Crítica de Illang: La Brigada del Lobo de Netflix.

0

Illang: La brigada del lobo es una película dirigida por Kim Jee-woon con Gang Dong-won, Han Hyo-Joo, Jeong Woo-seong, Kim Mu-yeol. La película es un live action del anime de acción Jin-Roh, de 1989. La adaptación de la obra de Mamoru Oshii ha sido escrita y dirigida por Kim Jee-won, responsable de películas como A Bittersweet Life, Encontré al diablo (I Saw the Devil), el western El bueno, el malo y el raro o la que significó el regreso de Arnold Schwarzenegger al cine tras su retiro por la política, la divertida e intrascendente El último desafío.

Imagen del anime Jin-Roh

Illang: La Brigada del lobo es un espectáculo visual y pirotécnico.

Al igual que sucediese con la muy recomendable e injustamente denostada Ghost in the Shell, cuyo anime dirigiese Mamoru Oshii, la película Illang: La Brigada del Lobo tiene un potente comienzo calcando escenas del célebre anime que dirigiese Hiroyuki Okiura. Como decíamos la película presenta imágenes muy potentes como el grupo de las Fuerzas Especiales, que me recordaron al videojuego Killzone (siendo Killzone quien bebe del anime de 1989). Las escenas de las cloacas son espectaculares y fieles al anime, hasta el encuentro de nuestro protagonista con la niña.

Como vemos el parecido de Killzone es más que evidente, hasta con las máscaras antigas.

Los primeros veinte minutos tienen una enorme potencia visual con los soldados de las Fuerzas Especiales. La película comienza con un prólogo quizás demasiado largo que nos pone en antecedentes de lo que vamos a ver. Ambientada en  el 2029 estamos en una Corea que está a punto de reunificarse (el anime es de 1989, recuerden) en un escenario post-apocalíptico. El caos inunda las calles del país. Se producen manifestaciones violentas. Y asistimos al nacimiento del Secto, un grupo terrorista que se opone a la unión de las dos Coreas. La policía no puede frenar al Secto, así que el gobierno responderá con la creación de un grupo de élite, las Fuerzas Especiales. Si a esto le añadimos la tensión política de las altas esferas dentro de las mismas Fuerzas Especiales se crea la Brigada del Lobo, grupo que se dedicará a eliminar sigilosamente a miembros corruptos del poder. Todo un batiburrillo de conceptos y acontecimientos que darán como veremos a continuación una película estimulante de ver pero a la vez liosa y por momentos aburrida.

Un guión farragoso que casi hunde la película

Cierto es que la parte central de la película es bastante farragoso y en momentos poco interesante. El cambio de tercio de la película es brutal, dejamos los espectaculares Fuerzas Especiales para pasar a una tópica, previsible y hasta momentos aburrida historia de amores y traiciones. Así, uno de los miembros del Secto, Lee Yoon-hee, establece contacto con nuestro protagonista Im Joong Kyung dando lugar a una historia más íntima que la del principio de la película y justo cuando la película parece desmoronarse el director nos regala quizás la mejor escena de la película: la que nos coloca en la Torre Namsan de Seúl , dicha escena no desmerece a las de Misión Imposible de Tom Cruise. Otro factor que no ayuda demasiado es la excesiva duración de la cinta y es que se va a los 140 minutos, disfrutables en su tónica general, pero con varios vaivenes en el ritmo.

Valoración final.

Sin duda estamos ante una muy correcta película de ciencia ficción que roza por momentos el notable. Producida por Warner Bros, la carrera comercial en su propio país fue errática lo que obligó a la Warner vender los derechos de distribución internacional a Netflix por lo que podemos disfrutarla en casa desde el 21 de octubre. La pelicula tiene varios aspectos que la hacen recomendable: por una parte lo que decíamos anteriormente el diseño de producción es espectacular, teniendo un estilo visual asombroso, además hay un buen desarrollo de personajes (aunque a veces esto hace lastrar el ritmo). A este respecto el “Viernes Sangriento”, es el motor emocional de nuestros personajes de las Fuerzas Especiales, una información falsa que detonó en el triste asesinato de unas niñas por parte del comando de élite. También es a destacar como hacía el anime original en el que se basa, el uso del cuento de la Caperucita Roja y el lobo feroz, de ahí el nombre de la Brigada. En definitiva son varios los elementos que hacen que Illang: La Brigada del Lobo sobresalga y destaque  sobre producciones menores del catálogo de Netflix como la reciente Malevolent o Tau teniendo un presupuesto que apenas llega sorprendentemente a los 20 millones de dolares.

Cartel de la película

Un saludo y cuidado con el lobo.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hace menos de un año recomendaba en esta casa el exitazo televisivo de Atresmedia posteriormente convertido por Netflix (previa compra de derechos y remontaje) en…