Crítica de La Forma del Agua: Amor y fantasía en una fábula para tiempos modernos

3

La Forma del Agua es la última película de Guillermo del Toro, director al que conocemos por grandes títulos como El Laberinto del fauno o El espinazo del diablo y está protagonizada por Sally Hawkins, Doug Jones, Richard Jenkins, Octavia Spencer y Michael Shannon.

El cineasta mexicano que  hoy por hoy es el referente con mayúsculas dentro de los géneros del terror y el cine fantástico sigue en su línea habitual con esta producción que enmarca el romanticismo sobrenatural y la realidad mágica dentro de un cuento de hadas para adultos, convirtiéndose en un verdadero alegato contra la intolerancia y abogando por la apertura de miras y la aceptación del otro, ya sea este una persona discapacitada, homosexual, de color o incluso un hombre anfibio originario del Amazonas.

La acción nos sitúa en la década de los 60 durante la guerra fría dentro de unos estados unidos enfrascados con la unión soviética en plena carrera espacial. Dentro de este panorama se nos presenta a Elisa, una chica muda que vive una rutinaria vida en la ciudad de Baltimore junto a su solitario vecino, el pintor Giles, trabajando como empleada de la limpieza en una instalación gubernamental donde pasa los días aferrada a su inseparable compañera Zelda. Esta monótona existencia llegará a su fin cuando un despiadado agente de nombre Richard Strickland aparezca en el laboratorio con un misterioso sujeto de experimentos, un hombre-anfibio que podría contener la clave para poner al primer hombre en órbita y con el que Elisa creará un misterioso y entrañable vinculo que acabará desembocando en verdadero amor.

La película cuenta con una maravillosa factura técnica, marca del director, que nos deleita con sus escenario barrocos y ricos en detalles donde lo retro y lo vintage se entremezclan, recordándonos a películas europeas como la clásica Amélie de Jean-Pierre Jeunet y en los que, haciendo honor a su nombre, el agua siempre tiene un papel central ya sea representada por piscinas, bañeras, tanques, lagos, lluvia etc. Este despliegue artístico está, además, aderezado por la deliciosamente melancólica banda sonora de siempre correcto Alexandre Desplat que está en perfecta sintonía tanto con las partes costumbristas como con las emotivas del filme, y que le ha valido ya un Globo de Oro.

A diferencia de otros proyectos del director que son técnicamente sobresalientes, pero tienen carencias en otros aspectos (Crimson Peak o Pacific Rim vienen a la mente) esta película cuenta con un guion sólido, un ritmo impecable y unas actuaciones estelares que la elevan por encima de la media de este tipo de producciones. Todos los actores están comprometidos al cien por cien, desde Hawkins que sorprende con una interpretación muda que transmite muchísimo hasta la histriónica violencia puritana del Strickland de Shannon, pasando por el maravilloso trabajo gestual de Jones que infunde a la criatura, bajo una bellísima capa de escamas verdes y azuladas, los movimientos elegantes y salvajes propios de la deidad sobrenatural a la que interpreta. Del resto solo diré que Richard Jenkins está nominado a los Óscar como mejor actor secundario, y que los demás no están muy lejos.

A pesar de su tono de fábula, no hay que perder de vista que esta es una película con trasfondo completamente adulto que trata temas maduros como el racismo, el sexismo, el acoso, la soledad o el paso del tiempo y toma como inspiración el fantástico de serie B (especialmente La Mujer y el Monstruo de 1954, que pretende deconstruir) mostrando tanto desnudos integrales como escenas de tortura y violencia, que hacen de esa mezcla de tierna e inocente historia de amor con elementos de deseo, terror e intriga una combinación hipnótica. Es una historia subversiva, que puede que eche para atrás a algunos que crean que va demasiado lejos pero que se atreve a desafiar todos los estereotipos para lanzar a los cuatro vientos un mensaje de aceptación, amor y humanidad más allá de apariencias externas y superficiales.

En conclusión, La Forma del Agua nos devuelve al Guillermo del Toro más clásico e íntimo, con una película impecable en casi todos sus aspectos y que aúna lo maravilloso del cuento de hadas con una mirada adulta y profunda que cautivará la imaginación y el corazón tanto de los fans del género como del publico más casual. Bravo, del Toro, lo has vuelto a hacer.

 

 



el autor

Graduado en Estudios Ingleses por la Universidad Autónoma de Madrid. Aficionado a la literatura, el arte, el cine y el mundo de los videojuegos, con una especial predilección por el género de ciencia ficción en todos los medios.

3 comentarios

  1. Huele a clasico y tienes razon,en que Guillermo del Toro andaba algo cojo últimamente,porque a pesar de que su poderío visual nunca lo ha perdido, si que renqueaba bastante en el guión.En esta afortunadamente parece volver el mejor Del Toro,el de películas como El espizano del diablo o sobre todo su maravillosa y mejor(en mi opinión) obra hasta la fecha,El laberinto del fauno.

  2. DEP MALCOLM el

    Me ha parecido una pelicula maravillosa. Todo el elenco está magnifico, Sally Hawkings transmite tanto con una mirada, y el villano Strickland me ha gustado mucho, con todas sus manias y excentricidades. El tio se lava las manos antes de hacer pis, como Torrente xD
    Tambien me ha parecido un gran canto de amor al cine, Elisa y Giles viven encima de una sala de cine, Giles todo el dia viendo musicales en la television, esa escena de Elisa y el anfibio bailando, en blano y negro, en un decorado como en los musicales clasicos de Hollywood, cuando el anfibio se escapa de su apartamento, Elisa lo encuentra en el cine, fascinado por las imagenes de la pantalla…
    Tambien esta presente el sexo,como las masturbaciones matutinas de Elisa y despues en su relacion con el anfibio, esa escena de Strickland con su mujer…
    Me ha gustado mucho, una peli cojonuda.
    Un saludo!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a El cómic de la semana. Hoy destacamos Marvel Saga. El asombroso Spiderman. A cara…