una casa tras comenzar dicho caos. Allí, embarazada, coincide, con otros personajes, quizás es los momentos más flojos de la película y es que los que acompañan a Malorie en la casa son personajes muy planos y se les ve venir por lo que en ocasiones la peli se encalla. Solo cuando salen a buscar comida a ciegas al supermercado o cuando reciben una visita maliciosa dicha linea temporal se sostiene. Los flashforward que se entrelazan tampoco ayudan ya que no nos aporta emoción alguna. La segunda línea, que tiene lugar cinco años después, es la que a priori más intensidad debería tener pero meter a los personajes en una barca acaba por estropear la idea y es que al final apenas vemos como sobreviven los personajes en ese mundo. A modo de anécdota el personaje que interpreta Trevante Rhodes (Tom) está mazado, lo que no entiendo es como cinco años despúes y con las provisiones contadas tiene ese cacho de cuerpo en pleno apocalipsis. Por lo demás y fuera anécdotas sus 120 minutos se dejan llevar si no pones demasiadas pegas.

Valoración final.

A ciegas no ha sido un gran cierre de año para Netflix, tiene alguna escena potente como el inicio del caos (que es como yo lo he acabado bautizándolo) pero reconocemos muchos sitios por donde la película nos va llevando por lo que en este sentido pierde puntos. A favor es que la película pese a los defectos, que los tiene y que algunos hemos dicho, logra entretener. Se pasa mal cuando vemos a nuestra protagonista a ciegas con los niños. En definitiva un entretenimiento ligero que para estas fechas nunca viene mal. Como cine de género fantástico es una opción perdida para haber hecho algo más estimulante.

Un saludo y sed felices.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

2 comentarios

Contesta a Carlos Porras Cancelar Respuesta

Recomendado en Las Cosas felices
Ya tenemos la Navidad encima y desde esta web queremos haceros la vida más fácil, así que os vamos a proponer hacer unos regalos originales…