InicioCineCrítica de Rescate en el Mar Rojo, Chris Evans cambia las barras...

Crítica de Rescate en el Mar Rojo, Chris Evans cambia las barras y estrellas por la estrella de David en la nueva película Netflix

De tapadillo, sin apenas promoción. Así llega la última película de Netflix. Y no será por nombres. El protagonista es Chris Evans, el Capitán América, ahora mismo un filón. Y caras conocidas de películas y series como Juego de Tronos o Gotham, Ben Kingsley, Alessandro Nivola, Alex Hassell, Michiel Huisman, Michael Kenneth Willliams. Chris Chalk y Haley Bennett. Y en la escritura del guion y la dirección está el israelí Gideon Raff, conocido sobre todo por ser el creador de Prisoners of War, serie de televisión israelí que el mercado americano convertiría en Remake con el título de Homeland.

La Historia.

Rescate en el Mar Rojo es una historia inspirada en hechos reales. Ambientada a finales de los 70 y principios de los 80, un Resort abandonado en Sudán servirá de tapadera para trasladar a miles de refugiados judíos etíopes a a la tierra prometida, Jerusalén, capital de Israel. Esta es la breve sinopsis que apenas es el principio de una historia a la que muchos se refieren como la nueva Argo, y no sin cierta razón.

Chris Evans interpreta a Ari Levinson, un inconformista agente del Mossad al que veremos hacer flexiones por aquí y dominadas por allá sin que tenga mucho sentido por la situación del momento. Es un personaje embadurnado en puro cliché, marca de Netflix, y es que su personaje no difiere mucho de uno que ha estado interpretando en la última decada. Un agente que no puede permitir la masacre a la que están siendo sometidos los judíos etipopes en Sudán y que antepondrá todo por esta misión.

“Si no hacemos algo, nadie lo hará”.

Para ayudar a su amigo Kabede Bimro (Michael Kenneth Williams), un lugareño que representa el liderazgo y la esperanza para los refugiados, Ari urge un plan que necesitará de la confianza ciega de sus superiores. Y es que se fijará en un Resort, una ciudad de vacaciones construida por empresarios italianos en los años 70 a orillas del mar Rojo y abandonada al no tener acceso por carretera ni agua corriente. El Resort de Arous, en Sudán, serviría pues de tapadera para la liberación de miles de refugiados.

Para esta audaz misión Ari elige a su equipo. En este sentido llama la atención que los elige al más puro estilo Ocean´s Eleven en un tono que rompe con el dramatismo de lo que se nos está narrando. El equipo está compuesto de caras reconocidas para el espectador, actores secundarios que completan un interesante reparto, si bien es cierto que sus personajes tienen nulo desarrollo. Siendo aquí donde más flojea la película. El personaje de Evans tampoco es que tenga muchos esbozos, sabemos que tiene una mujer que lo ha abandonado porque para el es más importante su trabajo que su familia. Esto le resta mucha empatía en lo que se nos cuenta, todos son superbuenos, sin fisuras, están dispuestos a rescatar a los refugiados y llevarlos a Israel. Poca emoción tendremos en la cinta pese a lo arriesgado de las misiones. Van en camiones de noche y los llenan de refugiados hasta la orilla del Mar Rojo. Los camiones son inspeccionados en la película en un par de ocasiones sin que nada llegue a suceder. Y en una película que llega a los 120 minutos la falta de emoción, de riesgo, es un factor negativo a destacar.

Valoración Final.

Considero esta película una gran ocasión perdida para Netflix (una vez más). No quiero confundiros, su visionado en líneas generales no se me hizo pesado, pero la película tenía poca emoción para la historia trascendental que se nos estaba contando. El personaje de Chris Chalk, es lo que uno no quiere ver en este tipo de película, más cliché. Es el típico señor de la guerra, una lástima cuando en Netflix ya nos retrataron mucho mejor este tipo de personaje en la película Beasts of no nation. Después tenemos lo que comentaba con Argo, tiene paralelismos si, pero aquella tenía mucha más enjundia. Ésta para empezar tiene a un Chris Evans que no da el pego, es un actor que fuera del Capitán América está falto de talento y carisma. Después desaprovecha un elenco de actores interesantes por culpa de ese desarrollo plano de personajes: Deambulan por la película, Ben Kingsley, Alessandro Nivola, Alex Hassell, Michiel Huisman y Haley Bennett. Sus personajes están ahí, Ari los busca pero quitando a Nivola que sabemos que es médico, los demas no sabemos en que destacan.

En definitiva una entretenida película de Netflix, lejos de lo que se podía esperar. Esto empieza a ser una tara importante, y más con lo que está por venir.

Un saludo y sed felices.

Carlos María Porras Castañoshttps://despojosdelahistoria.wordpress.com/
Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS