InicioCineCrítica de Cómo Entrenar a tu Dragón 2. El digno regreso de...

Crítica de Cómo Entrenar a tu Dragón 2. El digno regreso de los dragones

Hace ya cuatro años, Dreamworks sorprendió gratamente al público con la adaptación cinematográfica de la serie de libros de la autora Cressida Cowell: “How to Train Your Dragon”. Lo que empezó siendo otra película más de animación al uso, que además no disponía de una buena campaña publicitaria (y de hecho aún a éstas alturas hay mucha gente que no conoce éste film), se transformó en un gran fenómeno de masas que arrasó en todas partes. En 2011 se llevó nominaciones a los Globos de Oro como Mejor Film Animado y otras dos en los Oscar como Mejor Película Animada y Mejor Banda Sonora Original (una maravillosa pieza del gran John Powell).

La dirección, a cargo de Chris Sanders y Dean DeBlois, gente involucrada tanto en producción como en storyboard y creación de personajes en algunas de las mejores películas de animación de todos los tiempos (El Rey León, Aladdín, Mulan, Atlantis, Lilo & Stitch…), ya auguraba que nos encontraríamos ante un producto diferente. ¿El resultado? Un gran cóctel de memorables personajes, situaciones narradas con mucho humor, un trato de empatía total con la naturaleza y lo mejor de todo: una pequeña pero bien ajustada dósis de madurez para llegar a todos los públicos.
En ésta segunda parte veremos cómo han pasado cinco años en la Isla de Berk (Isla Mema en castellano, vaya) y todos nuestros protagonistas han crecido ya, así como su talento a la hora de criar y domar dragones. Y, en realidad, “domar” quizá no es la palabra exacta, porque más bien conviven juntos en armonía. Debido a ésta nueva relación entre humano y dragón, el hombre ha alcanzado un nuevo dominio de los mares y ampliado su conocimiento del mundo, descubriendo tierras perdidas. Hiccup (Hipo), que se siente presionado por las recientes obligaciones que su padre quiere depositar en él como próximo lider de la isla, escapa de su monotonía saliendo a explorar y descubrir esas nuevas tierras. Sin embargo, en una de sus expediciones, descubrirá que hay cosas más peligrosas más allá de los mares…
“How to Train Your Dragon 2”, dirigida en éste caso por DeBlois únicamente, parte de la misma combinación ganadora que le hizo triunfar en la primera entrega, utilizando unos elementos similares pero de una forma algo diferente.
Volvemos a encontrarnos con los personajes originales de la parrilla, ya un poco más creciditos y con inquietudes más de su “edad”. Todos los personajes han sufrido una determinada evolución, así como los dragones, que toman un protagonismo particular, y en ésta película, más aún que en la primera, son el epicentro total de la trama.
Vuelven a darse los valores que ya veíamos en la primera: responsabilidad, valor, amistad; todo narrado con simpatía, buen humor y gran dinámica. En éste aspecto, en ningún momento nos sentimos parados o estancados, la película fluye a medida que sus personajes, al igual que nosotros, vamos descubriendo qué hay más allá de Isla Mema. No faltan, tampoco, esas escenas de vuelo acrobáticas e impresionantes que ya en la primera nos hacían sorprendernos de la gran calidad con la que estaban realizadas. A ésto hay que añadirle la notable mejora visual de todos los elementos, incidiendo en especial en los efectos de luz, texturas y las partículas que flotan en el aire.
Son dos elementos muy determinados los que le dan el broche especial a ésta película: El primero es el cariño con el que están reflejadas las relaciones entre jinete y dragón. Se nota que han puesto mucho mimo y énfasis en ésto, puesto que todos los dragones tienen su personalidad y su actitud, totalmente heredada de las caninas o gatunas, y es imposible no empatizar con ellos. El segundo elemento es, como ya comentamos al principio, una cantidad de madurez, que en éste film vuelve a repetirse de manera dosificada en ciertos momentos y que le dan un “upgrade” importante a la película, algo que nos revela que no es el típico film de animación para los más pequeños.
Pero como todo, ésta película tiene un lado menos bueno (que no malo): La repetición del mismo esquema hace que ciertas cosas o situaciones ya no nos sorprendan, e incluso que nos las esperemos. En ése aspecto la película, aunque no menos entretenida, nos da la sensación de que no nos está aportando mucha novedad (aunque las haya).
La banda sonora, que es magnífica, también adolece de éste detalle: usa los mismos elementos de la primera y apenas innova. Hay un par de temas nuevos muy épicos, pero en general sigue la misma rutina de la primera (algo que tampoco es terrible porque la banda sonora original es impresionante, pero quizá podía haberse trabajado más).
En resumen, tenemos ante nosotros una gran película de animación, probablemente la mejor del año, para pequeños y no tan pequeños; unos dirán que es mejor que la primera aunque la opinión de un servidor es que está al mismo nivel, o quizá ligeramente por debajo, lo que sigue siendo un notable.
¡Un saludo!
Manuel Palacios
Manuel Palacioshttp://www.elmundoviajero.com
Soy gran aficionado a los cómics, la música y los videojuegos, artista marcial y viajero incansable. Participo activamente en blogs de diversas índoles y trabajo puntualmente en temas de diseño gráfico.

2 COMENTARIOS

  1. Me encantó la película. Muy divertida, con mucha acción y entrañable. Se hace un poco larga pero vale la pena aguantar hasta el final. El mejor de todos es Furia nocturna. Recomendable la película.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS