Crítica de Mirai, mi hermana pequeña: Una comedia dramática sobre los vínculos familiares

2

Mirai, mi hermana pequeña es la nueva película dirigida por Mamoru Hosoda, si bien sus películas no llegan a tener el éxito comercial de los filmes de Miyazaki, si que han amasado un serie de admiradores que acuden fielmente al cine a sus nuevos estrenos. Mirai es la séptima película del director japonés conocido por otros títulos como El niño y la bestia, Los niños lobo, Summer Wars y La chica que saltaba a través del tiempo. Con Mirai, Hosoda se adentra en el terreno personal, algo que es común en sus películas. En este caso, la fuente de inspiración fue el nacimiento de su hija que inspira no solo el nombre de la película sino también, en parte, el argumento, especialmente todo lo que rodea a los cambios en la actitud de su hijo.

El protagonista de Mirai es Kun, un chico de cuatro años mimado por sus padres y sus abuelos hasta ahora por ser el primogénito. Con la llegada de de su hermana menor, Mirai, la actitud del chico empieza a cambiar: al principio la mira con el mismo asombro con el que mira a lo que le fascina, sin embargo, en cuanto observa que sus padres deben dedicarle más tiempo a ella, Kun empieza a desahogarse con su hermanita. Cuando Kun descubre un portal mágico situado en el jardín de su casa, empieza a vivir una serie de aventuras temporales todas relacionadas con las visitas de miembros de su familia o con su propio desplazamiento en el tiempo que le ayudarán a madurar y tener una mejor comprensión de los familiares que le rodean.

Resultado de imagen para mirai

Ante todo, estamos ante un filme centrado en la dinámica familiar de sus personajes, es una dramedia familiar. La trama principal se centra en las aventuras de Kun, pero hay otra historia por debajo de esa que es igual de fascinante. Está relacionada con la labor de los padres del chico y cómo en esta ocasión el encargado de las tareas domesticas y del cuidado de Mirai y Kun es el padre, quien anteriormente se da a entender que se había desentendido un poco de toda esta labor. La paternidad se muestra con las ventajas y desventajas que conllevan. Todo este aspecto le da a Mirai, mi hermana pequeña un cierto naturalismo que permite la introducción del elemento fantástico de una forma muy sencilla y sin que cueste demasiado asimilarlo. Sí que es cierto que la primera interacción fantástica no es la adecuada, pero para la presentación y la introducción a este elemento fantástico se utiliza un travelling circular que debería haber sido más utilizado para distinguir la realidad de lo fantástico y servir de elemento recurrente. Por otro lado, ya que estamos hablando de los viajes temporales, todos los que aparecen en el filme no son necesarios, hay algunos cuya finalidad no está clara. La más eficaz sin duda alguna de estas visitas temporales es la final, que cierra perfectamente con el inicio de la película. Esto es otra cosa que Mirai, mi hermana pequeña logra: introducir pistas o elementos que luego se cierran perfectamente en el desarrollo.

Resultado de imagen para mirai

Otro apartado positivo de Mirai, mi hermana pequeña es el enfoque que le da a los personajes. Una vez acabada la película se conoce perfectamente la dinámica entre estos, el tipo de familia que son y especialmente, ante todo, se transmite el amor que se profesan unos a otros. Es especialmente brillante el desarrollo del protagonista porque es muy difícil escribir a un niño de cuatro años sin dejar de lado los defectos de los niños de esta edad. Kun es un chico muy pesado, algo propio de su edad, de un momento a otro pasa de ser un angelito a un demonio. Además, esta aproximación le da al filme cierta comicidad, las escenas en las que ambos niños rompen a llorar y patalear son las más humorísticas de todo el filme.

En conclusión, Mirai, mi hermana pequeña es una película que trata sobre el descubrimiento de un niño de sus familiares y la aceptación del mismo a un nuevo miembro de la familia, es una aventura a través de un árbol genealógico. Es divertida, visualmente bella y conmovedora por momentos. En general un visionado agradable.



el autor

Actualmente estudio traducción e interpretación, pero mi verdadera pasión es el cine, una pasión que, en mi caso, no comprende de géneros, solo de calidad.

2 comentarios

  1. Me ha gustado mucho, mucho esta película: sencillita, al pie, pero con alma. Spiderman es mucho Spiderman, pero esta queda muy alta en el top del Oscar de animación de este año. Buena crítica.

  2. Gracias por tu comentario Manuel. A mí también me gustó mucho Spiderman, pero esta no está nada mal, de hecho todas las películas de animación nominadas este año al Oscar son recomendables.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
A pesar de su desigual inicio, Movistar + sigue decidida en su nueva etapa como creadora de contenido original de televisión. Dejando atrás las agridulces…