Crítica de Heroes in Crisis. Una herida abierta en el corazón del Universo DC

6

Decepción, tristeza y rabia, esas son las emociones que me quedan después de leer Heroes in Crisis. No estoy hablando de que la serie de Tom King sea mala, buena o peor. Quiero dejar claro el poso que la lectura de esta serie me ha dejado. Es una opinión muy personal.

King ha demostrado a lo largo de los años que es un guionista competente aunque tiene un problema. Es un escritor que con buenas ideas pero al que no le importa que esas mismas ideas no acaben de casar con los personajes sobre las que las tiene que implementar (incluso se podría decir que sus ideas pueden no ser demasiado adecuadas para el género de los superhéroes en general).

Su Sheriff de Babilonia es el mejor ejemplo de lo que estoy diciendo. Tiene una temática adulta, está bien escrita y los personajes evolucionan y actúan de manera natural. Pero son personajes del mundo real. Cuando ha tenido que escribir sobre superhéroes es cuando han surgido los problemas. En el caso de la Visión, su idea de vida familiar en un suburbio funcionaba (por los pelos), pero con Míster Milagro quedaba muy rara (aunque recibió halagos de gran parte de la crítica). Y su actual etapa en Batman tiene fans y detractores a partes iguales. En todos los casos se critica que sus protagonistas no actúan como tendrían que hacerlo según su bagaje anterior y lo hacen según le viene bien a King para el desarrollo de su historia. Y ese es el gran problema de Heroes in Crisis.

Booster Gold y Harley Quinn son los principales sospechosos de los asesinatos en el Santurario

El escritor quiere dar en esta serie su visión sobre el estrés postraumático y la depresión. Es cierto que los personajes de cómics han sufrido tantísimas tragedias que son terreno abonado para poder tratar este tema. Pero es un tema tan serio y con tantas consecuencias a medio y largo plazo que no funciona en un universo de ficción en el que los personajes siempre van a tener que ser reconocibles, a lo largo del tiempo y en sus múltiples apariciones en distintas series.

Estoy decepcionado con esta historia porque tiene un arranque muy bueno (ya lo señalé en la crítica del primer número) que poco a poco se va diluyendo. Empezamos con muchas muertes (algunas bastante discutibles) y un misterio a resolver. Perfecto, eso siempre atrae. Pero conforme la trama avanza queda claro que a King lo que realmente le interesa es hablar de las personas traumatizadas y cómo afectan esos traumas a su vida. La resolución del misterio del asesino es bastante chapucera y muy confusa, con un deux ex machina de libro. King quiere mostrar cómo el que un personaje popular acepte y haga público su problema puede ser de ayuda para todos los demás afectados por el estrés postraumático y la depresión. Un objetivo loable, pero que personalmente no es lo que espero de un cómic que se supone es un gran evento de un editorial como DC.

Muertes, muertes y más muertes

Estoy triste porque King mata a muchos personajes para dar peso a una historia que luego no sabe terminar bien. No es de recibo hacer una matanza así, con demasiadas muertes fuera de foco y ninguneando a muchos personajes. Es darle demasiada manga ancha al guionista estrella de turno para que haga lo que quiera. El universo DC pierde parte de su riqueza y lo que es peor, seguramente sea para nada. Tarde o temprano esos personajes acabaran volviendo porqué a un guionista (y a su editor) se le olvide que han muerto.

Y siento rabia por el tratamiento que King hace de determinados personajes. Batman, Superman y Wonder Woman son meros comparsas (en un caso de asesinato debería ser el mejor detective del mundo el que llevará la voz cantante y no es el caso). Los protagonistas de la historia se dedican a correr de un lado a otro sin que el lector tengo muy claro que es lo que hacen o lo que buscan. Lo peor de todo es que el asesino debía ser un héroe de los que estaban internados en el Santuario, así que está claro que iba a haber polémica en cuanto se revelase. Para mí, de ninguna de las maneras, por muy traumatizado que estuviera, por muy loco que le pudieran volver sus poderes (algo que nunca se había mencionado) ese personaje haría algo como lo que hace. Porque precisamente representa lo contrario a esas acciones. Además King destroza a este superhéroe ¿Cómo se va a utilizar después de haber matado a tantos compañeros? Los futuros guionistas pueden buscar la idea de redención, pero es algo que se antoja muy complicado.

Batgirl, Blue Beetle, Booster Gold, Harley Quinn y Poison Ivy tienen mucho peso en la resolución de la trama

Y es una idea absurda porqué no hacía ninguna falta. De un tiempo a esta parte DC está maltratando a una serie de personajes que son parte intrínseca de lo que los aficionados entendíamos que la editorial debería ser. Y este es un paso más en esa dirección.

La serie tiene ideas atractivas. Las viñetas con los personajes hablando de sus traumas funcionan bien en su mayoría y demuestran que hay un trabajo de documentación detrás. El concepto de Santuario como lugar de tratamiento de superhéroes con problemas psicológicos también es atractivo (más allá de lo tonto que resulta que los encargados del tratamiento sean robots). La reunión entre dos viejos amigos como Blue Bettle y Booster Gold es algo que alegrará el corazón de los fans de la Liga de Giffen y DeMatteis. El papel de Batgril y su química con Harley Quinn resulta muy interesante. Pero después de leer los dos últimos números de la serie las sensaciones que me ha dejado son muy negativas. Quiero acabar señalando que esta es una opinión muy personal. Entiendo que pueda haber lectores a los que el mensaje de la serie pueda llegar y les guste, pero creo que el destrozo que King hace de determinados personajes no compensa la idea general de la historia.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

6 comentarios

  1. Raúl Sánchez el

    Yo tras leer el artículo no tengo claro si hay alguna opinión personal o no. ¿Lo has mencionado, jefe? 😀

  2. Adrián De La Fuente Lucena el

    Magnífico post compañero. Estoy 100% de acuerdo en lo que dices. A mi me olía mal desde el principio. ¡Ojalá me hubiera equivocado! Pero una serie limitado vendida con anuncios en plan “Este cómic es el sucesor espiritual de Crisis de Identidad” es para salir corriendo. Esta visto que Didio se está empleando a fondo con personajes de La Liga y Los Titanes de finales de los 80 para hacerselas pasar bien mal. Pero lo que se le ha hecho a Wally West no tiene nombre. Ya lo están comparando con la canallada que se le hizo a Speedball en Civil War.

    Crisis de Identidad supuso el comienzo de una serie de eventos que fueron hundiendo al Universo DC. Ojalá Héroes in Crisis no venga a ser una repetición de la jugada. Sería una pena, ahora que parece que hay un puñado de cabeceras medianamente interesantes.

    Un abrazo.

    • Juanjo Avilés el

      Que tal Adrián? pues si, es una pena todo lo que está pasando con los grandes personajes de los Titanes, parece que alguién en las altas esferas los tiene manía. Ya veremos que camino toman desde arriba, pero si el futuro del Universo DC va a estar en manos de gente como King, mal vamos.

  3. La verdad es q yo encuentro a King bastante sobrevalorado. Es cierto q no escribe a superhéroes, el escribe sobre personas que da la casualidad son superhéroes. Y eso a veces se vuelve tedioso. Además de todo lo q mencionas, creo q la serie debía durar menos. Con 6 números quizás hubiese quedado mejor, porq así, con 9, se notaba mucho el estiramiento de la historia.

    • Juanjo Avilés el

      Gracias por comentar Daniel. Totalmente de acuerdo contigo. Es otro de los problemas en las historias de King, las alarga demasiado, mira lo que está pasando con su etapa en Batman.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Ya que se acerca el verano y con él el tiempo de ocio y vacaciones, queremos presentarte las mejores alternativas de juegos de mesa para…