InicioanimeCrítica de The Witcher: la pesadilla del lobo, anime para amantes del...

Crítica de The Witcher: la pesadilla del lobo, anime para amantes del brujerio, la sangre y los desmembramientos

Este lunes 23 de agosto, Netflix ha estrenado The Witcher: la pesadilla del lobo, un anime que expande el universo de la serie The Witcher. Sin llegar a ser una maravilla, este nuevo largometraje centrado en el mundo creado por el escritor polaco Andrzej Sapkowski intenta cumplir con su doble función de calentar motores para la segunda temporada de la serie protagonizada por Henry Cavill y servir de precuela a dicha serie. Otra cosa es que lo consiga.

Vesemir Begins

The Witcher: la pesadilla del lobo narra el origen de Vesemir, legendario brujo mentor de Geralt de Rivia a los que muchos conocerán de los libros y de los videojuegos. En este caso, se nos cuenta como llegó a Kaer Morhen, la fortaleza de los brujos, como se convirtió en uno de ellos y como sobrevivió a la caida de Kaer Morhen. Es este punto el más interesante de la película para los aficionados a las novelas, aunque dista mucho de como uno se lo había imaginado.

En The Witcher: la pesadilla del lobo, Vesemir aun no es ese Obi Wan Kenoby que muchos quisieron ver hasta el punto de proponer a Mark Hamill para el papel en la serie (papel que al final ha recaido en el actor Kim Bodnia). Estamos ante un Vesemir mucho más joven, motivado por el dinero y por el deseo de escapar a su destino de criado pobre y miserable. Entre medias no faltará el romance y la redención del personaje hacia unas motivaciones más nobles. Tampoco demasiado, que ya sabemos que un brujo no saca la espada si no es por la pasta.

La caída de Kaer Morhen

Otro punto interesante para el aficionado a la saga es que en la película se nos narra con pelos y señales y mucha sangre y desmembramientos como cayó Kaer Morhen, como los brujos fueron masacrados y cómo escapó Vesemir y se hizo cargo de los que sobrevivieron, lobo blanco incluido. ¿Y qué tal? Pues… a ver, no es lo que nos habían contado. No entran en contradicción con lo narrado anteriormente (que era bastante poco, la verdad) pero es de esos casos en los que lo poco que sabíamos, lo que se nos había sugerido y se nos había dejado para nuestra imaginación resultaba mejor que lo que finalmente nos han mostrado. No quiero entrar en detalles para no hacer spoilers pero el por qué sucedió todo, si nos atenemos a esta nueva obra, resulta al final bastante banal y trillado, algo digno de un culebrón. Quizás mejor lo reseteamos y seguimos con lo que ya teníamos, aunque para los que no se hayan leído las novelas puede resultar un buen sucedaneo. En su punto de introducción a la serie, The Witcher: la pesadilla del lobo cumple y poco más.

Por lo demás, como película de anime este The Witcher: la pesadilla del lobo también cumple con todos los requisitos del género, animación de manual y música machacona incluida. En algunas escenas llega a brillar y en otras en las que debería haber brillado más, se queda a medio camino (ese asalto a Kaer Morhen, con Vesemir flotando cual Son Goku, espada en mano y a por los monstruos, tampoco es lo que habíamos imaginado, no). Por supuesto, como es habitual en todo anime que se precie, también se pierden un poco por los cerros, llegando a confundir ritmo con velocidad y haciendo que nos perdamos en algún que otro punto. Eso si, mucha sangre, mucho mutilamiento y un par de tetas explicitas, junto a una escena en la bañera que inmediatamente nos retrotrae a otra similar pero sin llegar a ser tan explicitos.

En resumen, resulta entretenida, gustará a unos y a otros, como es mi caso, les parecerá que podría haber dado más de si, que quizás el anime no era lo que estaba pidiendo la historia y que mejor, mucho, mucho mejor, es leerse los libros. Netflix parece empeñada en encontrar su Juego de Tronos, apostanto por la saga de Geralt de Rivia pero sin poner toda la carne en el asador. Incluso la showrunner de la serie madre, Lauren Schmidt, ya ha dejado caer que como el público no responda con entusiasmo a la segunda temporada, igual se termina ahí el viaje. Con Netflix nunca se sabe. Que le pregunten a Mark Millar. Un saludo y sed felices.

Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

2 COMENTARIOS

  1. Hola Pedro. Los problemas de la peli son los mismos que la serie. Es una mala adaptacion de la obra del polaco. El estilo “Netflixiano” choca profundamente con la esencia de los libros. La serie tiene cosas que son imperdonables.
    Tengo la impresion de que la Showrunner y los guionistas no han entendido para nada el material que “tratan” de “adaptar”.

    • Si, estoy de acuerdo. Aparte, el material original es difícil de adaptar porque tiene una calidad literaria mucho mayor que su “referente”, y cuando digo referente me refiero a aquello que todos buscan imitar, es decir Juego de Tronos. Un saludo y gracias por el comentario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS