Crítica de One Punch Man 2. Episodios 9-12

0

Buenas queridos lectores, y bienvenidos a esta nueva donde hablaré de lo que finalmente me ha parecido esta segunda temporada del ahora legendario One Punch Man, que con su primera temporada y bajo la batuta de MadHouse, uno de los más grandes estudios de animación de Japón, nos cautivó.

En primer lugar, decir que ya hemos hablado en esta sacrosanta de web de capítulos anteriores como puede ser en esta entrada, con las impresiones medias de la temporada. En definitiva, mis impresiones finales de la temporada siguen en la misma línea de pensamiento intermedio, en el: bueno, evidentemente es peor que la primera temporada por mucho, muchísimo, pero oye, es que la primera temporada era buena, buenísima. ¿Cómo se ha quedado el contador? pues en números positivos. One Punch Man 2 está bien, por encima de la media y con un esfuerzo del estudio de que así sea. De hecho, se dice que en los últimos capítulos la serie ha vuelto a mejorar, algunos claman que incluso está al nivel de la primera… mentira cochina. En los últimos capítulos la serie tiene una calidad técnica similar a lo que ya venía trayendo, pero la diferencia y como ya comenté en el anterior artículo que os dejé arriba es que esta saga de la historia cuenta con mucha desventaja, y realmente no teníamos a Saitama, a su fuerza imparable o a sus chorradas en primera fila hasta este último capítulo en el que por fin ha vuelto a deleitarnos con su presencia y su puño, lo que ha hecho de saltar de la ilusión a los fans. Que si la esencia de la serie, que si volver a los orígenes..; en definitiva, chorradas.

Y que conste que yo soy la primera a la que lo que más le gusta es ver a Saitama repartiendo leña, con su humor, cuando el espectador, como casi único cómplice de nuestro héroe, es consciente de su fuerza y observa con gusto cómo los distintos personajes van descubriendo ese talento del que tú ya eras conocedor. Es el clásico: yo ya conocía a ese grupo, serie o película cuando no eran famosos mientras sacamos pecho y que para que engañarnos, nos encanta. Porque en realidad todos somos un poco asquerosillos. Pero volviendo a otros derroteros, el caso es tener claro lo siguiente, que los lectores del manga ya sabemos: One Punch Man dejó de ir de Saitama desde hace tiempo porque la fórmula iba a ir acabándose tarde o temprano, y eso no tiene nada que ver con la segunda temporada, es evidente.

Dejando esto claro también es cierto, para qué nos vamos a engañar, que a mí me han gustado más los últimos capítulos porque al final, como a todos, creo, es lo que más me gusta, y porque al fin están dando un poco de cancha y juego al fantástico personaje de Garou, enseñándote que no es exactamente malo, que tiene cualidades de héroe, una ambición, fuerza de voluntad, unas motivaciones que subyacen a su comportamiento y en definitiva que lo comienzan a definir como una especie de contraparte a Saitama. Y además que es super fuerte y que mola un montón, también es cierto, me ha encantado y lo digo. Y no me miréis así, no soy la única superficial.

…¿Esos brillos?

En cualquier caso esta segunda temporada cae en picado en lo que se refiere al aspecto técnico, y es que por mucho que J.C.Staff creo que sí se ha esforzado en darnos una animación, dirección, banda sonora o diseño a la altura de la primera ha fracasado estrepitosamente al incluso osar parecerse lo más mínimo. ¿Porqué MadHouse cedió a la gallina de los huevos de oro cuando además apostaron por ella los primeros? Ni la más remota idea. El opening intenta seguir una línea de continuidad con el de la primera temporada, cosa que simplemente no ocurre y se queda como el quiero y no puedo. Los diseños cambian y a pesar de no estar mal no puedo evitar pensar que la paleta de colores usados en la primera, el trazo del dibujo y absolutamente todos los detalles, como el cuerpo de Genos, se los comían ¿alguien me puede explicar esos brillos y efectos metálicos tan horribles?. La animación es decente e incluso buena a momentos, pero nada que iguale a un sola secuencia de acción de la primera, y la dirección… sinceramente me parece que supone el mayor bache y el mayor salto de calidad. Cómo se conseguía transmitir las escenas de humor, la desesperación la concentración de los personajes, con esos efectos, pantallazos en negro o expresiones… se ha perdido completamente, y encima en detrimento de, de nuevo, un quiero y no puede que aveces te llega incluso a avergonzar un poco. Aunque haya momentos fenomenales, como el primer golpe de Saitama a Garou.

En definitiva y como ya venía pensando, sin mucho más que añadir además de lo ya comentado, ¿Es One Punch Man 2 mala? En lo absoluto, es tremendamente divertida, ¿es peor que la primera? claramente, por diversos factores, desde un rango de capítulos mal escogidos hasta que la calidad técnica es claramente peor.

Un saludo y sed felices



el autor

Mi nombre es Carmen, pero me llaman Kitayu. En los fríos inviernos me muevo sedienta de tinta y ocio. Bueno, a quién vamos a engañar, en verano también.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Este mes comienza su publicación en España Cazado, la primera gran saga que Nick Spencer realiza para la colección de Spiderman. Ya comenté en el…