InicioCómicsCrítica de Green Arrow: Reino. De la televisión al cómic

Crítica de Green Arrow: Reino. De la televisión al cómic

ECC ha publicado un nuevo tomo de la serie Green Arrow, titulado Reino y como en Las cosas que nos hacen felices comentamos la serie Arrow, me ha parecido interesante reseñar este cómic ya que es en este punto cuando Andrew Kreisberg y Ben Sokolowski, creadores y guionistas de la serie de televisión, se hacen cargo también de Green Arrow en los cómics.

Las comparaciones siempre son odiosas pero en este cómic son inevitables. Olvidemos la etapa anterior de Green Arrow, la guionizada por Jeff Lemire y dibujada por Andrea Sorrentino. Green Arrow se vuelve más convencional en todos los aspectos. A nivel de guión, Kreisberg y Sokolowski aterrizan en la serie intentando amalgamar el universo de la serie de televisión y el universo DC de toda la vida y para eso se traen a dos personajes creados expresamente para la pequeña pantalla: John Diggle y Felicity Smoak, que se convierten en el nexo de unión entre los cómics y la televisión, siendo un calco total de los personajes que hemos visto hasta ahora (Felicity habla y habla y habla y no puede parar de hablar).

La historia, la lucha de Oliver Queen / Green Arrow contra un político psicópata que se vale de todos los medios para poner a la ciudad en su contra guarda ciertas reminiscencia de la segunda temporada de la serie Arrow, en la que Deathstroke tenía todo un ejército para acabar con Arrow al mismo tiempo que le desposeía de sus industrias y ponía en su contra a todo el mundo. Pero ahora tenemos la aparición de invitados especiales que es imposible que aparezcan en televisión. Por un lado, Lex Luthor en traje de batalla; por el otro lado, Bruce Wayne, también en traje de batalla. En televisión, Kreisberg y Sokolowski están frustrados pero aquí se han dado el gustazo de sacarlo en cuanto han podido.

Gran parte del protagonismo del tomo lo acapara Felicity Smoak. Personalmente detesto al personaje pero está visto que sus creadores lo tienen en gran estima y en este tomo ya se ocupan de liquidar la anterior relación amorosa de Green Arrow con vistas a liarlo con la rubia. Una pena pero la cosa no tiene remedio. Al pobre Oliver sólo le queda que algún supervillano lo deje sordo como una tapia para que su relación sea más llevadera. Al resto, resignación. Me temo que tenemos Felicity para rato. Por lo menos en el cómic le han dado una historia más interesante, llegando a meterla en la cárcel y enfrentándola con CheetahJohn Diggle en el cómic es igual que en la serie: plano, más plano que una tabla. Nos daría igual que estuviera o no. No aporta nada y si un villano se lo carga nos dará lo mismo. Supongo que en cuanto puedan le adjudicarán un casco como en la serie. De momento, no sabemos ni cuándo ni cómo lo ha contratado Oliver.

El dibujo, a cargo de Daniel Sampere, también es más convencional pero eso no quiere decir malo. Sampere no es Sorrentino, que tiene un dibujo más personal, sino que dibuja de una forma más clásica. Destaca sobretodo en algunas splash page y su narrativa es clara, lo que siempre se agradece (la narrativa de Sorrentino en Old Man Logan, por ejemplo, resulta más confusa). Destacan sobretodo las portadas, realizada por un Bryan Hitch al que cada día que pasa lo confundo más con Alan Davis, sobretodo en la portada principal del tomo.

Green Arrow: Reino es un cómic entretenido, con una historia que esperemos que vaya a más en los tomos siguientes y un dibujo que cumple y  facilita la lectura. No estamos ante una obra maestra ni un punto y aparte en la historia del personaje pero tampoco es un desastre, como la etapa de Ann Nocenti que precedió a la de Jeff Lemire. Green Arrow: Reino te gustará si te gustan los cómics y también eres fan de la serie Arrow. Te gustará mucho si además eres fan de Felicity Smoak. Y si no eres fan de la serie Arrow es probable que te resulte entretenido sin más. Supongo que habrá que esperar a próximos números para valorar mejor la etapa de Kreisberg y Sokolowski porque esto ha sido una toma de contacto. Un saludo y sed felices.

Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS