Crítica de Hostiles (2017): un desolador y magnífico western

2

Joseph J. Blocker (Christian Bale) es un héroe. Su nombre es conocido por sus hazañas contra los salvajes indios. Ya veterano y cansado de la lucha contra esos salvajes recibe una última y odiada misión. El gobierno americano en su afán de maquillar el maltrato dado a los indígenas quiere limar asperezas e indulta a un antiguo jefe de guerra Cheyenne, Halcón Amarillo (Wes Studi) junto a su familia y los manda de regreso a las tierras de su tribu en Montana. La orden viene del mismísimo presidente de los Estados Unidos, Benjamin Harrison. Una larga travesía que se le encomienda al Capitán Blocker con la amenaza de que si no cumple la misión perderá rango y pensión junto al peligro de enfrentarse a una corte marcial. Sin más opciones el Capitán sale con unos pocos hombres a cumplir la misión.

Bajo esta premisa nos encontramos ante uno de los mejores westerns del siglo XXI, un violento y nostálgico western crepuscular. Dirige Scott Cooper quien se encargó de realizar la escritura del guion a partir de un manuscrito del oscarizado Donald E. Stewart, quien lo escribió treinta años atrás y cuyo texto fue encontrado por su viuda durante un cambio de casa.

Personajes al borde de la desesperación.

Un western de indios y vaqueros: De los de toda la vida… pero no.

Hay un pasaje de la película, justo al principio, que retrata a los indios americanos como auténticos salvajes. Es la escena en la que Rosalie Quaid (Rosamund Pike) sobrevive al ataque de los comanches. Una despiadada acometida que acaba con la familia al completo de Rosalie. Cuando la comitiva de Blocker pasa por la casa de la mujer no tienen más remedio que acogerla con ellos y enfrentarse a una dura realidad; están siendo observados por los comanches. No obstante pese a la impresión que pueda dar por esta escena la película huye del indio como ser salvaje, al fin y al cabo no deja de ser una respuesta a la actitud del hombre blanco hacia ellos como vemos en la escena en la que conocemos al personaje interpretado por Christian Bale, un soldado que permanece impertérrito mientras sus hombres torturan a unos indios.

Los protagonistas de esta cinta están muertos por dentro, así ocurre con Blocker, quien no encuentra paz en su interior. O Rosalie cuya pena por la pérdida familiar es infinita. Y por último Halcón Amarillo enemigo de Blocker pero en su interior se parecen más de lo que ambos quieren reconocer. Los tres personajes están excepcionalmente tratados y vemos como sutilmente van evolucionando acordes de una trama que se va tejiendo acorde a un muy buen guion. La travesía al más puro subgénero de los road movie (aquí podríamos hablar de “ride movie”) va uniendo y humanizando a los personajes. Blocker va dejando atrás a su bestia, Halcón Amarillo solo desea morir en paz con los suyos. Una travesía que les enfrentará a los comanches, a viejos compañeros (excepcional Ben Foster como siempre) y a sus demonios internos. La película hace un recorrido en definitiva por los estados emocionales del ser humano, del odio, la discriminación y el salvajismo la cinta lleva a los personajes a conocer el perdón y la humanidad, en conclusión nuestros personajes se redimen. Rosalie tiene mucho que ver en ello. En este sentido he de decir que me satisfizo enormemente el final y es que ante tanta tragedia el filme demandaba la escena con la que acaba la película.

Valoración final.

Sobresaliente western, de cierto ritmo pausado que ha sido criticado pero que veo necesario para la historia que se desarrolla. El trío de actores está a un magnífico nivel. Wes Studi nunca ha hecho un indio mejor. Un jefe guerrero que quiere morir con los suyos en su tierra. Ha encontrado la paz y se le nota cierto dolor por sus acciones del pasado. Bale compone un gran personaje. Con la aparición de Ben Foster sabemos de donde viene ese alma rota de Blocker. Ambos fueron partícipes de la masacre de Wounded Knee. Un hecho real ocurrido en 1890 que podéis conocer en este enlace. Al principio de la película vemos que Blocker es más salvaje que su enemigo, su superior lo respeta pero no lo tiene en estima. La misión en definitiva es un viaje redentor para nuestro protagonista. Halcón Amarillo y Blocker adquieren en este viaje una comprensión de las pérdidas del otro alcanzando una resolución emocional y conmovedora. Y por último tenemos a Rosamund Pike que vuelve a componer otro gran personaje como nos tiene acostumbrado. Max Richter es el autor de una banda sonora que hace al film más emotivo, una música que se identifica de forma automática con el género western. La fotografía es igualmente excelente, la película se rodó en las zonas de Arizona, Nuevo México y Colorado, lo que da una autenticidad al paisaje. En definitiva estamos ante uno de los mejores westerns del presente siglo. Disfrútenlo. Es toda una experiencia.

Un saludo y sed felices.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

2 comentarios

    • Carlos Porras el

      Buenas Sergio, la película no ha tenido distribución en España. Te la recomiendo, a mi me ha encantado.
      Saludos

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Recientemente se ha anunciado que entre los últimos proyectos que se están realizando a manos de Netflix se encuentra la adaptación al anime de Memorias…