Crítica de Shaft: Una secuela de las que molan

4

¡Saludos gente! Hace muy poquito se estrenó en Netflix “Shaft“, la continuación de “Shaft, el retorno” (2000), ambas protagonizadas por Samuel L. Jackson. Y aquí me tenéis para compartiros mis impresiones y haceros una crítica de dicha película que me ha sorprendido gratamente y me ha resultado muy entretenida. Ahora bien, no os voy a engañar, es más que posible que en distintas páginas de cine no tenga una calificación excelente, pero ya sabéis lo que pasa con las películas de acción y compañeros, que pueden ser de lo más entretenidas pero recibir palos de la crítica a diestro y siniestro. ¿Sabéis que diría Shaft a eso? Que les den a las críticas ja ja.

La familia Shaft.

Porque una gran diferencia entre “Shaft” y “Shaft, el retorno”, es que en la primera y recién estrenada se explota mucho más la parte del colegueo y la comedia entre los protagonistas, generando eso situaciones muy cómicas y dinámicas. Además, aquí descubrimos que John Shaft (Samuel L. Jackson) es padre de un niño llamado John Shaft Jr. (interpretado por Jessie T. Usher), y eso es parte esencial de la trama. Así pues, vayamos con la parte que querréis saber.

¿De qué va “Shaft”? La historia comienza en los años 80, cuando John Shaft y Maya (su chica de aquel entonces y madre del bebé John Shaft Jr.) son atacados por una banda de criminales que iban a por Shaft. Eso provocará que Maya decida alejarse lo máximo posible de Shaft para criar a su hijo lejos de tanta violencia. Así irán pasando los años y veremos que el papel de Shaft como padre se reduce a enviar regalos de lo más peculiares a su hijo por cada cumpleaños (como cajas de preservativos, revistas eróticas y otras lindezas). El niño se convertirá en adulto y terminará trabajando como analista del FBI. Tras la muerte de un amigo, John Shaft Jr. pedirá ayuda a su padre, una leyenda en el barrio de Harlem, y un gran investigador. Y así arrancará el reencuentro entre padre e hijo, del cual se irán generando multitud de situaciones, algunas cómicas y otras emotivas, que sin duda harán disfrutable la película.

Así se liga hijo.

No hay que olvidar que aparecerá un tercer Shaft en la película, que en la anterior era el tío de John Shaft, y del que sabremos que tiene otro parentesco distinto con él. Este tercer personaje está interpretado por Richard Roundtree, quien interpretara por primera vez el papel de Shaft en 1971 (el origen de todo esto). 

De fondo habrá una trama criminal, como no podía ser menos, y a medida que los personajes vayan descubriendo cosas se irá desvelando todo el pastel, pero la mayor efectividad de esta película se encuentra en la relación entre padre e hijo, y las distintas situaciones en las que se vean inmersos, haya o no mujeres de por medio para ligárselas, porque no os quepa ninguna duda, John Shaft podrá tener su edad, pero sigue llevándose de calle a las mujeres de Harlem, incluso si debe disfrutar de un sandwich (si veis la película entenderéis la mención). También descubriremos que Shaft no distingue entre géneros masculino o femenino, porque reparte los sopapos por igual como él mismo le aclara a su hijo en una escena.

No vas a salir bien de ésta y lo sabes.

Hay que decir que sin Samuel L. Jackson esta película pasaría más desapercibida, pero es que estamos ante un tipo de personaje chulesco (podéis leer aquí mi artículo dedicado a él en Los más chulos del barrio: John Shaft), que le viene como anillo al dedo. Ya en Shaft, el retorno pudimos ver la pasta de la que estaba hecho, y aquí sigue fiel a eso mismo, manteniendo esa buena puntería y teniendo una peculiar verborrea. Y como mencionaba antes, genera una buena química con el personaje de su hijo, dándole ese toque de buddy movie a la película que tan bien funciona si se hace del modo adecuado. No obstante, y como esto no deja de ser una opinión basada en mi visionado de la película, y cada persona tendrá su opinión, será un placer leer vuestros comentarios.

Total, sólo hay un modo de saber si esta película os causa una grata sorpresa como a mí, y es verla, así que… ¿por qué no le dais una oportunidad? Gustará a quienes vieran la anterior de Shaft, a quienes disfruten con las pelis del amigo Samuel L. Jackson, y a las personas que gusten de ver historias de detectives privados y colegueo. Dadle una oportunidad. ¡Hasta otra!



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en el fanzine "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

4 comentarios

  1. Justo me vi la de Shaft por tu artículo de Los más chulos del barrio y me entretuvo bastante, Samuel L Jackson haciendo de Samuel L Jackson siempre mola, así que le daré una oportunidad a esta. Saludos.

    • José Carlos García el

      Saludos Manuel, me alegra saber que te mereció la pena, es que Shaft es mucho Shaft jeje. Si te gustó la anterior espero que la cosa se repita con esta entrega, creo que sigue siendo bastante fresca y divertida. ¡Hasta otra!

        • José Carlos García el

          Hola Manuel, entonces pleno al quince al recomendarla jeje. Me alegra que no te haya defraudado, y cuidado con meterte con el amo de Harlem jaja. ¡Un saludo!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
 Te damos la bienvenida a nuestra habitual sección mensual de la lista de la compra para este mes de julio. Como siempre desear que te…